Una parte importante de la serie literaria y que ha podido verse en su paso al cine es todo lo relacionado a leyendas y mitos relacionados con el valle del Baztán y su capital, Elizondo. Además con el lanzamiento de Ofrenda a la tormenta, se cierra la saga, al ser una trilogía. No obstante la reciente precuela podría abrir las puertas a una nueva entrega.

Madrid, 24 de julio (EuropaPress).- La Trilogía del Baztán ha logrado ir más allá del fenómeno literario al convertirse en una importante saga cinematográfica, una de las pocas españolas enfocadas en el género policíaco. Codeándose con franquicias nórdicas como Millennium o Misericordia, tras El guardián invisible y Legado en los huesos, llega ahora Ofrenda a la tormenta, disponible desde este 24 de julio en Netflix.

Aunque la tercera entrega de la saga tenía planeado un estreno en cines, siguiendo los pasos de las dos anteriores películas, la pandemia del coronavirus tumbó los planes iniciales de los productores, que finalmente optaron por pasar a un lanzamiento en streaming, dada la gran acogida que tuvieron las dos anteriores cintas en la plataforma a nivel internacional.

Ahora bien, ¿qué tienen los casos liderados por la inspectora Salazar que han convertido a la Trilogía del Baztán en un fenómeno internacional? Toca dar un repaso a seis curiosidades de Ofrenda a la tormenta, una de las sagas más importantes de la ficción española actual.

LEYENDAS Y MITOS

Una parte importante de la serie literaria y que ha podido verse en su paso al cine es todo lo relacionado a leyendas y mitos relacionados con el valle del Baztán y su capital, Elizondo. Ejemplo de ello es el nombramiento del Basajaun en El guardián invisible o cómo toda la investigación de Legado en los huesos se centró en todo lo que significaba la palabra “Tarttalo” o cómo la secta relacionada con la madre de la inspectora Salazar y el doctor Berasategui será uno de los pilares de Ofrenda a la tormenta.

ESPÍRITU NÓRDICO

El haber comparado la Trilogía del Baztán con Misericordia o Millennium no es casualidad. Poco después de la publicación de El guardián invisible, en 2013, el productor alemán Peter Nadermann, uno de los impulsores de las películas de la citada Millennium, compró los derechos para llevar la serie literaria al cine. Es por eso, que las tres entregas han sido coproducciones entre España y Alemania y que, en muchos aspectos, sobre todo técnicos, haya una estética muy en la línea del thriller nórdico.

AMAIA SALAZAR, ICONO FEMINISTA

Un punto que destaca de la inspectora Salazar es que ella es la absoluta protagonista de las tres entregas. Durante la promoción de Legado en los huesos, Marta Etura reivindicó a la agente como icono feminista, destacando cómo en la saga ha podido verse la realidad femenina, como lo complicado que es la conciliación laboral o el que tenga que imponerse como jefa en una comisaría llena de hombres.

LA RELACIÓN ENTRE MADRES E HIJAS

Un tema constante en las tres entregas es la relación entre madres e hijas y sus consecuencias cuando las progenitoras, especialmente en el caso de Rosario, madre de Amaia, crean un entorno viciado desde la más tierna infancia. Las secuelas de ello, unido a los propios miedos de la inspectora, marcan también su propia maternidad, como pudo verse en Legado en los huesos y también en Ofrenda a la tormenta.

RODADA EN EL BAZTÁN

A la hora de adaptar las tres novelas, la autora Dolores Redondo exigió que las historias se rodasen realmente en el Valle del Baztán, cosa que sucedió, puesto que la mayor parte de las localizaciones están situadas en Elizondo y Lesaka. Sí hubo escenas rodadas fuera de Navarra, al haber habido secuencias filmadas en Cataluña, Aragón y la Comunidad de Madrid. Pero el grueso de la grabación de las tres cintas fue en la región donde suceden las tramas.

¿HABRÁ MÁS ENTREGAS?

Oficialmente, con el lanzamiento de Ofrenda a la tormenta, se cierra la saga, al ser una trilogía. No obstante, Redondo publicó en 2019 una precuela de la trilogía, La cara norte del corazón, que cuenta los inicios de la inspectora Salazar como policía. ¿Esto se traducirá en una nueva entrega cinematográfica? El tiempo lo dirá.