Aunque los precios de los energéticos registró un descenso superior al 15 por ciento a tasa anual, mensualmente el dato se elevó, probablemente impulsada por el alza en los precios del barril de crudo a nivel internacional, que superó la crisis de petroprecios que vio aumentar con la llegada de la pandemia de la COVID-19.

Ciudad de México, 24 de junio (SinEmbargo).- El Instituto Nacional de Estadística Geografía (Inegi) informó que el Índice de Precios al Consumidor (INPC) presento un aumento colocándose en el 3.17 por ciento, con respecto a la última quincena de mayo. Es la cuarta quincena consecutiva que el dato observa un crecimiento.

A tasa anual el mayor descenso, de los conceptos que conforman la inflación no subyacente, fue el de los energéticos, con una baja de 6.55 por ciento, pero los precios de frutas y verduras aumentaron un 15.28 por ciento, aunque a tasa mensual la variación fue al revés.

Pese al descenso de los precios de los energéticos, los precios de la gasolina de bajo octanaje y de la electricidad subieron más del 2 por ciento. Con el resultado de los primeros quince días de abril, la inflación a tasa anual creció 0.32 por ciento, rango establecido dentro de los parámetros del Banco de México del +/- 3 por ciento.

Durante el mismo periodo del año anterior, la inflación quincenal se elevó 0.01 por ciento y se ubicó a tasa anual en 4.00 por ciento.

“Dadas las medidas extraordinarias adoptadas por el Inegi ante el estado de emergencia sanitaria originada por el COVID-19, a partir del presente mes de abril y mientras dure esta emergencia sanitaria, la medición del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) seguirá utilizando medios electrónicos como el Internet, correo electrónico, teléfono y otras tecnologías de la información para obtener sus cotizaciones”, expresó el instituto.

El índice de precios subyacentes aumentó 0.29 por ciento quincenal y 3.66 por ciento anual; el no subyacente registró un aumento de 0.39 por ciento quincenal y subió 1.63 por ciento anual.

“Al interior de la inflación se percibe un efecto por la reapertura económica, lo cual se hace evidente en la inflación de las mercancías no alimentarias y de los servicios. Al interior de los energéticos la gasolina de bajo octanaje sigue mostrando incrementos en su precio y es probable que se mantenga al alza en las quincenas posteriores ante incrementos en la demanda”, explicó la analista de Banco Base, Gabriela Siller.

Al interior del indice de precios subyacentes, las mercancías incrementaron 0.43 por ciento y los servicios bajaron 0.15 por ciento quincenal.

Dentro de los no subyacentes, los precios de los productos agropecuarios descendieron 0.92 por ciento y los de los energéticos y tarifas autorizadas por el Gobierno aumentaron 1.28 por ciento quincenal.

Durante el mes de junio los precios del petróleo han regresado a las alzas tanto a nivel mundial como nacional, lo que impacto en los precios de las gasolinas.