“Productores y exportadores mexicanos, negociando de buena fe, han aceptado un alto nivel de control e información en la frontera norte, impuesto por el DOC”, pero se negaron a aceptar la propuesta de revisión de sus productos en las aduanas del norte del país, puesto que esto les significa retrasos de hasta 3 días en las garitas.

Ciudad de México, 24 de mayo (SinEmbargo).- Los productores de tomate mexicano aceptaron el alto nivel de control e información para la comercialización del alimento con Estados Unidos, pero se negaron a admitir la inspección del 100 por ciento del producto en la frontera ni el reembolso por el producto dañado.

La Secretaría de Relaciones Exteriores confirmó, en un comunicado, su apoyo a la industria mexicana en las negociaciones con el Departamento de Comercio de EU (DOC, por sus siglas en inglés).

“Productores y exportadores mexicanos, negociando de buena fe, han aceptado un alto nivel de control e información en la frontera norte, impuesto por el DOC”, citó el documento.

Los representantes de la industria tomatera se negaron a aceptar la propuesta de revisión de sus productos en las aduanas del norte del país, puesto que esto les significa retrasos de hasta 3 días en las garitas.

“La parte mexicana tampoco puede asumir el compromiso de que sus contratos de venta en EU no admitirán reembolso por producto dañado, lo cual haría muy difícil firmar contratos de compra”, informó la SRE.

En tanto, la dependencia informó que las negociaciones continúan y recordó que está en proceso la resolución de un amparo tramitado por los productores y exportadores de México en una corte de Nueva York, EU.

“Por instrucciones del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, la Subsecretaría para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores, en conjunto con la Embajada de México en EU, se mantiene en estrecho contacto con los productores, exportadores y sus representantes legales para brindarles todo el apoyo posible ante las autoridades de ese país”, indicó la dependencia.

La SRE dijo que el Gobierno mexicano respalda las negociaciones y espera un buen acuerdo para ambas partes.

La propuesta inicial de los productores fue de mejorar los precios y controles de calidad para volver a tener acceso al mercado de Estados Unidos.

Los agricultores mexicanos ofrecieron aumentar los precios base hasta en un 180 por ciento y aceptar la devolución de los tomates dañados, agregó la secretaría.

En marzo, Estados Unidos dijo que pondría fin a un acuerdo de suspensión vigente desde 2013 -bajo el cual los productores mexicanos prometían vender a precio justo- y que volvería a aplicar unos viejos aranceles del 17.5 por ciento.

México señaló que uno de los temas más delicados que quedan por resolver es la exigencia de Estados Unidos de que los agricultores mexicanos no ofrezcan pagar los costos de distribución relacionados con la entrega de fruta inaceptable.

-Con información de AP