El Secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso, anunció este viernes un nuevo recorte al gasto público para enfrentar el impacto que pudiera tener en los mercados la salida de Reino Unido de la Unión Europea. Aseguró que la Comisión de Cambios intervendrá sólo si observa un ataque especulativo contra la moneda mexicana.

Foto: Especial

El Gobierno de México anunció medidas para enfrentar los efectos del Brexit en los mercados globales. Foto: Especial

Ciudad de México, 24 de junio (SinEmbargo).- El Gobierno de México anunció este viernes un nuevo recorte al gasto público por 31 mil 715 millones de pesos, como una medida emergente para enfrentar la volatilidad que ha provocado en los mercados la decisión de Reino Unido de abandonar la Unión Europea, anunció el Secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray Caso.

A diferencia del primer recorte, el de hoy no incluye a Petróleos Mexicanos (Pemex). Expresó que en caso de que se presenten episodios de especualción que pongan el riesgo las expectativas de inflación , la Comisión de Cambios actuará y estará atenta al desarrollo del mercado cambiario.

El 17 de febrero, Hacienda anunció un ajuste preventivo al gasto público federal de 2016 por 132 mil 300 millones de pesos, lo que equivale al 0.7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

El primero de abril, agregó que para el próximo año se hará un ajuste al gasto por 175.1 mil millones de pesos, que será adicional al ajuste preventivo anunciado en febrero, lo que suma 311.8 mil millones.

Del total de este monto, 21.079 millones de pesos, el 91.7 por ciento corresponderá a gasto corriente, apuntó, y así el Gobierno mexicano espera asegurar el cumplimiento de la meta fiscal.

Videgaray Caso aseguró que ante la separación del Reino Unido de la Unión Europea “no habrá un impacto relevante” en la cuenta corriente ni en la balanza comercial de México, ya que el comercio con ellos representa el 0.7 por ciento del total que el país hace con el mundo.

“Las reservas internacionales se utilizarían exclusivamente cuando a juicio de la Comisión de cambios se presentarán episodios de especulación que pusieran en riesgo las expectativas inflacionarias. La Comisión de cambios estará atenta al desarrollo del mercado cambiario y en caso de presentarse un fenómeno especulativo, la Comisión habrá de actuar utilizando distintos instrumentos”, expresó Videgaray en conferencia de prensa.

Afirmó que el peso se depreció frente al dólar en las primeras horas después de que se anunció el Brexit, al alcazar 19.51 pesos al mayoreo, y aunque luego se recuperó “se espera una alta volatilidad en los mercados” este viernes.

Roberto Del Cueto, subgobernador del Banco de México (Banxico) señaló durante la misma conferencia que la Comisión de Cambios estará en sesiones permanentes para actuar en caso de que se presente una situación complicada o algún tipo de riesgos en los mercados financieros.

“Vamos a ver con todo cuidado los efectos de esta decisión sobre las principales variables de nuestro país (…) Los mercados tiene una sobre reacción, pero estaremos listos para actuar y continuar con el camino que hemos seguido en los últimos años que una baja inflación”, dijo.

En materia de política económica, Del Cueto explicó que Banxico esperará la reunión de la última semana de junio para decidir si se necesita tomar alguna decisión en el tipo de cambio. Mantuvo el objetivo de déficit en el 3 por ciento.

El dólar se vendía esta mañana en 19.68 pesos en ventanillas de Bancomer, un dólar con 24 centavos más que en la apertura de ayer, cuando los sondeos sobre el Brexit iban parejos. Banamex lo ofertaba en 19.05 pesos e Inbursa en 19 pesos durante los primeros minutos de hoy. Después del anuncio de la SHCP el peso empezó a mostrar una ligera recuperación al cotizarse en 19.19 pesos por dólar en Bancomer, 19.13 pesos en Banamex y 19 pesos en Inbursa.

El 11 de febrero, antes de que las autoridades financieras anunciaran el primer recorte al gasto público del año y un aumento a las tasas de interés, el dólar en bancos alcanzó el máximo histórico de 19.71 por uno.

La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) se desplomaba 2.23 por ciento al comenzar la jornada.

El Wall Street también abrió con fuertes pérdidas y el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, caía un 2.74 por ciento minutos después del inicio de las contrataciones, mientras que el selectivo S&P 500 bajaba un 2.45 por ciento y el índice compuesto del mercado Nasdaq perdía un 3.66 por ciento.

En el mercado energético, el petróleo de Texas (WTI) arrancó la sesión con un fuerte descenso del 5.29 por ciento impactado también por los efectos del “Brexit”. El crudo de referencia en Estados Unidos bajaba 2.65 dólares y cotizaba a 47.46 dólares el barril.

Por su parte, el barril del crudo Brent para entrega en agosto abrió hoy en el mercado de futuros de Londres en 48.21 dólares, un 4.14 por ciento menos que al cierre de la jornada anterior.

promo reino unido

LA SALIDA DEL REINO UNIDO DE LA UE

El Reino Unido votó ayer a favor de abandonar la Unión Europea tras una agria y divisiva campaña electoral, una noticia que derribó el Gobierno británico, hundió los mercados internacionales el viernes y resquebrajó la estabilidad de un proyecto de unidad continental diseñado hace medio siglo para evitar una III Guerra Mundial.

La decisión plantea la posibilidad de años de negociaciones sobre comercio y lazos políticos y empresariales con lo que se convertirá en un bloque de 27 países, un divorcio sin precedentes que podría llevar décadas.

“Amanece en una Gran Bretaña independiente”, dijo el líder del Partido Independencia de Reino Unido (UKIP), Nigel Farage, ante los vítores de sus seguidores en la fiesta de campaña del bando partidario de salir del bloque. “Que el 23 de junio pase a la historia como nuestro nuevo día de independencia”, exclamó.

El Primer Ministro británico, David Cameron, que había liderado la campaña por mantener a Gran Bretaña en la UE, anunció que renunciaría al cargo en octubre cuando su Partido Conservador celebre su conferencia anual. El próximo Primer Ministro decidirá cuándo se invoca el Artículo 50, que inicia una salida de la UE.

“Haré todo lo que pueda como Primer Ministro para mantener estable el rumbo durante las próximas semanas y meses”, dijo. “Pero no creo que sea adecuado que yo sea el capitán que guía al país a su próximo destino”.

La Comisión Electoral señaló que el 52 por ciento de los votantes se inclinó por abandonar la UE. La participación fue alta, un 72 por ciento de los más de 46 millones de votantes registrados acudió a las urnas.

Los sondeos antes de los comicios mostraban una carrera muy ajustada, pero la última tendencia en la semana anterior al referendo parecía favorecer a los partidarios de seguir en la UE.

El resultado conmocionó a los inversionistas y golpeó los mercados internacionales. Los índices de referencia cayeron en torno a un 8 por ciento en Japón y Alemania.

El euro cayó frente al dólar y la libra quedó a su nivel más bajo desde 1985, perdiendo más de un 10% desde aproximadamente 1.50 dólares, para quedar por debajo de 1.35 dólares, ante el temor de que cortar lazos con el mercado único europeo perjudique a la economía británica y socave la posición de Londres como centro financiero global.

El gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, intentó tranquilizar a los mercados.

“Estamos bien preparados para esto”, dijo Carney. “El Tesoro y el Banco de Inglaterra han trabajado en extensas preparaciones de contingencia… Hemos tomado todas las medidas necesarias para prepararnos para los sucesos de hoy”.

También en un intento de tranquilizar los ánimos, el más destacado defensor del Brexit, Boris Johnson, adoptó un tono más serio del habitual para el extravagante ex Alcalde de Londres. Johnson dijo que el resultado no pretendía en ningún modo que el Reino Unido estuviera “menos unido” o fuera “menos europeo”.

Sin embargo, la Primera Ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, dijo que un nuevo referendo sobre la independencia escocesa “tiene que estar sobre la mesa”. El bando a favor de la independencia perdió hace dos años en un referendo en la región, pero sus líderes condicionaron después ese resultado a la permanencia británica en la UE.

Gran Bretaña sería el primer país importante que abandona la UE, nacida de las cenizas de la guerra cuando los líderes europeos trataban de tender puentes y evitar hostilidades en el futuro. Ante la falta de precedentes, no está claro qué impacto tendrá el resultado en el mercado único de 500 millones de personas —la mayor economía mundial_.

Los resultados mostraban la imagen de un país profundamente dividido: buenos resultados a favor de la UE en Londres, el motor económico y cultural británico y en la semiautónoma Escocia contrastaban con el abrumado sentimiento anti UE y a favor de salir del bloque en el resto de Inglaterra, desde las localidades costeras del sur al cinturón industrial del norte.

El resultado deja paso a una serie de nuevas negociaciones que se espera dure dos años o más mientras Londres y Bruselas buscan una forma de separar economías que llevan entrelazadas desde que la UE se sumó al bloque el 1 de enero de 1973. Hasta que se completen esas negociaciones, Gran Bretaña seguirá siendo miembro de la UE.

Las autoridades de instituciones como el Fondo Monetario Internacional, la Reserva Federal estadounidense y el Banco de Inglaterra advirtieron de que la salida de la UE tendría consecuencias en la economía mundial, que se está recuperando despacio de la crisis económica global.

“Introducirá un largo y posiblemente extenso periodo de grave incertidumbre económica sobre los acuerdos comerciales británicos”, señaló Daniel Vernazza, economista de Gran Bretaña en UniCredit.

La UE es la mayor economía del mundo y el principal socio comercial de Gran Bretaña. Supone el 45 por ciento de las exportaciones y el 53 por ciento de las importaciones británicas.