De acuerdo con documentos del Departamento de Justicia de Estados Unidos, la Fiscalía estadounidense espera poder probar que el ex Secretario de Seguridad Pública recibió sobornos millonarios procedentes del cártel de los Beltrán Leyva.

Ciudad de México, 24 de enero (SinEmbargo).- La Fiscalía de Estados Unidos vinculó a Genaro García Luna, ex Secretario de Seguridad Pública durante el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, con las actividades criminales de Iván Reyes Arzate, alias “La Reina”, un ex mando de la Policía Federal sentenciado en Estados Unidos por presuntamente estar coludido con el cártel de los Beltrán Leyva.

De acuerdo con documentos del Departamento de Justicia de Estados Unidos, compartidos por el periodista de Vice News Keegan Hamilton, la Fiscalía estadounidense espera poder probar que el ex Secretario de Seguridad Pública recibió sobornos millonarios procedentes del cártel de los Beltrán Leyva.

Dichos escritos señalan que el pasado 23 de enero, un jurado sentenció a prisión a Iván Reyes Arzate, un ex mando de la Policía Federal acusado de conspiración para distribuir cocaína, posesión con intento de distribución, conspiración para su importación y conspiración internacional para su distribución; dichos cargos derivan de la presunta colusión entre el agente y “El Seguimiento 39”, un cártel mexicano asociado con el cártel de Sinaloa, la organización de los Beltrán Leyva y otros cárteles.

Entre 2003 y 2016, Reyes Arzate se desempeñó como comandante de la Policía Federal Mexicana, mientras Genaro García Luna era Secretario de Seguridad Pública, quien supervisaba la Policía Federal.

De acuerdo con las investigaciones, el ex comandante de la Policía Federal ayudó a los carteles mexicanos a enviar cocaína a los Estados Unidos a cambio de cientos de miles de dólares en sobornos.

“Al igual que Reyes Arzate, el Gobierno espera presentar evidencia de que García Luna aceptó sobornos del cártel de los Beltrán Leyva”, señala el documento.

El 21 de enero pasado, García Luna fue sacado de su confinamiento solitario en una cárcel neoyorquina en la que se encuentra hace dos semanas, pero sigue bajo “estrictas” medidas de seguridad, informó su abogado.
Tras una corta audiencia judicial en la corte federal de Brooklyn, el abogado de oficio César de Castro dijo que tras más de un mes desde que fue arrestado parece que al fin García Luna tendrá acceso a su familia y que su equipo de defensa podrá empezar a preparar su solicitud de fianza.

García Luna, quien fue Secretario de Seguridad Pública de 2006 a 2012 bajo el Gobierno del ex Presidente Felipe Calderón, está acusado en Nueva York de tres cargos de asociación delictiva para el tráfico de cocaína y de falso testimonio. Se ha declarado inocente de las acusaciones de los fiscales, quienes alegan que recibió enormes cantidades de dinero por parte del cártel de Joaquín “El Chapo” Guzmán a cambio de permitir que éste traficara cocaína a sus anchas.

El lunes pasado, García Luna compareció en la corte del Juez Brian Cogan, el mismo que presidió el juicio a Guzmán, vestido en un uniforme de presidiario marrón claro y con expresión tranquila. De Castro dijo a los periodistas después de la audiencia que su cliente niega los cargos y no está en estos momentos negociando ninguna declaración de culpabilidad.

La declaración jurada sobre los bienes y la situación financiera del ex funcionario mexicano no son fáciles de lograr, dijo el abogado, debido a las restricciones que García Luna ha tenido en la cárcel, sin acceso a su familia, y a que las autoridades mexicanas han dejado sin acceso al sistema bancario mexicano a los familiares de García Luna.

Durante el juicio a “El Chapo” celebrado a fines de 2018 e inicios de 2019 en Nueva York, el jurado escuchó al ex miembro del Cártel de Sinaloa, Jesús Zambada, testificar que entregó personalmente por lo menos seis millones de dólares a García Luna en pagos clandestinos a nombre de su hermano mayor, el jefe del cártel, Ismael “El Mayo” Zambada.

El testigo dijo que se reunió con García Luna en un restaurante entre 2005 y 2006. Jesús Zambada declaró que le dio una maleta con tres millones de dólares en el lugar. En ese momento García Luna estaba a cargo de la agencia federal de investigación de México. En una segunda reunión en 2007, cuando García Luna ya era Secretario de Seguridad Pública, Zambada dijo que le dio otra maleta con entre tres y cinco millones de dólares.

El martes el Juez Cogan pidió a la Fiscalía que entregue pruebas en contra de García Luna en un plazo de 30 días.

El ex funcionario mexicano, que vivía en Miami, fue arrestado en Texas en diciembre. De Castro dijo que en la cárcel de Texas donde estuvo no tuvo acceso a un teléfono, ni a mensajes de correo electrónico, además de estar aislado las 24 horas del día.

Cogan accedió el lunes a averiguar por qué García Luna sigue sin tener fácil acceso a su abogado, quien dijo que debe esperar más de dos horas hasta que la cárcel neoyorquina acceda a que vea a su cliente.