En febrero de 2019, la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) de México presentó un plan de atención y reparación a las víctimas de la violencia política del la época conocidas como “Guerra sucia” en la década de 1970, que fue catalogada por especialistas como “terrorismo de Estado”.

México, 24 de febrero (EFE).- La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) de México informó este lunes que el próximo miércoles 26 pondrá en operación la oficina especial para investigar la represión y desapariciones forzadas por violencia política del Estado durante el pasado reciente

La CNDH explicó, mediante un comunicado, que la oficina funcionará como Visitaduría Especial “y tendrá amplias facultades constitucionales y legales” para hacer una investigación integral e incluso para ampliar los plazos objeto de la propia indagatoria “a otros años, anteriores o recientes”, que permitan el pleno esclarecimiento del período y los casos concretos a investigar.

La titular de la Comisión, María del Rosario Ibarra Piedra recordó que la grave crisis de Derechos Humanos que se vive actualmente en México “tiene raíces muy hondas y una de ellas es la represión ejercida por el Estado, en la total impunidad, durante el periodo llamado de “la Guerra sucia”.

Aunque aseguró que data de más atrás “de los años de la creación de organismos para-policiacos y para-militares, como la Dirección Federal de Seguridad, brazo ejecutor de los gobiernos mexicanos desde 1948 para perseguir y eliminar a sus adversarios políticos”.

Piedra Ibarra acompañó esta lunes a un grupo de integrantes del “Comité Eureka”, exdesaparecidos y familiares de desaparecidos de la llamada “Guerra sucia”, que se manifestó en las inmediaciones del Palacio Nacional, en demanda de audiencia del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

La funcionaria recordó que ella es hermana de una de las víctimas de desaparición forzada de aquella época, Jesús Piedra Ibarra, y expuso que una lucha histórica de las víctimas de la represión política del Estado Mexicano “ha sido el esclarecimiento de las detenciones arbitrarias, la tortura, el asesinato y la desaparición forzada de personas durante el período comprendido entre los años 60 y 90 del siglo XX”.

Explicó a las víctimas que para saldar esta deuda y tener acceso a la justicia y a la verdad, la Comisión a su cargo creó el pasado 9 de enero la oficina especial e indicó que más adelante se dará a conocer al titular de la oficina y el miércoles serán designados los directores de investigaciones históricas y de investigaciones jurídicas.

Explicó que si bien las investigaciones que llevará a cabo la oficina especial “no serán de carácter penal, éstas podrán coadyuvar en las investigaciones realizadas por las autoridades competentes”, es decir, que la oficina “podrá aportar pruebas que faciliten el acceso final a la justicia, y por ende a la verdad”.

En febrero de 2019, la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) de México presentó un plan de atención y reparación a las víctimas de la violencia política del la época conocidas como “Guerra sucia” en la década de 1970, que fue catalogada por especialistas como “terrorismo de Estado”.

En México, durante la década de 1970 y parte de la de 1980 existió en el país una etapa llamada “Guerra sucia” en la que violencia fue ejercida por el Estado mexicano contra disidentes y opositores políticos en distintas entidades del país.

Durante esa etapa hubo desaparición forzada estudiantes, campesinos y activistas sociales, o simplemente personas sobre las que recayera alguna sospecha.

Según diversas organizaciones y colectivos, durante llamada “Guerra sucia”, tan sólo en el sureño estado de Guerrero ocurrieron, al menos, unas 600 desapariciones forzadas.