Proteger la red Wi-Fi es importante para mantener a salvo los datos personales. Foto: Shutterstock

Proteger la red Wi-Fi es importante para mantener a salvo los datos personales. Foto: Shutterstock

Ciudad de México, 24 de junio (SinEmbargo).– Existe más de un tipo de robo que puede afectar a una casa. Mientras que la concepción más usual de hurto nos remite a la puerta de un domicilio con el cerrojo forzado; otra se trata de violar la seguridad de la computadora personal. De esta manera, si el intruso compromete la red inalámbrica de un hogar es como si se le dieran las llaves de este.

De la misma manera en que las redes inalámbricas caseras ofrecen a cada propietario la libertad de acceder a sus datos en línea, sin ataduras a una conexión física, si se configura erróneamente esa misma red inalámbrica de área local (WLAN) da esa libertad a cualquier atacante, publicó Interamerican Marketing Solutions en un comunicado.

Afortunadamente existen varios pasos que se pueden tomar para que cada persona esté segura de que su conexión inalámbrica sea tan segura como sea posible.

1. Evitar contraseñas por omisión

Configurar el router y dejar la clave por omisión de la cuenta del administrador es lo que en términos técnicos se llama una muy mala idea. Las configuraciones por omisión de la cuenta huésped se deben cambiar así como asumir que se han habilitado. Una vez hecho, el siguiente paso es inventar una contraseña fuerte para remplazar la que acabas de remover. Se ha escrito mucho sobre la relevancia de desarrollar claves complejas. En caso de necesitar unas cuentas sugerencias hay que empezar por asegurarse de mezcles letras y números en la contraseña para que no sea una palabra. de igual manera, se recomienda no incluir fechas de cumpleaños, nombres o cosas que se puedan adivinar fácilmente.

2. Considerar cambiar el nombre SSID por omisión

El identificador de conjunto de servicio (SSID por sus siglas en inglés) es el nombre público de la red inalámbrica de cada hogar. Muchas veces los fabricantes utilizarán los mismos SSIDs para todos sus productos. Aunque esto no impacta directamente la seguridad de la red, si un atacante identifica un SSID por omisión puede motivarse a intentar atacarlo bajo la presunción de que la red puede usar una clave por omisión y estar configurada sin seguridad. Aunque algunos argumentan que es mejor esconder los SSIDs en realidad esto tiene poco efecto en la seguridad. El SSID no es la clave de la red después de todo y existen varias herramientas que los hackers pueden usar para descubrirlo.

Incluso la mejor de las protecciones no significan nada si se dejan abiertas, por eso se recomienda ser cautos cone el acceso a la red inalámbrica. Foto: Shutterstock

Incluso la mejor de las protecciones no significan nada si se dejan abiertas, por eso se recomienda ser cautos cone el acceso a la red inalámbrica. Foto: Shutterstock

3. Proteger los puntos de acceso

La codificación es imprescindible para proteger una red inalámbrica. La mejor respuesta para las necesidades de encripción es WPA2 (WiFi Protected Access 2) que es más fuerte que su predecesor (WPA) así como WEP (Wired Equivalent Privacy), el cual precedió a WPA y se encontró que tiene muchos agujeros de seguridad. A diferencia de otras versiones, WPA2 ordena el uso de algoritmos AES (Advanced Encryption Standard) para la seguridad. Aunque WPA2 no es soportado por algunas tarjetas inalámbricas y puntos de acceso, se recomienda utilizar la opción más segura cuando sea posible.

4. Habilitar la característica de filtrado de dirección MAC

Una dirección de control de acceso (MAC) a medios es un identificador de hardware para la computadora personal. Al habilitar el filtrado MAC se puede tomar mayor control sobre quién se conecta a la red casera al configurar una lista de clientes que podrán conectarse. Una vez se habilita el ruteador/punto de acceso revisará la dirección MAC de cualquier cliente que manda una solicitud a unirse a la red contra esa lista. Aquellos que no están en la lista no se pueden vincular. sin embargo, esta no es una solución para mantener a un atacante fuera de la red pues las direcciones MAC se pueden falsificar así que hay que asegurarse de tomar otras precauciones de seguridad.

5. Deshabilitar la administración remota

Algunos routers inalámbricos permiten a los usuarios gestionarlo remotamente desde cualquier lugar. Si esto no es absolutamente necesario no hay razón para mantenerlo habilitado. Hacerlo abre una puerta a los atacantes quienes pueden aprovechar la situación para ganar acceso administrativo a este router en internet.

Finalmente se recomienda tener en cuenta que incluso la mejor de las protecciones no significan nada si se dejan abiertas, por lo que que seguir unos cuantos pasos básicos debe ser lo primordial para defender el Wi-Fi de los atacantes.