El Tribunal Penal de la ciudad de Alajuela dictó a cuatro de los mexicanos una sentencia de 16 años de cárcel, mientras que a los dos restantes les dió 12 y 14 años.

San José, 23 oct (EFE).- Un tribunal de Costa Rica condenó a prisión a seis mexicanos y un costarricense al declararlos culpables de integrar una banda narcotraficante que tenía vínculos con un cartel en México, informó este miércoles una fuente oficial.

La sentencia fue dictada el martes por el Tribunal Penal de la ciudad de Alajuela (centro), que impuso 16 años de cárcel para cada uno de los mexicanos José Ramón Mercado Rodríguez, Ignacio Rodríguez Hernández, Juan Carlos González Lemos y Edgar Pérez Payán.

Además, el Tribunal ordenó 14 años de prisión para Israel Angulo Álvarez, y 12 años para Andrés Rodríguez Méndez, ambos mexicanos.

El costarricense Edward Chacón Rubí recibió una pena de 14 años de cárcel, informó el Ministerio Público en un comunicado.

Esta agrupación, aparentemente vinculada al cartel mexicano de Sinaloa, fue arrestada en mayo de 2018 durante varios allanamientos.

“En apariencia los acusados integraron una organización para trasegar cocaína entre Costa Rica y México, donde habrían tenido contactos con una agrupación de tráfico de drogas. Además, se sospecha que crearon una empresa dedicada al comercio de distintos materiales, la cual estaba ubicada en una zona franca en Alajuela y habría servido como mampara para el negocio irregular”, explicó el Ministerio Público.

A esta agrupación las autoridades decomisaron al menos 630 kilos de cocaína en bodegas, casas y camiones, durante cuatro operativos antidrogas efectuados desde el año 2017.

La investigación indica que esta estructura criminal se dedicaba a almacenar droga para enviarla a México oculta en furgones que salían de Costa Rica por la frontera de Peñas Blancas, limítrofe con Nicaragua, cargados con materiales industriales lícitos.

Para evitar que la cocaína fuera detectada, los sospechosos introducían planchas de metal en las ruedas de los camiones, con el fin de que los paquetes quedaran cubiertos por metal.

El narcotráfico se ha convertido en los últimos años en el principal problema de seguridad de Costa Rica, cuyas autoridades decomisaron en 2018 la cifra récord de 33,6 toneladas de cocaína, superior a las 30 toneladas registradas en 2017.

Costa Rica se encuentra en una posición geográfica en medio de los países productores del sur y los grandes mercados del norte del continente.

Este país es considerado por las autoridades antidrogas como un sitio de paso de la droga, pero en los últimos años también se han detectado bodegas de almacenaje y operaciones logísticas de grupos que exportan la droga por mar, tierra y aire.

Estas operaciones suelen estar dirigidas por extranjeros que cuentan con el apoyo de costarricenses.