El club de los idealistas, del cineasta Marcelo Tobar, llega a las salas de cine en forma de una comedia con mucho drama que hará reflexionar al público sobre las interacciones humanas y sobre todo en las amistades que llegan años conociéndose, pero que aunque sea así, siempre hay algo nuevo por descubrir.

Ciudad de México, 24 de septiembre (SinEmbargo).– ¿Cuánto extrañamos ver a nuestros amigos?, ¿qué tanto deseo tenemos de abrazarlos? y sobre todo: ¿cuánto hace falta soñar en estos tiempos en lo que todo parece sombrío? Aunque aún no es tiempo de hacer reuniones, una buena opción para lanzar un suspiro al sentir añoranza por estar con los nuestros es ver la cinta El club de los idealistas, del cineasta Marcelo Tobar.

La cinta parte de una reunión esperada de toda una vida. Amigos entrañables hechos en la universidad que tras muchos años se vuelven a ver para disfrutar del logro de uno de ellos que al mismo tiempo ha cumplido parte del sueño de todos: Construir una casa a las afueras de la ciudad para vivir cerca de la naturaleza y al lado de los terrenos de sus otros amigos que prometieron hacer lo mismo para envejecer juntos.

“Es una película que trata sobre la amistad. Una cinta que tarta sobre el reencuentro de unos amigos que hace mucho tiempo no se venían y se vuelven a encontrar. Es una película donde hay mucho contacto físico con estos amigos de toda la vida. Está increíble porque en estos momentos eso hace falta más que nunca. Nunca nos habíamos podido imaginar que el contacto físico iba a ser tan necesario, que vemos a alguien y nos dan unas ganas de abrazarlo y no se puede”, comenta en entrevista con SinEmbargo la actriz Yolanda Ventura.

Ella, al igual que los actores Tiare Scanda, Juan Pablo Medina, Tomás Rojas, Claudia Ramírez y Andrés Palacios, conforman este grupo de amigos que se reencuentran para disfrutar del fin de semana en la casa de campo de uno de ellos. Sin embargo, los años han pasado y sus contrastantes personalidades ponen en prueba su amistad.

“Es súper importante la cuestión de la amistad. De los valores principales de la condición humana, y la película es una de las temáticas que borda. A mí me mueve mucho cómo de pronto, después de que va revelándose el conflicto de cada uno de los personajes, uno se da cuenta es que la amistad es un tejido que crece por debajo de cualquier otra problemática. La amistad siempre perdura cuando es sólida y está fundada en la raíces. La amistad es a pesar de todo”, afirma Tomás Rojas.

La idea de la cinta parte del deseo de Tobar por hacer una trama que lograra un balance entre los filmes altamente comerciales en taquilla y las de autor, deshaciéndose de lo desechable de las primeras y lo elitistas de las segundas, según lo explica.

El resultado fue una comedia que profundiza en los toques dramáticos de los personajes, y ser un respiro en estos tiempos en los que hace falta volver a lo más esencial.

“Lo necesitamos desesperadamente idealizar en México. Hay una cosa muy linda en esta película, Marcelo planteó desde el principio que no se podía hablar de política, y fue una gran idea porque lo que sucedió fue que sólo podíamos poner en la mesa lo que teníamos en común que es muchísimo. Es muy importante conectar con lo que nos une, lo que nos hermana, lo que le da sentido a nuestra conexión. Si hubiéramos hablado de política esta película no hubiera sido la película que es porque tenemos ideas muy distintas todos, nuestros pensamientos, actitudes y caracteres que hubieran generado pólvora”, relata Scanda.

Los seis amigos se encuentran decepcionados porque la promesa de jubilarse juntos está muy lejos ya. El único que la cumplió fue Aranas (Juan Pablo Medina), quien a pesar de haberlo logrado no se encuentra bien por los problemas que arrastra con su esposa, una mujer que decide irse por tiempos prolongados dejando a su hijo a cargo del padre.

“Para mí fue un reto muy lindo poder interpretar a un personaje que estuviera tan alejado de quien soy yo. Hablé mucho con Marcelo de esta conexión con la naturaleza, con su hijo, de enfrentar la problemática que tiene con su pareja sin que el niño salga lastimado”.

“El tiene esta vida que siempre pensó que es una vida tranquila y feliz, pero realmente no la está pasando bien ahí, él no está en ese lugar, como es en la vida, nos enfrentamos siempre con problemáticas y no siempre lo que se ve es lo que está pasando dentro”, agrega Medina.

La amistad se pone a prueba. Foto: Cinépolis Distribución

Un fin de semana de reencuentro y de reencontrarse. Foto: Cinépolis Distribución

¿Qué harías si tus amigos ya no son lo que eran antes? Foto: Cinépolis Distribución

Cada uno de ellos lucha con diferentes cosas: un matrimonio fallido, la falta de una pareja que comprende la libertad, la inmadurez para enfrentar una separación, la soledad o un matrimonio sin comunicación.

Volver  ala tierra en que se hicieron promesas hace a los personajes enfrentarse así mismos, a sus miedos. Saber que la edad no es sinónimo de sabiduría y fortaleza para confrontarse. Sin embargo, nunca es tarde para tomar fuerza de los que te quieren y rodean para solucionar aquello que no ha salido como se esperaba.

“Hay un espíritu en la película que es darnos cuenta que nunca es tarde, de reflexionar si somos lo que realmente queremos ser, y si lo que somos nos hace felices. Cuáles son las cosas relente importantes. Son todas las preguntas que se hacen estos personajes inconscientemente no es como que se estén preguntando el uno al otro qué es lo importante”, cuenta su director Marcelo Tobar.

El club de los idealistas está ya en salas de cine de la República mexicana. Recuerda que los cines cumplen con medidas estrictas de higiene para evitar contagios por la COVID-19, no obstante los asistentes también deben respetar los lineamientos con el uso de cubrebocas y no asistir en grupos grandes.

“Es una película con la que van a pasar un buen rato. Va a ser una película con la que van a salir hablando porque todos somos alguno de esos personajes y nos podemos identificar, y tenemos amigos que son como esos personajes. Las canciones se las van saber todas. Van a ver paisajes bonitos. Es una película entrañable y diferente. Van a pasar un bien rato y a la vez van a entender muchas cosas de sus amigos, de ti”, culmina Yolanda.