Emilio Lozoya está siendo investigado en México por recibir presuntamente 10 millones de dólares de forma fraudulenta de la constructora Odebrecth, implicada en múltiples casos de corrupción en el continente americano. Se le imputan delitos de delincuencia organizada, cohecho y operaciones con recursos de procedencia ilícita. Por ello, las autoridades mexicanas habían emitido una orden de búsqueda y captura a través de Interpol.

Madrid, 24 febrero, (Europa Press) -El ex director general de la petrolera estatal mexicana Pemex Emilio Lozoya está buscando un despacho de abogados en Madrid que le represente de cara a la vista de extradición que tendrá que afrontar en la Audiencia Nacional en los próximos meses, según ha informado este lunes el bufete mexicano que defiende al ex directivo.

Lozoya está reclamado por las autoridades del país norteamericano por “un delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita”, equivalente al blanqueo de capitales en España y que puede acarrear una pena máxima prevista de 15 años de prisión.

Después de ser detenido el pasado 12 de febrero en Marbella (Málaga), el ex director general de Pemex pasó a disposición del Juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, que acordó enviarle a prisión provisional por “fundado riesgo de fuga” y no consta en España arraigo laboral ni domiciliario.

Su abogado en México, Javier Coello, se desplazó entonces a España y tras visitar al ex directivo en la cárcel de Alhaurín de la Torre, se entrevistó con “diversos letrados en Madrid”, de los que informó a su cliente. No especifica los bufetes con los que ha contactado.

“Está analizando las propuestas de honorarios de dichos despachos y será él, únicamente él, el que determinará qué despacho lo representará en el juicio de extradición, toda vez que esto es una determinación estrictamente personal de nuestro cliente”, explica el despacho Coello Trejo y Asociados, con sede en Ciudad de México.

Fotografía facilitada por el Ministerio del Interior de Emilio Lozoya (c), ex director de la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), tras ser detenido este miércoles en Málaga tras llevar meses prófugo de la justicia y contar con una orden de captura internacional en su contra. Foto: EFE/ Mº Del Interior

Tras el auto de prisión provisional, las autoridades mexicanas tienen 45 días para enviar la documentación correspondiente sobre los cargos que pesan contra Lozoya, tras lo cual la Audiencia Nacional convocará una vista de extradición en la que decidirá si se le entrega o no.

Emilio Lozoya está siendo investigado en México por recibir presuntamente 10 millones de dólares de forma fraudulenta de la constructora Odebrecth, implicada en múltiples casos de corrupción en el continente americano.

Se le imputan delitos de delincuencia organizada, cohecho y operaciones con recursos de procedencia ilícita. Por ello, las autoridades mexicanas habían emitido una orden de búsqueda y captura a través de Interpol.

El ex directivo de Pemex fue detenido en España por cargos de corrupción. Foto: Jacques Brinon, Archivo, AP.

DEFINIR LA ESTRATEGIA

Después de una de sus visitas a la cárcel de Alhaurín de la Torre, Coello explicó a los periodistas que una vez se acuerde la defensa con un abogado en España se diseñará la estrategia de si Lozoya “se va a México” o la defensa “pelea aquí la extradición”.

El letrado reiteró que siempre ha mantenido la inocencia de su cliente. “Fue un instrumento, pero en su momento y ante los jueces lo tendremos que aclarar”, manifestó Coello, añadiendo que se trata de un caso “complicado”. “Ningún funcionario en México se manda solo si no es por orden del Presidente de la República; hace 50 años y ahora”, dijo después.