Entrevista respecto a la violencia que no cesa en los pueblos del corredor de Xochipala a Filo de Caballos, el Obispo de Chilpancingo dijo que “desgraciadamente” ya no es por el trasiego de la droga, sino porque el precio de la amapola cayó y se han almacenado muchísimas toneladas, lo que está empobreciendo más a las personas. “Esa gente que se mantenía plantando amapola, ahora están organizando gavillas de ladrones para poder sobrevivir”, dijo.

Por Zacarías Cervantes

Chilpancingo/Ciudad de México, 24 de septiembre (El Sur/SinEmbargo).- El Obispo Salvador Rangel Mendoza declaró que la violencia y la inseguridad en los pueblos de la sierra de Guerrero ya no es por el trasiego de la droga, sino que ya son gavillas que están asaltando y robando por la situación de pobreza de los habitantes, debido a la disminución del precio de la amapola que ya no pudieron vender este año.

Advirtió que si el Gobierno Federal no implementa un programa, la situación se va a agravar en los próximos meses, porque ya son toneladas de droga las que no se vendieron por los precios bajos, provocados por la introducción del fentanilo, que es mucho más potente y barato que la goma de amapola.

Por otra parte, el obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa declaró que el presidente Enrique Peña Nieto se va a llevar una pesada loza sobre sus hombros, por no haber querido o podido resolver el caso de la desaparición de los 43 estudiantes de la normal de Ayotzinapa.

Rangel Mendoza fue entrevistado por El Sur al término de la misa que oficia cada domingo, de 7 a 8 de la noche, en la iglesia de la Asunción de María.

El Obispo de Chilapancingo-Chilapa, Salvador Rangel. Foto: Cuartoscuro

Respecto a la violencia que no cesa en los pueblos del corredor de Xochipala a Filo de Caballos declaró que “desgraciadamente” ya no es por el trasiego de la droga, sino porque el precio de la amapola cayó y se han almacenado muchísimas toneladas de droga, lo que está empobreciendo más a las personas, “esa gente que se mantenía plantando amapola, ahora están organizando gavillas de ladrones para poder sobrevivir”.

Declaró que subiendo a Filo de Caballos están robando la mercancía “ahora ya no hay transporte tampoco”. También dijo que existe una rivalidad acendrada entre los dos grupos delictivos: el de Tlacotepec y el de Filo de Caballos.

Informó que esa rivalidad desembocó en el secuestro la semana pasada del ex alcalde de Heliodoro Castillo (Tlacotepec), Efraín Figueroa Durán, “pero lo que no se dice es que también secuestraron al hermano del señor, que controla Filo de Caballos, y a un hijo; entonces llegaron a un arreglo porque hubo un canje, por el ex presidente”, reveló.

“Así se la están llevando. Yo siempre he dicho que la violencia va a provocar más violencia”, sentenció.

El obispo llamó la atención del gobierno federal, “le tiene que poner cuidado a la sierra, porque la gente se está peleando ahorita no por la droga, sino por el hambre”, insistió.

Contó que en una ocasión platicó con un líder de éstos y que le planteó: “Ya dejen de robar, hombre”, y que el jefe criminal le aseguró que en lo posible se lo ha pedido a su gente, que no robe, “incluso me dijo: ‘yo ya tableé a uno y a otro lo arreglé, pero a veces no nos hacen caso por la necesidad’”.

Agregó que el mismo líder le confió que él tiene a 100 hombres en su casa, a quienes les tiene que dar de desayunar, comer y cenar, “y yo me pregunto ¿de dónde van a agarrar tanta comida, de dónde se van a poder mantener?”. Rangel advirtió que si el gobierno no les da alguna salida, se van a seguir encontrando un sinnúmero de gavillas de ladrones.

Recordó que el tramo de la carretera Chilpancingo-Iguala se ha vuelto muy insegura, “a mí personalmente me tocó pasar cuando acababan de saltar a un autobús por Maxela (municipio de Iguala), y otra vez me encontré con la misma gavilla cuando iba hacia Filo de Caballos. Estaban asaltando cuando pasé por allí. Yo iba con la sotana de obispo y me dejaron ir”, reveló.

Todo eso que está pasando, insistió, porque ya no se vende la droga y se dedican a asaltar y a robar. “Entonces, de alguna manera se tiene que hacer algún programa en la sierra. Si no, yo creo que esto va a seguir aumentando y se van a seguir peleando unos pueblos contra otros, por rivalidades y envidias; pero más que nada por las necesidades que tienen”.

Dijo que otra opción que están buscando quienes se dedicaban a sembrar y a comerciar la droga, es presionar a las minas de Mezcala y Carrizalillo, para que les den dinero. Aseguró que por eso se está impidiendo el transporte hacia las poblaciones cercanas a las minas, como Mezcala y Carrizalillo.

Con respecto al 4 aniversario de los ataques a los normalistas y la desaparición de 43 de ellos, opinó que Enrique Peña Nieto no quiso o no pudo resolver el problema, “yo veo que no han dado a conocer la verdad y mientras sigan ocultando ciertas cosas, mientras no se hable con franqueza a la población, la población va a continuar dudando de las autoridades y no va a confiar en la solución que ellos han dado”, dijo.

“Creo que el señor Peña Nieto se va a llevar una pesada loza sobre sus hombros, porque no supo o no quiso resolver lo de Ayotzinapa, o también sus colaboradores no hicieron lo suficiente para resolver la situación”, dijo.

Agregó que espera que con el nuevo gobierno haya más luces y pistas, que se les pueda hacer justicia “a estos muchachos desaparecidos. No solamente a ellos, sino a todos los desaparecidos que tenemos”.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE EL SUR. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.