Los registros financieros ocultos, ahora en poder del diario The New York Times, ponen en duda varios de los compromisos caritativos que supuestamente hizo Donald Trump en su periodo como estrella de reality shows y muestran que la mayor parte de sus donaciones provienen de acuerdos de tierras que compensan sus ingresos, afirma una investigación de los periodistas Susanne Craig, Russ Buettner y Mike McIntire.

Ciudad de México, 23 de octubre (SinEmbargo).– El Presidente Donald Trump se define como un filántropo comprometido y con fuertes vínculos con muchas organizaciones benéficas. “Si no retribuyes, nunca jamás te sentirás satisfecho en la vida”, escribió el también empresario en Trump 10: El camino al éxito, un libro que fue publicado “en el apogeo de su fama de ‘aprendiz’”, plantea este viernes una investigación de los periodistas Susanne Craig, Russ Buettner y Mike McIntire publicada este viernes en el diario The New York Times.

De acuerdo con registros fiscales, exponen los autores del texto titulado “En donaciones de Trump, grandes cancelaciones de impuestos y reclamaciones que no cuadran siempre”, el ahora Presidente devolvió al menos 130 millones de dólares desde 2005, su segundo año como estrella de reality shows.

Sin embargo, los registros fiscales ocultos durante mucho tiempo, y obtenidos ahora por el NYT, muestran que Trump no tuvo que meter la mano en su billetera para obtener la mayor parte de esas donaciones. “La gran mayoría de sus deducciones fiscales caritativas, por valor de 119.3 millones de dólares, provino simplemente de aceptar no desarrollar la tierra, en varios casos, después de haber archivado planes de desarrollo”, plantean Craig, Buettner y McIntire.

Donald Trump. Foto: EFE.

“Tres de los acuerdos involucraron lo que se conoce como servidumbres de conservación, una maniobra, popular entre los estadounidenses ricos, que generalmente permite que un propietario conserve el título de propiedad y reciba una deducción de impuestos igual a su valor de tasación. En el cuarto acuerdo de tierras, Trump donó propiedades para un parque estatal”, escriben los periodistas en el diario estadounidense.

El fiscal general de Nueva York está investigando si dichos movimiento de Trump se inflaron incorrectamente para obtener mayores exenciones fiscales, según documentos judiciales a los que tuvieron acceso los investigadores del NYT.

“Los pronunciamientos de Trump sobre generosidad filantrópica han sido ampliamente desacreditados por informes, sobre todo en The Washington Post, que encontraron que había exagerado, o simplemente nunca había hecho, una serie de contribuciones reclamadas. Su propia fundación benéfica cerró en 2018 en medio de acusaciones de auto-negociación en beneficio de Trump, sus negocios y su campaña”, detalla el texto.

El Presidente de Estados Unidos. Foto: EFE.

LA ELECCIÓN SE ACERCA 

Las predicciones electorales siguen dando ventaja a la candidatura presidencial del demócrata Joe Biden, pero están reforzando en algunos estados clave las posibilidades de reelección de Donald Trump, que este jueves tuvo un último debate televisado más sosegado y apto para atraer el favor de los indecisos, que decidirán el desenlace de esta inusual campaña el 3 de noviembre.

Tras el cara a cara de ayer en Nashville, el último de los dos que finalmente se celebraron entre Trump y Biden, las encuestas instantáneas dan por ganador al demócrata, que podría ver recompensada esa actuación favorable con una mejora en las encuestas, aunque los sondeos a nivel nacional se han mantenido casi inmutables desde el verano.

Según la encuesta de CNN, el 53 por ciento da a Biden como ganador del debate, con un 39 por ciento que considera que se impuso Trump, quien mantuvo un tono más sosegado que en el encuentro anterior. Data for Progress (afiliado con los demócratas) publicó resultados similares (52 por ciento -41 por ciento, a favor de Biden), mientras que YouGov amplió el margen del demócrata (54-35).

Trump habría necesitado una gran victoria entre los que vieron el debate (un segmento no representativo del electorado general) para trasladar a la intención de voto su actuación en el debate de Nashville, algo que todo apunta que no pasará.

La media ponderada de encuestas nacionales de FiveThirtyEight da a Biden una intención de voto del 52.1 por ciento a nivel nacional, 9.8 puntos porcentuales por encima de Trump, mientras que la media simple de RealClearPolitics da al demócrata un margen de 7.9 puntos por delante del presidente republicano, una ventaja que se ha mantenido sin grandes cambios desde julio.

La percepción de mala gestión de la pandemia del coronavirus por parte de la Administración Trump parece haber sido clave en la intención de voto de los estadounidenses y ha contribuido a crear esta distancia entre Biden y Trump, que en primavera estaban técnicamente empatados.

–Con información de EFE.