Economía

Chile, Argentina, México… Latinoamérica sufre inflación, colateral de la pandemia

24/01/2022 - 12:35 pm

Las economías más grandes de Latinoamérica, Brasil, México, Chile y Colombia, tuvieron un comportamiento superior al techo del rango meta de los bancos centrales, mientras que en Argentina y Venezuela se siguen viendo los factores estructurales que tenían desde antes de la crisis sanitaria. El comportamiento de los demás países de la región fue similar al alza, siendo Uruguay (7.96 por ciento) y Guatemala (3.07 por ciento) los únicos que bajaron frente a lo sucedido en 2020.

Por Jenny Rozo Herrera

Redacción América, 24 ene (EFE).– En su empeño por hacer frente al segundo año de la pandemia, las economías más grandes de Latinoamérica cerraron 2021 con un alza de precios mayor a la esperada debido a factores climáticos, políticos y sociales, y a problemas relacionados con el comercio internacional.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), organismo de la ONU con sede en Santiago de Chile, reportó una inflación general de 7.2 por ciento para la región en 2021, sin contar los países con inflación crónica, como Argentina, Haití, Surinam y Venezuela.

En su informe “Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe“, estimó que la economía de Latinoamérica, la región más afectada por la pandemia, creció un 6.2 por cinto en 2021 y que 2022 estará marcado por las asimetrías entre países y una desaceleración incentivada por la incertidumbre.

“La pandemia ha infligido un daño duradero al crecimiento de las economías en gran parte de la región, lo cual se agrava con los problemas estructurales que tiene nuestra región desde antes de la crisis, estos problemas de baja inversión, de baja productividad y de informalidad”, afirmó Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal, al presentar el informe.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la pandemia deja hasta la fecha 326.2 millones de contagios y 5.5 millones de muertes en el planeta, siendo América la región con el mayor número de fallecimientos, con 2.4 millones.

METAS SIN CUMPLIR

El colombiano Daniel Velandia, economista jefe del holding financiero Credicorp Capital, explicó a EFE que “a lo largo del año pasado se produjo una serie de factores que terminaron presionando, como el rompimiento de las cadenas de suministro en logística ante la escasez de insumos y de transporte marítimo, la crisis mundial de contenedores sumado a las medidas de los Gobiernos (2020) y a que cada país de la región enfrentó factores climáticos y políticos que llevaron a una depreciación del tipo de cambio, paros y protestas sociales”.

Así, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) del 10.06 por ciento en 2021 en Brasil estuvo por encima de la meta del 3.75 por ciento del Banco Central y sobrepasó a la del año anterior (4.52 por ciento).

En la mayor economía de la región, se produjo la sequía más fuerte en 100 años, que aumentó el precio de los combustibles (49.02 por ciento) y de la electricidad (21.21 por ciento), pero también sufrió por la crisis de la COVID-19.

En un intento por controlar el fuerte aumento de los precios en los últimos meses, el Banco Central ha venido subiendo los tipos básicos de interés, que cerraron 2021 en el 9.25 por ciento anual, su mayor nivel desde 2017 (10.25 por ciento), tras siete alzas consecutivas.

México siguió sus pasos, con un 7.36 por ciento, tras una importante subida de los costos de los alimentos y del rubro energético. Una cifra que no se veía desde diciembre de 2000, hace 21 años, y que preocupa porque son 55.7 millones de mexicanos en condición de pobreza, el 43.9 por ciento de la población, según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Desde 2007, Chile no había terminado un año con una inflación del 7.20 por ciento. Esta vez, por la entrega de ayudas económicas y los retiros anticipados del 10 por ciento de los fondos de pensiones, medidas que el Gobierno aplicó para contrarrestar la crisis del coronavirus.

El banco central del país suramericano incrementó las tasas de interés en 350 puntos base desde julio del año pasado para combatir el aumento de la inflación, quedando la tasa de referencia al cuatro por ciento, el nivel más alto desde 2014.

Mientras, el IPC en Colombia cerró en 5.62 por ciento, marcado por el alza de los precios de los alimentos, siendo superior en 4.01 puntos porcentuales a la variación de 1.61 por ciento en 2020. Estos índices estuvieron relacionados con las dificultades para la importación de insumos agropecuarios por la crisis mundial de contenedores y las manifestaciones que sacudieron al país a mitad del año contra la política económica y social del Gobierno.

“El aumento de la demanda junto con las interrupciones de las cadenas de suministros y la subida de los precios internacionales de la energía y de los alimentos, han exacerbado el impacto sobre los precios”, dijo Eric Parrado, economista jefe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en una entrevista con EFE.

Fotografía de archivo en la que se registraron la manos de una compradora al mostrar la cantidad de billetes necesaria para hacer la compras del diario en su hogar, en Buenos Aires (Argentina).
Fotografía de archivo en la que se registraron la manos de una compradora al mostrar la cantidad de billetes necesaria para hacer la compras del diario en su hogar, en Buenos Aires (Argentina). Foto: Juan Ignacio Roncoroni, EFE

Sin embargo, agregó, estas “tendencias deberían ser temporales si los bancos centrales actúan para ir frenando el aumento de las expectativas de inflación y si se continúa con el proceso de vacunación para que América Latina y el Caribe se transforme en un líder regional que ayude a destrabar las cadenas de suministros y a atraer inversión”.

ARGENTINA Y VENEZUELA NECESITAN DE INDEPENDENCIA

En la otra orilla, Argentina y Venezuela, que comparten una tradición de índices altos, se alejaron un poco. El Banco Central de Venezuela (BCV) informó que la inflación en el país fue del 686.4 por ciento en 2021, y así salió del ciclo hiperinflacionario tras cuatro años, aunque la mantiene como la nación con la cifra más elevada del mundo.

En opinión de Hernando Zuleta, profesor de la Facultad de Economía de la Universidad de Los Andes, en Bogotá, “la pregunta para Venezuela es si van a retornar a un manejo de política monetaria razonable”. “Me refiero a no financiar gasto público con emisión a manos llenas. Esperaría que la inflación siga bajando y se estabilice inferior al 10 por ciento”, agregó.

Una vendedora cuenta billetes de dólar mientas esperan clientes en un puesto de comida, el 18 de enero de 2022, en Caracas (Venezuela).
Una vendedora cuenta billetes de dólar mientas esperan clientes en un puesto de comida, el 18 de enero de 2022, en Caracas (Venezuela). Foto: Rayner Peña R., EFE

De otro lado, en Argentina, donde la inflación es un problema histórico y aunque mejoró un poco frente a lo que pasó en 2019 (53.8 por ciento), el IPC dio un salto de 14.80 puntos hasta llegar a 50.90 por ciento, comparado con el 36.10 por ciento del año antepasado. El principal aumento de precios se dio en diciembre pasado, en los sectores de restaurantes y hoteles (5.9 por ciento).

Varios programas de subsidios estatal surgieron en 2021, que junto a las restricciones para comprar dólares y el congelamiento en las facturas de los servicios básicos buscaron retrasar el aumento inflacionario. “Los costos que han sufrido Venezuela y Argentina están asociados con la pérdida de identidad de independencia, el Ejecutivo termina decidiendo cómo se lleva a cabo la política monetaria.

“El reto hacia el futuro para estos dos países es un poco más de independencia”, añadió Zuleta a EFE. En conclusión de Juan Carlos Martínez Lázaro, profesor de Economía del IE Bussines School, en España, la inflación fue el “invitado indeseado económicamente hablando en 2021”, y por lo tanto, se entró en un momento “complicado” en Latinoamérica.

“Tipos de interés que están altos van a tener que seguir aumentando, seguramente, a medida que la Fed (Reserva Federal) endurezca su política monetaria, y eso acabará teniendo un efecto sobre el crecimiento que seguramente va a ser menor al inicialmente previsto”, agregó.

Un hombre ajusta la lista de precios de una tienda de comida, el 18 de enero de 2022, en Caracas (Venezuela).
Un hombre ajusta la lista de precios de una tienda de comida, el 18 de enero de 2022, en Caracas (Venezuela). Foto: Rayner Peña R., EFE

Y para este 2022, Martínez considera que se irá moderando la inflación: “Iremos tendiendo hacia niveles que estarán a finales del año en el 5.5 por ciento en Brasil, 4.5 por ciento en Chile, y en otros países de la región en torno al cuatro por ciento y el cinco por ciento. Son niveles elevados pero más bajos que los que hemos tenido en 2021”.

La siguiente es la comparación de la inflación en América Latina:

PAÍS 2020 2021

Argentina 36.10 por ciento 50.90 por ciento

Bolivia 0.67 por ciento 0.90 por ciento

Brasil 4.52 por ciento 10.06 por ciento

Colombia 1.61 por ciento 5.62 por ciento

Costa Rica 0.89 por ciento 3.30 por ciento

*Cuba No disponible 70.00 por ciento

Chile 3.00 por ciento 7.20 por ciento

Ecuador -0.90 por ciento 1.94 por ciento

El Salvador No disponible No disponible

Guatemala 4.82 por ciento 3.07 por ciento

Honduras 4.01 por ciento 5.32 por ciento

México 3.15 por ciento 7.36 por ciento

Nicaragua No disponible No disponible

Panamá -0.80 por ciento 2.60 por ciento

Paraguay 2.20 por ciento 6.80 por ciento

Perú 1.97 por ciento 6.43 por ciento

R.Dominicana 4.63 por ciento 8.50 por ciento

Uruguay 9.41 por ciento 7.96 por ciento

Venezuela 844.10 por ciento 686.40 por ciento

*Proyección del Gobierno cubano, aunque expertos hablan de más del 500 por ciento.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas