Algunos compañeros de Torres narraron que al final del partido el jugador estuvo llorando en el vestuario tras recibir el insulto. Sin embargo, la Comisión Disciplinaria precisó que no había encontrado evidencias que sustentaran una sanción.

Por Carlos Rodríguez

CIUDAD DE MÉXICO, 24 de febrero (AP).— La Comisión Disciplinaria de la Federación Mexicana de Futbol informó el miércoles que no encontró pruebas que demuestren con certeza que un jugador argentino haya proferido un insulto racista contra un rival ecuatoriano en un partido realizado la semana anterior.

El zaguero ecuatoriano de Santos Laguna Félix Torres alegó que el delantero argentino Germán Berterame del Atlético de San Luis, lo insultó con un término racista al término del partido de la sexta fecha, realizado el viernes.

Algunos compañeros de Torres narraron que al final del partido el jugador estuvo llorando en el vestuario tras recibir el insulto. Sin embargo, la Comisión Disciplinaria precisó que no había encontrado evidencias que sustentaran una sanción.

“Después de analizar diligentemente las pruebas que se tuvieron a la vista, no se encontraron elementos que con certeza demuestren la culpabilidad de Germán Berterame. Por lo tanto, esta Comisión Disciplinaria carece de elementos para sancionar al jugador”, informó el organismo en un comunicado.

El técnico uruguayo de San Luis, Leonel Rocco, dijo durante la semana que la acusación no tenía fundamentos y que Torres estaba alegando que había sido discriminado luego de que empujó a un jovencito recogebalones que se demoró en realizar su trabajo.

En videos de la TV se aprecia el momento en que Torres da un empujón a una persona y le quita la pelota en una de las bandas del estadio Alfonso Lastras, de la ciudad central de San Luis Potosí. Después, varios jugadores de ambos equipos intercambian empujones.

De acuerdo con Torres, fue en ese momento cuando lo insultó su adversario, aunque en ningún audio captado por los micrófonos de la televisora se alcanza a escuchar la palabra referida.

La Comisión Disciplinaria informó en cambio que el representante de San Luis, sucursal del Atlético de Madrid en México, aceptó que integrantes del equipo a insultaron al cuerpo arbitral y por eso pagarán casi 270 mil pesos (unos 13 mil 500 dólares) de multa.

El organismo dijo que condena cualquier acto de racismo y que cuando sea probado un hecho de esta índole será castigado “enérgicamente”.