Ciudad de México, 24 de febrero (SinEmbargo/Noroeste).– Un día después de la recaptura de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, la Secretaría de Marina brilló por su ausencia, excepto para Televisa.

La última guarida del jefe máximo del Cártel de Sinaloa, la torre de condominios Miramar sobre el Malecón de Mazatlán, prácticamente pasó todo el día sin vigilancia de las fuerzas federales. El departamento 401, donde ocurrió la aprehensión el sábado por la madrugada,  ni siquiera estuvo acordonado y no había restricciones extraordinarias para el acceso.

El aparente descuido duró hasta cerca de las 13:30 horas de ayer, cuando el reportero estelar de Televisa, Carlos Loret de Mola, llegó al lugar de los hechos para hacer un reportaje acerca de la aprehensión del capo más perseguido de México y Estados Unidos.

A la vista de medios locales y foráneos que daban seguimiento a la noticia, Loret de Mola arribó en una camioneta gris de la Secretaría de Marina, escoltada por otras cuatro camionetas.

Al interior del departamento, el periodista permaneció 38 minutos, pero fue casi hasta las 16:00 horas cuando salió del complejo residencial. Afuera, ante las preguntas de los reporteros, negó que la presencia de la Armada se tratara de un montaje para la televisión.

“Yo llegué como reportero; le pedimos permiso ahí a la administradora, si nos daba oportunidad de estar dentro del cuarto donde fue detenido [“El Chapo”], y nos dijo que sí, estaba un agente del Ministerio Público, pero no estaba resguardado”, relató.

Contó que habló con dos vecinos. Uno extasiado por ser testigo de la historia y otro irritado por sentirse inseguro en su propio departamento.

La prensa le insistía: “¿Por qué sólo hay marinos cuándo llegas tú?”.

“Pregúntenle a los de la Marina, no lo sé, yo sólo vine a reportear”, dijo.

“¿Ustedes pidieron el apoyo de la Marina?”, se le preguntó

“Nosotros pedimos… a mí me mandaron de Televisa, no sé qué haya hecho Televisa. A mí me dijeron: ‘Oye, tu comisión es hacer un reportaje de cómo fue la captura de “El Chapo” y listo'”.

Cuando los periodistas inquirieron a Loret de Mola el porqué de las facilidades para su trabajo, respondió: “No lo sé, será por el medio”.

Indicó que había arribado ayer mismo al puerto, antes estuvo en Culiacán y se alistaba para volar de regreso a la Ciudad de México. Su reportaje será transmitido hoy en el programa Primero Noticias, del cual es conductor.

Luego de tomarse fotografías con algunos curiosos, se subió a una Suburban blanca con su equipo de producción. Todos los vehículos de la Armada lo siguieron y la torre Miramar quedó sola de nuevo.

Unos 40 minutos más tarde, llegó una patrulla de la Policía Turística Municipal para cuidar a los vecinos, que habían solicitado el apoyo ante el temor y las molestias que les ocasionó el suceso.