Las autoridades investigan si el cadáver corresponde a San Juana “N”, una niña de nueve años de edad que fue reportada como desaparecida desde el pasado viernes 20 de julio.

Con éste, ya suman tres casos de violencia reciente contra infantes. El primero ocurrió el pasado 17 de julio, cuando Ana Lizbeth Polina Ramírez, de ocho años de edad, fue asesinada y abandonada en un baldío de la colonia Vistas del Río, en Juárez, Nuevo León.

El segundo caso fue reportado mismo día, pero esa vez se trataba de una niña de siete años de edad, quien fue hallada sin vida al interior de su habitación y con una herida en el cuello, en una casa ubicada en el Fraccionamiento Arboledas, de Altamira, Tamaulipas.

Ciudad de México, 24 de julio (SinEmbargo).- El cuerpo de una menor de entre ocho y 11 años de edad fue hallado al medio día del lunes en un lote baldío, ubicado en la privada Villa de las Flores de la colonia Pirules, en el municipio de Guadalupe, Zacatecas, informó la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE).

Jesús Manuel Valerio Pérez, Subprocurador de Investigaciones y Procedimientos Penales, detalló que las autoridades encontraron ayer el cadáver con el rostro sobre el piso y fauna cadavérica, la cual aparece a las 24 o 48 horas de que alguien es privado de la vida.

En conferencia de prensa, el funcionario precisó que ya se realiza la necropsia de Ley y un estudio de genética para identificar a la niña, ya que su cuerpo estaba expuesto a la intemperie y con rostro estaba desfigurado.

“Estamos a la espera de que concluya la necropsia y el respectivo estudio de genética. ¿Por qué el estudio de genética? Porque como ya les platicaba el cuerpo de esta menor está expuesto a la intemperie y el rostro está desfigurado”, explicó.

Asimismo, tratan de saber si el cadáver corresponde a San Juana “N”, una niña de nueve años de edad que fue reportada como desaparecida desde el pasado viernes 20 de julio.

Jesús Manuel Valerio Pérez indicó que la Policía Ministerial recibió el reporte de los hechos alrededor de las 19:00 horas de ese día, donde se refería que la madre había mandado a la infante a una tienda de abarrotes a las 15:00 horas, tarea de la que ya no regresó.

Ante dicha situación, se activó la Alerta Amber para dar con su localización, por lo que se desplegó un operativo y durante la búsqueda, hallaron el cuerpo en el lote baldío.

Conferencia de Prensa conjunta del Secretario de Seguridad Pública, Ismael Camberos Hernández, y el Subprocurador de Investigaciones y Procesos Penales, Jesús Manuel Valerio Pérez, en la Fiscalía General de Justicia del Estado.

Posted by Secretaría de Seguridad Pública Zacatecas on Monday, July 23, 2018

 

Además, el Subprocurador señaló que ya arrancaron los protocolos de investigación en materia de feminicidio, debido al género de la víctima, al lugar donde se encontró y a los signos de violencia que presentaba su cuerpo.

Frente a la titular del Centro de Justicia para las Mujeres y a Ismael Camberos Hernández, Secretario de Seguridad Pública de la entidad, aseguró que en Zacatecas no se tienen indicios de grupos cuya actividad sea la privación de la libertad de menores.

En tanto, Alejandro Tello, Gobernador zacatecano, subrayó que no permitirán que la niñez sea violentada y exigió a la Fiscalía hacer todo lo que se requiera para que “este cobarde y monstruoso crimen no quede impune y sea castigado de manera ejemplar al o los responsables”.

Con éste, ya suman tres casos de violencia reciente contra infantes. El primero ocurrió el pasado 17 de julio, cuando Ana Lizbeth Polina Ramírez, de ocho años de edad, fue asesinada y abandonada en un baldío de la colonia Vistas del Río, en Juárez, Nuevo León.

Policías y rescatistas rastrearon a la menor en casas abandonada y terrenos hasta que la localizaron.

El domingo 15 de julio, Ana salió de su casa acompañada de su madre. Iban juntas hacia el trabajo.

La pequeña acudió sola a una caseta de la colonia y desapareció. En un video se observa el momento en que un hombre de tez blanca, barba y bigote negros, vestido con bermuda azul y cachucha negra, se retira con la menor.

Ana tenía el cabello largo y la lacio, color castaño, tez morena clara y ojos café oscuro; medía 1.40 metros y era de complexión delgada.

El segundo caso fue registrado el mismo día, pero esa vez se trataba de una niña de siete años de edad, quien fue hallada sin vida al interior de su habitación y con una herida en el cuello, en una casa ubicada en el Fraccionamiento Arboledas, de Altamira, Tamaulipas.