Después de que el Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y la Vicepresidenta Kamala Harris criticaran las instalaciones que tenía el Gobierno de Donald Trump para albergar a niños migrantes, ahora se da a conocer la reapertura de una instalación para alojar hasta 700 menores que cruzaron la frontera entre México y Estados Unidos sin estar acompañados por sus padres.

Washington, 24 de febrero (RT).– La vocera de la Casa Blanca, Jen Psaki, defendió este martes la reapertura por parte de la Administración Biden de una instalación para niños migrantes en Texas, alegando que se trata de una solución “temporal durante la COVID-19”.

Las declaraciones de Psaki se producen en medio de una polémica por la decisión de la Administración Biden de abrir una instalación para albergar a hasta 700 niños migrantes que cruzaron la frontera entre México y Estados Unidos sin estar acompañados por sus padres.

Durante la era Trump, Joe Biden y la Vicepresidenta Kamala Harris criticaron duramente las instalaciones similares que el anterior mandatario utilizó para alojar a niños migrantes en el verano de 2019.

En particular, Biden declaró en junio de 2019 que “bajo Trump ha habido en la frontera escenas horribles de niños encerrados en jaulas”, mientras que el mes siguiente Harris calificó el uso de estas instalaciones como un “abuso de derechos humanos cometido por el Gobierno de Estados Unidos”.

En esta fotografía del 9 de julio de 2019, un trabajador ajusta unas literas en el centro de detención para niños migrantes del Gobierno de Estados Unidos en Carrizo Springs, Texas.

En esta fotografía del 9 de julio de 2019, un trabajador ajusta unas literas en el centro de detención para niños migrantes del Gobierno de Estados Unidos en Carrizo Springs, Texas. Foto: Eric Gay, AP

En este contexto un reportero le preguntó a Psaki por qué la Administración Biden abrió “la misma instalación que estuvo abierta durante un mes” durante el mandato de Trump.

“Déjeme ser clara aquí. Estamos en medio de una pandemia”, respondió la portavoz de la Casa Blanca, al tiempo que señaló que la política de Biden consiste en “no expulsar a los niños no acompañados que llegan a la frontera”.

Psaki subrayó que el Control de Aduanas y Fronteras continúa transfiriendo a los niños no acompañados a la Oficina de Reasentamiento de Refugiados, pero que debido a los protocolos anticovid la capacidad en los refugios existentes de este organismo “se ha reducido significativamente porque, por supuesto, no se puede tener a un niño en cada cama”.

“Para garantizar la salud y la seguridad de estos niños el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) tomó medidas para abrir una instalación de emergencia para agregar capacidad. […] Así que es una reapertura temporal durante la COVID-19. Nuestra intención es cerrarlo, pero queremos asegurarnos de que podemos seguir los protocolos anticovid”, declaró Psaki.

“No se trata de niños encerrados en jaulas”, señaló la portavoz. “Esta es una instalación […] que seguirá los mismos estándares que otras instalaciones del HHS. No es una réplica. De ninguna manera. No tenemos la intención de repetir las políticas migratorias de la Administración anterior. Pero estamos en unas circunstancias en las que no vamos a expulsar a menores no acompañados en la frontera. Eso sería inhumano”, dijo.

“Necesitamos encontrar lugares que sean seguros bajo los protocolos de la COVID para los niños, donde puedan tener acceso a servicios educativos, de salud y mentales acordes con sus mejores intereses”, concluyó Psaki.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE RT. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.