Comer alimentos cocinados al vapor, a la parrilla, asados o ligeramente salteados, elegir agua ya que es la bebida más sana y preferir fruta natural como postre son algunos de los consejos para comer fuera de casa.

Ciudad de México, 24 de enero (SinEmbargo).- El ritmo de vida en las ciudades suele ser muy acelerado, las largas distancias y los horarios de trabajo son aspectos que influyen en gran medida en cómo se organiza la rutina diaria por lo que en la mayoría de las ocasiones es muy común comer fuera de casa. Otro caso es cuando hay alguna reunión con amigos o una celebración, incluso uno de los propósitos de año nuevo más conocidos es precisamente el de comer mejor, pero ¿cómo comer sano? y ¿qué hacer si queremos ahorrar?.

De acuerdo con la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO-SEO), no comer ensalada o verdura como plato principal cuando se está en un bar o restaurante incrementa un 43 por ciento el riesgo de obesidad, y comer siempre un dulce como postre aumenta esta probabilidad en un 20 por ciento.

“Antes se pensaba que comer fuera era algo lúdico. La gente no va a un restaurante o a un bar a darse un capricho, sino de forma ordinaria. Así, comer fuera de casa ha dejado de ser algo excepcional, y los restauradores tienen corresponsabilidad en la salud de la población”, explicó el presidente de la SEEDO-SEO, Francisco Tinahones.

“Creo que pocas personas pueden darse el lujo de regresar a casa a preparar alimentos para toda la familia, creo que esto sólo puede darse nada más en algunas clases sociales, porque tienen personas que les ayudan a preparar la comida para la familia”, dijo la Doctora Verónica Flores Bello, Directora de la carrera de Nutrición y Bienestar Integral del Tecnológico de Monterrey, Campus Ciudad de México, a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Se deben buscar las opciones más saludables y a mejor precio que estén cerca del lugar de trabajo. Foto: Pixabay

La Fundación Hipercolesterolemia Familiar de España realiza en su página algunas recomendaciones que pueden ser adoptadas para comer sano, entre ellas están:

-Si se eligen dos platos conviene que el primero sean verduras y el segundo carne, pollo o pescado, esta última es la mejor opción, pueden ir acompañados de alguna guarnición ligera.
-Para una ensalada hay que elegir las que no tengan huevo, tocino.
-La mejor opción es comer alimentos frescos, cocinados al vapor, a la parrilla, asados o ligeramente salteados.
-La bebida más sana es el agua.
-Fruta natural es la mejor opción para el postre.

La SEEDO-SEO elaboró un decálogo para los restauranteros de España, entre las propuestas están utilizar aceite de oliva para cocinar; que uno de cada cuatro primeros platos incluya verduras, hortalizas o legumbres como base; uno de cada dos segundos tenga como sustento pescado blanco o azul, o bien carne magra; priorizar verduras, hortalizas y legumbres como guarnición; o incluir siempre fruta o frutos secos en la oferta de postres. Estos son aspectos que pueden tomarse en cuenta también en México al momento de ir a un restaurante o fonda a la hora de la comida, como priorizar las verduras.

“Debemos regresar a la dieta tradicional mexicana ya sea frijol, tomate, calabazas, chile, todas la verduras, todos los alimentos que sean nativos de nuestro país, que son producidos gracias al clima que tenemos, enfocarnos en eso y evitar comprar la menor cantidad de alimentos industrializados”, señaló Verónica Flores Bello en la página de la Condusef.

Es importante comer verduras para llevar una alimentación saludable. Foto: EFE

Si regularmente tienes que comer fuera de casa, la Condusef recomienda:

-Reducir la frecuencia de comidas en el trabajo e incrementar los alimentos preparados en casa.
-Cocinar sólo un día a la semana y distribuirlo en porciones para toda la semana.
-No comprar frituras o dulces entre comidas, sustitúirlos por fruta o verduras que lleves desde casa.
-Buscar las opciones más saludables y a mejor precio que estén cerca del lugar de trabajo.

Una opción para economizar es revisar cuál es el gasto a la semana de comer en fondas o restaurantes y cuánto podría ahorrase al preparar la comida en casa y levarla al trabajo, esto puede resultar en un ahorro de dinero y mayor control en la dieta diaria.

Es de suma importancia recordar que no hay dietas milagro, en caso de querer seguir un régimen estricto de alimentación lo mejor es acudir con un especialista que analizará el peso y masa corporal de cada persona para crear un plan de alimentación para las necesidades específicas de cada quien.

-Con información de EUROPA PRESS