México
Dosis de la vacuna Sputnik V que fueron decomisadas en el Aeropuerto Internacional de Campeche el pasado 17 de marzo.

El piloto y los pasajeros de la Cessna que traficó las “Sputnik” huyeron del hotel en Campeche

24/03/2021 - 3:07 pm

La Fiscalía General de la República (FGR) dio nuevos detalles sobre el decomiso de las vacunas falsas Sputnik V en Campeche. En un comunicado, reveló que “el personal de Aduanas sólo puso a disposición del Ministerio Público la hielera con los envases y la aeronave, por lo que se inició la investigación penal en la cual se solicitó al Instituto Nacional de Migración (INM), la alerta migratoria para el piloto y para los pasajeros, ubicándolos inicialmente en un hotel de esa ciudad, del cual partieron evadiendo la vigilancia”.

Ciudad de México, 24 de marzo (SinEmbargo).– La Fiscalía General de la República (FRG) informó este miércoles que la oficina de Aduanas en Campeche no le entregó a los hondureños que transportaban en un avión privado las vacunas falsas Sputnik V, y que simplemente escaparon del hotel donde permanecían detenidos.

De acuerdo con la FGR, los tripulantes del avión nunca estuvieron a su disposición y fueron vistos por última vez en el hotel de la capital de Campeche donde se hospedaron. Lo único que la oficina de Aduanas puso a disposición de la Delegación de la dependencia en esa ciudad fue un total de mil 062 envases que presuntamente contenían las dosis de la Sputnik V.

“El pasado 17 de marzo, a las 18:00 horas, personal de Aduanas adscrito al estado de Campeche, puso a disposición de la delegación de la FGR en esa ciudad, mil 062 envases, que supuestamente contenían vacunas rusas anti-COVID, de marca Sputnik“, detalló.

Aduanas, expuso la FGR en un comunicado, informó telefónicamente a las 15:00 horas que esa mañana, a las 08:00, el piloto de una avioneta Cessna evitó la revisión de una hielera, en la que, al ser revisada, se encontraron en un doble fondo de su interior dichos envases. “La aeronave transportaría a siete personas de nacionalidad hondureña”, precisó.

“En razón del tiempo transcurrido, y al no tener la certeza jurídica del contenido de tales envases, el personal de Aduanas sólo puso a disposición del Ministerio Público la hielera con los envases y la aeronave, por lo que se inició la investigación penal en la cual se solicitó al Instituto Nacional de Migración (INM), la alerta migratoria para el piloto y para los pasajeros, ubicándolos inicialmente en un hotel de esa ciudad, del cual partieron evadiendo la vigilancia, mientras se obtenía la respuesta de Cofepris, a quien se le pidió la intervención para analizar los susodichos envases, el 18 de marzo”, reveló la Fiscalía General de la República.

Posteriormente, la Cofepris pidió mayor información, la cual se le envió el 21 de marzo. La FGR también señaló que a la fecha no se ha recibido en la Agencia del Ministerio Público, la opinión pericial de la Cofepris sobre cuál es el contenido de esos envases.

“En cuanto esa condición se cumpla, que es absolutamente indispensable para judicializar el caso, se procederá conforme a derecho. Ni la Delegación, ni el sector central de esta Institución han recibido presión alguna por parte del Gobierno federal o del Gobierno local, sobre este asunto”, concluyó.

Después de que la FGR compartiera esta información, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios respondió que se encuentra “enfocada en poner todos sus recursos técnicos, científicos y de vigilancia para atender este preocupante hecho”.

“Mantenemos nuestro canal de comunicación directo con la FGR para dar atención a esta petición”, publicó en su cuenta de Twitter.

Ya en un comunicado, la Cofepris añadió que desde el 18 de marzo, su personal verificador atendió “el reporte sobre el intento de traslado ilegal de un producto apócrifo identificado como vacuna en idioma ruso, y constató que la presentación de los lotes incautados en el Aeropuerto de Campeche no corresponde con las vacunas Sputnik-V adquiridas por las autoridades”.

“La Cofepris no puede comentar sobre este caso en específico, ya que se encuentra en una investigación en curso por parte del Ministerio Público Federal, en la cual colaboramos de manera directa a solicitud de la Fiscalía General de la República”, apuntó.

Por ello, enfatizó que cualquier reporte de una vacunación sin autorización es alarmante, “ya que es ilegal, irregular y pone en riesgo la salud de quienes reciben ese dudoso producto, así como a sus familiares”.

“Vacunarse en cualquier condición no autorizada por la Secretaría de Salud representa un grave riesgo a la salud, ya que tanto las condiciones como la substancia aplicada son de dudosa procedencia y con manejo desconocido”, advirtió.

Ante dicha situación, la Cofepris realizó un un llamado de alerta a la población: “no se dejen engañar, la aplicación de la vacuna preventiva contra COVID-19 es gratuita y sólo se aplica en seguimiento a la Política Nacional de Vacunación contra el virus SARS-CoV-2, establecido por la Secretaría de Salud. Por el momento, la vacuna no puede ser vendida o importada por ningún particular o empresa”.

Del mismo modo pidió a la gente que si conoce algún establecimiento, hospital, consultorio médico, farmacia o cualquier otro punto de venta que ofrezca estos productos, realice la denuncia sanitaria en la siguiente página de Internet: https://www.gob.mx/cofepris/acciones-y-programas/denuncias-sanitarias.

LAS INTERROGANTES SOBRE LAS VACUNAS DECOMISADAS

Las dosis decomisadas en un aeropuerto de Campeche y su presunta aplicación a más de mil personas; la desaparición de los tripulantes y pasajeros de la aeronave privada que las ocultaba en hieleras y la declaración de la empresa en Honduras, que afirma que las Sputnik V no son falsas –pero no aclara de dónde salieron– ha abierto nuevas interrogantes en este caso.

Las vacunas decomisadas son apócrifas, confirmaron anoche José Luis Alomía Zegarra, director de Epidemiología de la Secretaría de Salud, y la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

El lote asegurado en México, explicó Alomía Zegarra, no fue comprado por el Gobierno mexicano, y tampoco se tiene conocimiento de que haya sido adquirido por alguna empresa privada.

En tanto, la Cofepris aseguró que cualquier vacuna que no forme parte de la campaña nacional de vacunación se debe considerar como una vacuna falsa o como una vacuna que ingresó ilegalmente al país y que nadie puede garantizar la seguridad de esa vacuna.

Previamente, el Fondo de Inversión Directa de Rusia y el Ministerio de Salud de ese país, responsables del desarrollo de la vacuna Sputnik V, también insistieron que esas dosis no salieron de sus laboratorios.

Ambas autoridades rusas informaron ayer por la noche que iniciarán una investigación de la mano de las de México para conocer el origen de las vacunas decomisadas el pasado miércoles en el aeropuerto de la capital de Campeche.

Las dosis de vacunas decomisadas.
Las dosis de vacunas decomisadas. Foto: Especial
Venían entre hielos las dosis.
Venían entre hielos las dosis. Foto: Especial

En un documento facilitado a SinEmbargo, se informa que el 17 de marzo, a las 18:51 horas, fueron puestos a disposición del MP la mercancía asegurada y los tripulantes y pasajeros de la avioneta.

Al arribo de los pasajeros y de los tripulantes a la Fiscalía General de la República, se procedió por parte de la misma a su registro, solicitándoles sus identificaciones, además de sus números telefónicos.

GRUPO KARIM’S SE DESLINDA

La empresa hondureña Grupo Karim’s negó el martes que buscara introducir a Honduras vacunas contra el coronavirus de manera ilegal, luego de darse a conocer que la compañía rentó una aeronave que transportaba cinco mil 775 dosis falsas de la vacuna rusa Sputnik V que fueron decomisadas la semana pasada en el sur de México.

Al defender la importación, Grupo Karim’s expresó en un comunicado que estaba consciente de que el ingreso de las dosis “debe darse en total cumplimiento de los procedimientos administrativos, aduanales y sanitarios correspondientes”.

Asimismo, Grupo Karim’s, dedicado a la fabricación de ropa, negó que las dosis estuvieran destinadas para la venta en la nación centroamericana, tal como señalaron algunas versiones de prensa, e indicó que las vacunas serían aplicadas de manera gratuita a sus colaboradores y familiares.

La avioneta donde trasladaron las vacunas.
La avioneta donde trasladaron las vacunas. Foto: Especial
Vacunas falsas venían en hieleras.
Vacunas falsas venían en hieleras. Foto: Especial

La organización no ofreció detalles sobre la cantidad de vacunas que compró, cómo las adquirió, ni su autenticidad.

La declaración del grupo empresarial hondureño, que genera cerca de 20 mil empleos directos, se da días después de que surgieron versiones de prensa en las que se aseguraba que el corporativo rentó la aeronave en la que se transportaban las vacunas Sputnik V que se incautaron la semana pasada en el aeropuerto de Campeche, en el sur de México.

El corporativo rentó la aeronave implicada en la ciudad de San Pedro Sula, en el norte de Honduras, dijo a The Associated Press una fuente de la industria aeronáutica hondureña, que solicitó el anonimato porque no estaba autorizada para hablar sobre el caso.

El pasado 17 de marzo, la Administración General de Aduanas y el Ejército mexicano detectaron mil 155 frascos equivalentes a cinco mil 775 dosis, de la supuesta vacuna rusa escondidos entre refrescos y golosinas dentro de una hielera ubicada en el avión privado, cuyo destino final era San Pedro Sula, anunció la dependencia de aduanas en un comunicado.

Las autoridades mexicanas consideraron las vacunas como reales, las resguardaron, e iniciaron una investigación sobre el decomiso. Sin embargo, el Fondo Ruso de Inversión Directa, que es la instancia pública que se encarga del manejo de la Sputnik V en el extranjero, informó poco después que se trata de “un lote de falsas vacunas”.

“El análisis de las fotografías del lote incautado, incluido el diseño de los contenedores y sus etiquetas, sugiere que se trata de una sustancia falsa que nada tiene que ver con la vacuna original”, señalaron las autoridades rusas. “El proceso de envío también fue una violación de los protocolos de embalaje y transporte de la vacuna oficial Sputnik V”.

Rusia recordó que su fármaco sólo se distribuye “a través de los canales oficiales y se administra únicamente a través de los programas oficiales de vacunación”. Además, explicó que cada lote tiene un código QR que permite su rastreo.

A juicio de las autoridades rusas, este caso es un ejemplo de los ataques en su contra. “El Gobierno de México detuvo y evitó esta provocación posiblemente dirigida a desacreditar la vacuna Sputnik ”, agregó la nota en la que Rusia felicitó a los funcionarios mexicanos por su actuación y se comprometió a colaborar en la investigación.

La tripulación y los pasajeros de la aeronave fueron puestos a disposición de la Fiscalía federal mexicana.

Agencias de noticias estatales rusas citaron recientemente a un alto funcionario del Kremlin diciendo que “Estados Unidos y sus aliados” organizan “una campaña de desinformación a gran escala” destinada a desacreditar los productos científicos rusos contra la COVID-19.

El objetivo, según la fuente, sería presentar la vacuna Sputnik V como un fármaco peligroso y como causa de muertes masivas.

México empezó a administrar la Sputnik V en febrero. Ya recibió 400 mil dosis y espera la llegada de 500 mil más en los próximos días.

Honduras aprobó el uso de emergencia de la Sputnik V en febrero y este mes anunció la compra de más de cuatro millones de dosis pero ninguna ha llegado todavía al país centroamericano.

-Con información de Marlon González, de AP

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas