“Lo que se pierde en diciembre, es una maniobra la que hacen”, insistió el Presidente sobre el esquema de subcontratación, sin embargo, aseguró que su Gobierno ya revisa la iniciativa y “vamos a tener una reunión, precisamente hoy por la tarde, con integrantes del sector empresarial para explicarles sobre esta iniciativa de ley que ya se envió a la Cámara de Diputados”, dijo.

Ciudad de México, 23 de noviembre (SinEmbargo).- La reforma sobre la subcontratación, que el Presidente Andrés Manuel López Obrador mandó al congreso este mes, busca acabar con los abusos en contra de las personas trabajadoras del país, además, no se aprobara sin la previa revisión del sector empresarial, aseguró esta mañana el mandatario.

“El propósito es que no se abuse de la subcontratación y que se especifique en qué condiciones se puede llevar a cabo en actividades que lo requieran”, expresó durante su conferencia de prensa matutina en la que adelantó una reunión con representantes del sector privado este mismo lunes.

Para modificar la iniciativa, señaló el titular del Ejecutivo, el sector empresarial tendría que probar que no buscan continuar y perpetuar los abusos que se dan por medio el outsourcing, “porque no permitiríamos”. Explicó que en 2003 un millón de personas estaban contratadas bajo este esquema, pero en 2018 la cifra ya era de 4 millones 600 mi personas.

AMLO-INICIATIVA-OUTSOURCING

El pasado 12 de noviembre durante la conferencia de prensa en Palacio Nacional el Presidente presentó una propuesta de reforma para regular el outsourcing.
Foto: Andrea Murcia, Cuartoscuro.

La principal propuesta del Presidente López Obrador es eliminar los despidos masivos que se daban, principalmente, en el mes de diciembre, a través del que las empresas buscaban no pagar prestaciones a las personas que contrataba. El esquema contemplaba la recontratación al inicio del año y así cada periodo.

“Lo que se pierde en diciembre, es una maniobra la que hacen”, insistió el Presidente, “Para tener una idea, se perdieron con la pandemia 1 millón de empleos formales de estos y hemos recuperado poco más de 500 mil , nos faltan 500 mil; si en diciembre, se mantiene esto, quiere decir que todo lo que avanzamos de junio para acá, que nos hemos recuperado, sobre todo en agosto, como 100 mil nuevos empleos, en septiembre otros 100 mil, un poco más; en octubre 200 mil, lo que llevamos de noviembre vamos con 130 mil”.

Aseguró que su Gobierno ya revisa la iniciativa y “vamos a tener una reunión, precisamente hoy por la tarde, con integrantes del sector empresarial para explicarles sobre esta iniciativa de ley que ya se envió a la Cámara de Diputados”, dijo.

El Gobierno de México envió el 12 de noviembre al Congreso una reforma en materia laboral para modificar el esquema de subcontratación con el fin de ordenarlo y que deje de ser una modalidad que permita la evasión fiscal y afecte a la población trabajadora en sus prestaciones. En el anuncio, realizado el pasado jueves en la conferencia matutina del Presidente, la titular de la Secretaría del Trabajo, Luis María Alcalde Luján, dijo que la base del proyecto de reforma establece que el trabajo no es una mercancía sino un derecho y un deber social. La propuesta de reforma, agregó, es integral.

La iniciativa prohíbe la subcontratación del personal, modifica la contratación de servicios especializados y endurece castigos a empresas por violar la ley, por ejemplo, hasta nueve años de cárcel para empleadores. El documento busca además controlar el subregistro, el despido de trabajadores en diciembre y la afectación a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Pero esta iniciativa, bien recibida por los trabajadores, fue rechazada por la mayoría de los empresarios, principalmente los agrupados en el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), liderada por Gustavo de Hoyos Walther, un empresario opositor al Presidente López Obrador.

La Coparmex aseguró que la iniciativa del outsourcing violenta los acuerdos internacionales al no consultar a las organizaciones de patrones y es una amenaza al crecimiento y creación del empleo formal, estos últimos argumentos utilizados por los empresarios, por ejemplo, para evitar el aumento al salario mínimo desde el sexenio del priista Carlos Salinas de Gortari.

-Con información de Guadalupe Fuentes