México

El Presidente de México enferma de COVID-19: “Síntomas leves, pero ya estoy en tratamiento médico”

24/01/2021 - 6:35 pm

“Lamento informarles que estoy contagiado de COVID-19. Los síntomas son leves pero ya estoy en tratamiento médico. Como siempre, soy optimista. Saldremos adelante todos”, escribió en sus redes sociales el mandatario mexicano.

Ciudad de México, 24 de enero (SinEmbargo).- El Presidente Andrés Manuel López Obrador informó que ha dado positivo a la COVID-19, pero que sus síntomas son leves y ya se encuentra en tratamiento médico.

El Presidente de México tiene 67 años de edad y por la presión alta y un padecimiento de corazón, está en el grupo de alto riesgo. Sin embargo, López Obrador se ha negado a dejar sus giras por el país en vuelos comerciales y también aparece normalmente sin mascarilla. Muchos de sus colaboradores cercanos han enfermado de COVID-19.

López Obrador realizó el anuncio a través de sus redes sociales. El mandatario mexicano detalló que guardará reposo, pero atenderá los asuntos públicos desde Palacio Nacional, por ejemplo la llamada que sostendrá con su homólogo ruso, Vladimir Putin, sobre la posibilidad de obtener dosis de la vacuna Sputnik V.

Agregó que la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, será la encargada de atender las conferencias mañaneras.

“Lamento informarles que estoy contagiado de COVID-19. Los síntomas son leves pero ya estoy en tratamiento médico. Como siempre, soy optimista. Saldremos adelante todos. Me representará la Dra. Olga Sánchez Cordero en las mañaneras para informar como lo hacemos todos los días. Yo estaré pendiente de los asuntos públicos desde Palacio Nacional. Por ejemplo, mañana atenderé una llamada con el presidente Vladimir Putin porque, independientemente de las relaciones de amistad, existe la posibilidad de que nos envíen la vacuna Sputnik V”, escribió en su cuenta de Twitter.

Luego de que el mandatario informara que dio positivo a la COVID-19, la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, le deseó pronta recuperación y detalló que atenderá la instrucción de asumir las conferencias matutinas.

El mandatario sostuvo una gira de trabajo por los estados de Nuevo León y San Luís Potosí, como parte de la evaluación de los programas del bienestar. En los eventos no portó cubrebocas.

El mandatario durante la inauguración de un cuartel de la Guardia Nacional en San Luis Potosí. Foto: Gobierno de México.

Durante meses, casi desde que empezó la pandemia, su Subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, ha sido señalado por no imponerse al Presidente y urgirlo a tomar medidas estrictas de protección. Todo lo contrario. Cuestionado por periodistas dijo: “La fuerza del Presidente es moral, no es una fuerza de contagio. En términos de una persona, de un individuo que pudiera contagiar a otros, el Presidente tiene la misma probabilidad de contagiar que tiene usted o que tengo yo. Usted también hace recorridos, giras y está en la sociedad. El Presidente no es una fuerza de contagio, entonces no tiene por qué ser la persona que contagie a las masas, o al revés”.

Y tuvo otra frase más desafortunada: “Aunque [el Presidente de México] pase de los 60 años, no quiere decir que es una persona de especial riesgo. Casi sería mejor que padeciera coronavirus porque él, en lo individual, se va a recuperar espontáneamente y va a quedar inmune”.

Hasta ayer la Secretaría de Salud reportó un total de un millón 752 mil 347 contagios y 149 mil 84 muertos desde el inicio de la pandemia.

Con estas cifras, México ocupa el decimotercer lugar mundial en número de contagios y se mantiene como el cuarto país del orbe con más decesos por la pandemia, detrás de Estados Unidos, Brasil e India, según la Universidad estadounidense Johns Hopkins.

El país, que atraviesa el segundo pico de la pandemia, lleva una semana en la que se ha superado tres veces el récord de contagios y de muertes por COVID-19.

-Con información de EFE.