Brasil ha confirmado casi 50 mil infecciones, pero los especialistas médicos y políticos consideran que la cifra real es mucho mayor.

Brasilia, 24 abr (EFE).- El número de muertos en Brasil por causa del COVID-19 llegó este jueves a 3 mil 313, tras registrarse durante las últimas 24 horas un total de 407 decesos, según datos divulgados por el Ministerio de Salud.

El boletín diario de situación alerta sobre la aceleración de la pandemia apoyado en el número de muertos, que por primera vez en una jornada supera los 400, y en la cifra de nuevos casos confirmados, que en las últimas 24 horas llegaron a 49 mil 492, lo que representa un aumento de 3 mil 735 contagios desde la víspera.

En una rueda de prensa, el Ministro de Salud, Nelson Teich, matizó que las autoridades aún no han establecido si realmente se trata de una aceleración real de la pandemia o si el incremento de fallecidos y casos confirmados refleja “un aumento de los diagnósticos”.

Un funcionario de la ciudad fue registrado este jueves al desinfectar las calles de Paraisopolis, una de las mayores favelas de Sao Paulo. Foto: Fernando Bizerra, EFE.

Las autoridades sanitarias han mejorado gradualmente la capacidad de análisis de los laboratorios y el número de test, lo cual, según el ministro Teich, en el cargo hace apenas una semana, ayudará a diseñar un “mapa” más real sobre la situación en todo el país, que tiene dimensiones continentales y 210 millones de habitantes.

En ese marco, el Gobierno confirmó que este jueves llegaron al país 500 mil test, que serán distribuidos por el territorio nacional en función de la gravedad en cada uno de los 27 estados del país.

“Cuantos más test hagamos, mejor comprenderemos la incidencia del virus en Brasil”, explicó Teich.

Según el Ministerio de Salud, la situación más crítica continúa en el estado de Sao Paulo, el más poblado del país, con 46 millones de personas, y en el que hasta ahora se han registrado 16 mil 740 casos y mil 345 muertes por causa de la pandemia de coronavirus.

CONFIRMAN INVESTIGACIÓN SOBRE POSIBLE CORRUPCIÓN CON LA PANDEMIA

En la misma rueda de prensa, el titular de la Contraloría General del Estado, Wagner Rosario, confirmó que la Policía Federal inició una investigación sobre un posible desvío de dinero público que se debía destinar a la adquisición de equipos médicos en el estado de Paraíba.

Las supuestas irregularidades se investigan en el municipio de Aroeiras, donde las autoridades locales habrían incurrido en fraudes en licitaciones relacionadas con material para el combate al virus.

“Seremos implacables” en las investigaciones, aseguró Rosario, quien subrayó que el Gobierno federal actúa con una “transparencia total” en lo relacionado a la adquisición de equipamientos para los hospitales y espera que “esas buenas prácticas sean replicadas en todos los municipios y los estados”.