Yalitza Aparicio y Marina de Tavira, protagonistas de la multipremiada Roma, y nominadas a Mejor Actriz y Mejor Actriz de Reparto respectivamente, fueron de las primeras celebridades en posar para las cámaras de los reporteros.

LOS ÁNGELES, 23 de febrero (EuropaPress/AP/EFE/SinEmbargo).– Los famosos y estrellas de Hollywood arribaron a la alfombra roja de los Óscar. El director nominado Spike Lee, la consultora Marie Kondo, Brian Tyree Henry, Elsie Fisher, Danny Glover y Bill Porter fueron los primeros en desfilar.

Yalitza Aparicio y Marina de Tavira, protagonistas de la multipremiada Roma, y nominadas a mejor actriz y mejor actriz de reparto respectivamente, fueron de las primeras celebridades en posar para las cámaras de los reporteros.

Yalitza Aparicio se presentó en la alfombra roja con un vestido de tul de color menta. Foto: AP

El elenco de Roma, la gran favorita de la noche con diez nominaciones, arribó al Teatro Dolby de Los Ángeles. Jorge Antonio Guerrero, Latin Lover y Nancy García no ocultaron su alegría por el éxito de la cinta.

La presencia de Víctor Manuel Reséndez Nuncio, mejor conocido como Latin Lover, sorprendió a los medios de comunicación debido a que no estaba confirmada su presencia.

Jorge Antonio Guerrero, quien interpretó a “Fermín”, también mostró su felicidad por estar en la alfombra roja, luego de que tuviera una serie de dificultades por conseguir su visa para ingresar a los Estados Unidos.

El mexicano Diego Luna, quien participará como presentador de uno los premios, también se hizo presente en la alfombra roja.

“El corazón hoy, esta noche, está con Roma, con los compatriotas”, dijo Diego Luna en entrevista con TNT.

Parte del elenco de Roma posa para las cámaras. Foto: Tomada de video

En tanto, Alfonso Cuarón, quien aspira a ganar su segundo Óscar, se dijo orgulloso porque su película sea utilizada como plataforma por la lucha de los derechos de las trabajadoras domésticas, no sólo de México, sino de todo el mundo.

“La conversación ha iniciado alrededor de las trabajadoras domésticas, es una lucha que lleva décadas”.

BILLY PORTER SE ROBA LAS MIRADAS

El cantante y actor Billy Porter, conocido como un aventurero de la moda, posó con la cabeza en alto en un explosivo esmoquin-vestido de terciopelo creado por Christian Siriano. Llevaba corbatín, camisa blanca con puños con volantes y una clásica chaqueta de esmoquin sobre una amplia falta negra hasta el piso.

Nadie se emocionó más que el propio Siriano, quien tuiteó el atuendo tan pronto el artista pisó la alfombra.

Constance Wu de “Crazy Rich Asians” también llegó temprano a la gala del domingo en Los Ángeles. Lució un delicado vestido amarillo con pliegues, mangas asimétricas y escote en forma de corazón. Llevaba el pelo recogido en una juvenil cola alta, dejando brillar sus aretes de diamantes.

Billy Porter inauguró la alfombra de los Óscar al aparecer con un esmoquin-vestido. Foto: Twitter @TheAcademy

Charlize Theron, que cautivó tanto por su cabello radicalmente oscuro como por su modelo, un impresionante vestido armado, en azul celeste, de Dior, de manga larga y espalda descubierta que le sentaba como un guante, y que coronó con joyas que cortaban la respiración. Ni le faltaba ni le sobraba nada.

Glenn Close, nominada por The Wife, fue la realeza hecha “mujer” de la alfombra roja, con un vestido capa dorado de Carolina Herrera, un modelo de doce kilos de peso.

Emma Stone, elegante hasta lo escultórico con un vestido tallado con miles de lentejuelas en tonos bronce y ámbar, una creación que lleva la firma Louis Vuitton.

Regina King derrochó poder con un vestido palabra de honor, con cola y abertura lateral en blanco inmaculado a juego con sus “stilettos” de Oscar de la Renta.

Rachel Weisz, con larga melena negra planchada y adornada con una diadema de brillantes, llegó a la pasarela con más repercusión mediática del año con un modelo rojo pasión de Givenchy que combinaba lúrex y seda con abalorios, un modelo que a muchos desconcertó.

La actriz Marta Nieto interpretó la pureza de la moda con un diseño de la firma española Delpozo, un vestido de organza con cuello bebé, salpicado con flores del mismo tejido blanco, de la colección primavera-verano 2013.

Chadwick Boseman, siempre fiel a Givenchy lució un esmoquin estallado de lentejuelas y camisa negra con larga lazada, un dandy.

El director de cine Spike Lee decidió romper moldes con un traje de chaqueta morado, camisa azul añil, deportivas doradas y gorra con visera de charol negro y gafas en tono lavanda, una estética que llevaba a la confusión: ¿vestido o disfrazado?.

Elsie Fisher, con un diseño masculino de Thom Browne NY,fue el reverso de la vestimenta elegida por Billy Porter. Mientras él vistió su masculinidad con un esmoquin convertido en vestido, ella arropó su feminidad con un tres piezas y botines. La camisa blanca fue su nexo.

El Teatro Dolby de Los Ángeles es sinónimo de glamour y estrellas. El emblemático edificio situado en Hollywood Boulevard acoge desde el año 2002 la ceremonia de entrega de los Premios Óscar. Europa Press ha sido testigo de los preparativos previos a la gran fiesta del cine que se celebra este domingo.

Una gala que en esta ocasión no contará con un maestro de ceremonias, tal y como confirmó oficialmente la Academia de Hollywood a principios de mes después de la renuncia de Kevin Hart. El cómico y actor decidió no continuar como presentador tras la polémica generada por unos tuits con contenido inapropiado que publicó hace años.

“Es algo nuevo, creo que es interesante. Lo hará un poco diferente porque el comienzo del espectáculo es donde realmente podemos escuchar todos los sonidos. Nunca tenemos la audiencia en la sala hasta la noche del espectáculo. El show comienza y ahí es cuando escuchamos lo que van a hacer. Y lo que ocurre en el escenario impulsa a la audiencia”, explicó a un grupo reducido de medios entre los que se encuentra Europa Press Paul Sandweiss, director de sonido de los Óscar.

Según Sandweiss, un buen presentador y buenos discursos son clave para que el público disfrute de la gala. “El mayor desafío es obtener grandes actuaciones y personas que den grandes discursos y discursos significativos”, prosigue.

“Cuando tienes un gran anfitrión, la audiencia responde positivamente. Y entonces podemos comenzar y obtener todas estas grandes respuestas… risas y aplausos. Sin eso, será un poco diferente, nos acomodaremos y veremos cómo se siente el público y, con suerte, el ambiente será bueno. Seguro que habrá algunos grandes discursos y eso ayudará. Creo que las actuaciones musicales de esta edición, como Lady Gaga o Queen, van a ser geniales”, puntualiza.

VER MÁS

Nueve datos para entender la 91 ceremonia de la Academia, la edición más polémica con sabor a Roma

Un total de diez películas nominadas este año al Óscar en diferentes categorías, como Bohemian Rhapsody, A Star is Born o Roma, cuentan con tecnologías Dolby Vision y Dolby Atmos. “La Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas siempre ha sido un gran socio para nosotros. Y estamos encantados de que nuestros intereses estén muy alineados de muchas maneras. La educación y la divulgación también son muy importantes para la Academia”, cuenta Glenn Kaiser, director del Dolby Institute.

Kaiser confiesa que organizar una gala de la magnitud de los Oscar no es tarea fácil. “Preparar el Teatro Dolby para el espectáculo supone un gran esfuerzo y muchísimo trabajo. El equipo ya ha estado trabajando en el teatro durante varias semanas para armar los sistemas técnicos y montar el escenario, y es una producción realmente grande que se da en el último minuto. Hay una actividad frenética”, señala Glenn.

El Teatro Dolby de Los Ángeles es, sin duda, uno de los más populares del mundo, gracias a la gala anual de los Óscar. Un destino turístico por excelencia en la ciudad de las estrellas.