El aumento de casos de coronavirus en Italia llevó a los mercados a refugiarse, en el caso del petróleo en activos como el oro que alcanzó niveles de 2013. Del otro lado del Atlántico las bolsas cerraron en rojo en espera del impacto que generará la epidemia y en la apertura el índice Dow Jones de la bolsa de NY reportó bajas que borraron los avances anuales.

-Con información de AP y EFE

Ciudad de México, 24 de febrero (SinEmbargo).- La expansión del coronavirus (COVID-19) en regiones fuera de China, como las recientes cifras de decesos y contagios en aumento en Italia, golpearon las bolsas asiáticas y europeas al cierre de las jornadas bursátiles. El precio del petróleo también se vio arrastrado y el costo del oro registra máximos desde 2013.

El promedio industrial Dow Jones cayó más de 700 puntos al arranque de la jornada en la Bolsa de Valores de Nueva York. La caída del Dow fue tan fuerte que borró todo el avance logrado en lo que va de año.

En Asia, con Tokio cerrado por festivo, la bolsa de Hong Kong bajó un 1.79 por ciento; la de Shanghai, un 0.33; y la de Seúl, un 3.87 por ciento. Corea del Sur es el segundo país más afectado por el coronavirus después de China.

El oro subía un 2 por ciento y tocaba nuevos máximos desde principios de 2013. Los precios del petróleo se elevaron hasta un 4 y 5 por ciento, para el Brent y el WTI.

En México, el peso inicia la sesión con una depreciación de 1.50 por ciento, o 28.3 centavos. El dólar spot se vende en 19.18 pesos, en tanto que en ventanillas de Inbursa se coloca en los 19.25 pesos por cada billete verde. Durante la sesión se espera que el tipo de cambio cotice en un rango entre 19.10 y 19.30 pesos por dólar.

El peso mexicano inicia la semana con una fuerte depreciación, tocando niveles nivel no vistos desde el 11 de diciembre del 2019. La moneda nacional acumula una depreciación en el año de 1.32 por ciento debido al incremento en la percepción de riesgo en los mercados financieros globales, afirmó la analista de banco Base, Gabriela Siller.

Esta mañana se publicó el dato de la inflación de la primera quincena de febrero que se ubicó en una tasa interanual de 3.52 por ciento, en línea con las expectativas. La inflación subyacente se ubicó en 3.69 y la inflación no subyacente en 3.03 por ciento.

Los mercados en Europa y en Asia sufrieron caídas aun peores, luego de detectarse el coronavirus en Italia, Irán y Corea del Sur. El oro se colocó por encima de los mil 680 dólares por onza al ser refugio de

El índice S&P 500 caía 84 unidades (2.5 por ciento) para ubicarse en 3 mil 251, mientras el Dow descendía 775 (2.7 por ciento) a 28 mil 212 y el tecnológico Nasdaq perdía 298 (3.1 por ciento) a 9 mil 282 unidades.

El precio del petróleo Brent, crudo de referencia en Europa, baja más del 4 por ciento por el temor al impacto de la epidemia en la actividad económica. El precio del petróleo de Texas (WTI) abrió este lunes con una caída del 4.78 por ciento, situando el barril en 50.83 dólares.

El precio del petróleo cayó cerca del 5 por ciento ya que la rápida propagación del coronavirus en varios países fuera de China dejó a los inversores preocupados por un golpe a la demanda de crudo.

EUROPA PRENDE FOCOS

El indicador adelantado de Markit para febrero adelantó que la actividad empresarial en la zona euro está esquivando de momento los efectos del virus, ya que está creciendo al mayor ritmo de los últimos seis meses. Pero se ha observado una desaceleración en el sector manufacturero por cambios en los plazos de entrega de los proveedores, lo que parece indicar que el impacto del COVID-19 todavía no se ha manifestado plenamente.

En los mercados bursátiles, Milán caía un 4.65 por ciento a las 14:00 horas; Londres, un 3.18; Fráncfort, un 3.62; París, un 3.55; y Madrid, un 3.59 por ciento.

S&P ha considerado que la epidemia no causará grandes perturbaciones y restará una o dos décimas al crecimiento de la eurozona, si bien será Alemania la economía más afectada por la exposición de su industria, mientras que el impacto para España estaría en torno a una décima.

Según Rui da Mota Guedes, analista de Afi, la extensión del coronavirus en Europa, en concreto en Italia, ha asustado a los inversores, que han optado por vender renta variable y comprar activos refugio. Gilles Moëc, de Axa Investment Managers, considera que la aparición de un foco del coronavirus en Italia “cambia la dimensión del problema” porque las zonas afectadas -Lombardía, Véneto y Emilia-Romagna- representan el 40 por ciento del PIB de Italia y el 6 de la zona del euro.

CHINA SIGUE EN ALERTA

En China, el alargamiento forzoso de las vacaciones de año nuevo y el confinamiento de la población para tratar de frenar la expansión de un virus que ha matado a más de 2 mil 500 personas, ha afectado sobre todo al sector servicios, al de las ventas al por mayor y a la industria manufacturera.

Frente al impacto de un punto porcentual que el SARS tuvo sobre el crecimiento económico de China en 2003, Deutsche Bank calculó que la epidemia restará 0.3 puntos porcentuales en 2020, aunque la agencia Moody’s duplica el impacto previsto y ha rebajado su previsión para 2020 del 5.8 al 5.3 por ciento.

Los nuevos casos de coronavirus en China continúan remitiendo, según los datos oficiales, pero en la provincia de Hubei, foco de la epidemia, la situación sigue siendo grave, y hoy registró más fallecidos que en la jornada anterior. En total, los infectados por el virus en el país ascienden a 77 mil 150 y los fallecidos a 2 mil 592, mientras que los casos graves suman 9 mil 915 y los pacientes dados de alta ascienden a 24 mil 734.

AFECTACIÓN INTERNACIONAL

Los sectores más afectados en los mercados bursátiles están siendo los relacionados con el turismo, el transporte, las materias primas y la industria que depende de las cadenas globales. Los expertos se inclinan por un control rápido de la epidemia y un impacto limitado sobre el crecimiento de la economía mundial que podría estar entre una y cuatro décimas en 2020.

La internacionalización de los procesos de producción, que ha sido clave para el crecimiento económico mundial de las últimas décadas, comienza a verse afectada por la falta de suministros, teniendo en cuenta que buena parte de lo que se fabrica en el planeta incluye algún componente de China.

El efecto que finalmente tendrá sobre la economía mundial parece difícil de precisar hasta que no se frene la expansión del coronavirus y se conozca el verdadero alcance que ha tenido la epidemia, si bien por el momento la mayoría de analistas trabaja con la hipótesis de un impacto concentrado en el primer trimestre, aunque con consecuencias más prolongadas para el sector del turismo. El fin de semana, ministros de finanzas del G20 discutieron el impacto del coronavirus, pero no se acordaron medidas conjuntas.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) calcula que los ingresos del transporte aéreo mundial se reducirán un 5 por ciento este año, lo que supone 29 mil 300 millones de dólares menos, mientras que la OPEP ha rebajado la demanda mundial de petróleo un 19 por ciento, a 100.73 millones de barriles diarios.

El Fondo Monetario Internacional (FMI), que preveía que 2020 fuera el año del repunte de la economía mundial tras haber tocado fondo la desaceleración en 2019, ahora duda de que el crecimiento global llegue al 3.3 por ciento inicialmente calculado y estima que la epidemia del Covid-19 podría restar una o dos décimas a ese crecimiento.