El regreso del PIB mexicano se dará hasta 2023, pero el dato per cápita, relevante porque impacta las cifras de pobreza y desigualdad, tardará dos años más. Las preocupaciones por los cambios en el sector energético nacional sí pesan, pero los movimientos de inversión se ven afectados por otros factores, dijo el director del Banco Mundial para México.

Ciudad de México, 24 de febrero (SinEmbargo).- En la primera edición de 2021 de las Perspectivas Económicas Mundiales el Banco Mundial estimó que el Producto Interno Bruto (PIB) de México en 2021 crecerá 3.7 por ciento y 2.6 en 2022. Hoy, el director de la institución para México, Pablo Saavedra, añadió que para recuperar el nivel per cápita del indicador calculado en 2018 la economía mexicana deberá esperar hasta 2025.

A inicios de este año la institución informó que la recuperación económica de México estará enmarcada en una mejora en las exportaciones que ejecuta hacia Estados Unidos, además de disminuirse la incertidumbre sobre la entrada en vigor y aplicación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Saavedra estimó que el regreso del PIB mexicano se dará hasta 2023 y por persona ocurrirá dos años después de esa fecha. El dato per cápita explicó, es relevante debido a que implica la mejor medida de desarrollo a largo plazo, considerando el ingreso y al tener un impacto en los recursos de las personas afecta las cifras de pobreza y desigualdad.

Las preocupaciones por los cambios en el sector energético nacional sí pesan, explicó el directivo del Banco Mundial en la conferencia “Dinámicas, obstáculos y oportunidades en la recuperación económica en México: Una perspectiva internacional”, sin embargo, los movimientos de inversión se ven afectados por otros factores.

perspectivas-económicas-mundiales-enero-2021-banco-mundial

“En 2021 las empresas que tienen bastante comercio exterior, multinacionales que tienen presencia en México, van a empezar a pensar que ahora es el momento de empezar a reinvertir, considerando un montón de variables, las cadenas de provisión globales y las ventajas que México potencialmente tiene y que podrían ser una gran ventaja para el país. Ahí las señales van a tomar mucho efecto para generar esa inversión”, expresó Saavedra.

Enfatizó la necesidad de una reforma fiscal, debido a que la base impositiva de México está rezagada entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y hasta con otros países latinoamericanos. Enfatizó la complejidad de ejecutar programas y construir infraestructura sin modificaciones en el sector.

“Desde el Banco Mundial creemos que hay la posibilidad de hacer una reforma impositiva que genere los ingresos que se necesitan, por ahora, por lo menos, en el corto plazo, que sea una reforma progresiva; es decir, que no afecte la equidad, pero que al mismo tiempo no afecte la competitividad del país”, planteó.

La campaña de vacunación contra la COVID-19 es importante, independientemente de los retrasos en las entregas de las farmacéuticas . Sin embargo, Saavedra reconoció que México ha sido líder en el tema, lo que beneficiaría la recuperación.

Recordó que se debe discutir la sostenibilidad de Petróleos Mexicanos (Pemex), además de vigilar las implicaciones en la inversión que dejará la posible aprobación de la Ley de la Industria Eléctrica.