Marko Cortés pidió al Presidente facilitar la compra de la vacuna contra la COVID-19 a gobiernos estatales y municipales.

Ciudad de México, 24 de enero (SinEmbargo).- Marko Cortés Mendoza, dirigente del Partido Acción Nacional (PAN) acusó al Gobierno federal de concentrar todo el proceso de vacunación contra la COVID-19 para darle un uso político-electoral. Además, aseguró que ante esto, se ha visto rebasado por la realidad, ya que no se ha vacunado ni al 0.4 por ciento de la población.

A través de un comunicado, Marko Cortés advirtió que ante el número de muertes por coronavirus en México, el Gobierno se ha visto “completamente superado, sin la capacidad, ni la organización para atender la exigencia social de recibir la vacuna a la brevedad a pesar de contar con los recursos económicos suficientes”.

Además, el dirigente del PAN denunció que la mayor parte del personal del sector salud no ha recibido aún la primera o segunda dosis de la vacuna contra la COVID, pero sí los operadores políticos del Gobierno, “priorizando los votos sobre las vidas de las personas”.

“Como ya es público, el presidente prefirió vacunar a sus mapaches electorales o cuervos de la nación, antes que a muchos médicos, enfermeras y enfermeros, camilleros y el personal de limpieza y lavandería de los hospitales. Poner el proceso de vacunación en manos de los operadores políticos de Morena provocará mucho más dolor y muerte”, afirmó.

Cortés pidió al Presidente Andrés Manuel López Obrador, formalizar y facilitar la compra directa de vacunas por parte de gobiernos estatales y municipales y aseveró que los gobiernos del PAN ya están haciendo lo necesario para hacer compras consolidadas de vacunas y construir los esquemas de colaboración con empresas privadas.

“Reconocemos que será un proceso complejo, porque el desbloqueo para su adquisición llega muy tarde, pero estoy seguro de que nuestros gobiernos harán todo lo que esté en sus manos para que haya una mayor disponibilidad de vacunas en el país”, agregó.

Por último, Cortés Mendoza insistió en que el Gobierno debe transparentar los contratos que tiene con empresas productoras de vacunas y que además en el portal de la Secretaría de Salud se publiquen los nombres de las personas que hayan sido vacunadas, así como su programación para la segunda dosis, a fin de que la sociedad tenga toda la información y no se haga uso discrecional de la vacuna.