La investigación incluyó alrededor de 55 mil participantes de todo Reino Unido que estuvieron bajo observación por casi 18 años para detectar la presencia de cualquier tipo de roturas.

Ciudad de México, 23 de noviembre (RT).- Los veganos tienen mayores probabilidades de sufrir fracturas de huesos que los consumidores de carne, según se desprende de un estudio británico recientemente publicado en la revista BMC Medicine. El trabajo concluyó que aquellos que renuncian a los productos de origen animal tienen un 43 por ciento más de riesgo de padecer fracturas óseas en cualquier parte del cuerpo, incluidas roturas completas.

En total, la investigación, realizada por científicos de las universidades de Oxford y Bristol, incluyó alrededor de 55 mil participantes de todo Reino Unido que estuvieron bajo observación por casi 18 años para detectar la presencia de cualquier tipo de roturas.

Para mediados de 2016, se observaron 3 mil 941 casos de fracturas totales y la mayor diferencia entre los veganos y los consumidores carne se presentó en las probabilidades de sufrir una rotura de cadera, que en el caso de los primeros era 2.3 veces más alta.

Los investigadores sugieren que este mayor riesgo de fractura se debe al menor índice de masa corporal (IMC) y al menor consumo promedio de calcio y proteína de los seguidores del veganismo.

“Ese estudio demostró que los veganos, que promedialmente tienen un menor IMC, al igual que una menor ingesta de calcio y proteínas que los amantes de la carne, tenían mayores riesgos de fracturas en distintos sitios. (…) Los individuos deben tener en cuenta los beneficios y los riesgos de sus dietas y asegurarse de que tienen niveles adecuados de calcio y proteína, así como mantener un ICM sano, es decir, ni bajo, ni excesivo”, recalcó Tammy Tong, autor principal de la investigación.

Al mismo tiempo, los científicos señalan que sería erróneo extrapolar los resultados del estudio a una escala global, dado que la investigación abarcó mayoritariamente a población blanca europea. Los propios autores reconocen que sería importante “considerar las diferencias por pertenencia étnica entre el IMC y los riesgos de fracturas observadas previamente”.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE RT. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.