El actor, que debuta como director con Falling, un drama padre e hijo que se presenta hoy en el certamen, comenzó sus agradecimientos leyendo en euskera y luego en español, para después olvidarse del discurso que llevaba escrito e improvisar.

San Sebastián, 24 septiembre (EFE).- Con la música en directo de Lord of the Rings interpretada por un cuarteto de viento y un video de felicitaciones de los que no pudieron estar presentes -entre ellos el director David Cronenberg- arrancó la ceremonia de entrega del Premio Donostia 2020 a Viggo Mortensen.

Agustín Díaz Yanes, que le dirigió en Capitán Alatriste, fue el encargado de entregarle al actor estadounidense el galardón más prestigioso del Festival español de Cine de San Sebastián en una gala con aforo restringido en el Palacio del Kursaal.

Acto seguido, un invitado sorpresa, el capitán del equipo de futbol local, la Real Sociedad, Asier Illaramendi, le obsequió con dos camisetas del equipo con su nombre estampado en la espalda, dada la conocida afición al futbol de Mortensen.

El actor, que debuta como director con Falling, un drama padre e hijo que se presenta hoy en el certamen, comenzó sus agradecimientos leyendo en euskera y luego en español, para después olvidarse del discurso que llevaba escrito e improvisar.

“Les felicito por la suerte de seguir vivos y por el amor al cine que demuestran estando aquí”, dijo en un discurso en el que no podían faltar las alusiones a la crisis mundial por la pandemia del coronavirus.

“El covid-19 nos ha jodido a todos y seguirá haciéndolo”, dijo el actor de Eastern Promises o Captain Fantastic.

“Pero, por otro lado, es un obstáculo más en nuestra existencia, siempre hemos vivido con incertidumbre, puede que ahora seamos más conscientes, pero la incertidumbre es ley de vida y la vida es un regalo, tenemos que seguir adelante acompañando a los que están solos y honrando a los que no están, haciendo lo mejor posible con lo que podemos imaginar”.

Mortensen dio las gracias a los que siguen yendo al cine y a los cineastas que admira, mencionando expresamente a Díaz Yanes, David Cronenberg y Agnes Varda y se declaró afortunado por formar parte de la historia del cine y de la lista de Premios Donostia que le antecedieron.

Una lista que incluye nombres como Michael Caine, Sean Penn, Al Pacino, Woody Allen, Jessica Lange, Donald Sutherland, Julie Andrews o la propia Agnes Varda.

El actor estadounidense, Viggo Mortensen, durante la ceremonia de entrega del Premio Donostia durante la 68 edición Festival Internacional de Cine de San Sebastián. Foto: EFE

En su presentación del premiado, la periodista Edurne Ormazábal destacó de Mortensen su compromiso con el oficio y con el mundo, su “sentido y sensibilidad” y la amplia gama de personajes que ha encarnado, “combativos, furiosos, intelectuales, seductores, canallas”.

En el video de felicitaciones de los que no pudieron estar presentes en la ceremonia, Cronenberg -que tiene un pequeño papel como actor en Falling– asegura que “es capaz de hacer cualquier personaje” y que si pudiera lo tendría en todas sus películas.

“Con él no solo tienes un actor sino un equipo entero de producción: decorador, vestuario, fotografía y cualquier aspecto técnico que le pidas; conoce todos los aspectos del cine y es muy colaborador, dulce y amable”, dice el director de “Una historia de violencia”.

El productor británico Jeremy Thomas y el exfutbolista del San Lorenzo -el equipo de Viggo Mortensen- Beto Acosta también se unieron a las felicitaciones por vía telemática. Y Acosta ha mostrado otra camiseta que le tiene preparada, ha dicho, para cuando vaya a Argentina.