Los pobladores de esta región, ubicada al sureste del estado de Puebla, refirieron que los ladrones son oriundos del municipio de Cañada Morelos, después de que las autoridades estatales y federales han iniciado en estos puntos varios operativos.

Vecinos de la región del sureste del estado de Puebla reportaron que las unidades ferroviarias que son atracadas llevan solo granos como el maíz y sorgo. Foto: Periódico Central

Por Karen Meza

Puebla/Ciudad de México, 24 de octubre (Periódico Central/SinEmbargo).- La estrategia de la delincuencia de colocar piedras medianas y tablas de madera para frenar a los trenes de Ferrosur y atracarlas se ha extendido a la localidad de San José Tlacuitlapan del municipio de Tlacotepec de Benito Juárez.

Un vecino de la región entregó a Periódico Central una fotografía que circularon los propios delincuentes en sus redes sociales para “presumir” cómo atracarían una unidad en el pueblo de apenas mil habitantes.

Los pobladores de esta región, ubicada al sureste del estado de Puebla, refirieron que los ladrones son oriundos del municipio de Cañada Morelos, después de que las autoridades estatales y federales han iniciado en estos puntos varios operativos.

El modo de operación es similar al que realizan los pobladores de las localidades de Cañada Morelos. A principios de septiembre, el noticiero nocturno En Punto, de Televisa, ha demostrado la actividad de esta banda delictiva que involucra a más de 100 personas.

Los declarantes anónimos, señalaron que las unidades ferroviarias que son atracadas llevan granos como el maíz y sorgo además de salvado.

El punto de robo es en una zona árida y solitaria además de que los elementos policiacos son, por mucho, menos que el grupo de delincuentes.

A decir de los propios pobladores, la mercancía que es robada se oferta a la “Molinera de México” del municipio de Tecamachalco, el “Grupo Pabsa” de alimentos agropecuarios de Tlacotepec de Benito Juárez, “Bachoco” de Yehualtepec además de otras empresas de Tehuacán y el estado de Oaxaca.

En el caso de Cañada Morelos, las comunidades donde más se registran robos son en San Antonio Soledad, San Isidro Tezuapan, Azumbilla y El Arenal.

Otros puntos donde se ha detectado este delito son en la comunidad de Jesús de Nazareno, perteneciente a Ciudad Serdán y en los límites de los municipios de San Juan Atenco y San Salvador El Seco.

El robo de trenes se han desatado desde principios de septiembre, fecha que coincide con la baja de venta de combustible robado, comúnmente conocido como huachicol.

Durante los robos se han llevado material para construcción como varillas, cemento, cal y hasta el diésel de la locomotora. Asimismo, autopartes, electrodomésticos además de abarrotes.

El 8 de septiembre, este periódico digital documentó que se han reportado al menos 10 robos –en lo que va del año– a trenes de Ferrosur en Puebla que han significado pérdidas millonarias; la mayoría de los asaltos se presentan en la zona de Cañada Morelos a manos de pobladores de la zona que bloquean las vías y con camionetas se llevan la mercancía.

El 9 de septiembre se dio a conocer que los ladrones de trenes comercializan lo robado a Ferrosur en redes sociales como Facebook.

Esta venta ilegal se lleva a cabo mediante los familiares de los ladrones, quienes en sus perfiles ponen a la venta los artículos robados, principalmente en los municipios de Tehuacán, Esperanza, Ciudad Serdán, Tecamachalco, Cuacnopalan y Cañada Morelos.

El 17 de octubre, el noticiero de Imagen de Ciro Gómez Leyva reveló que los artículos son ofertados a mitad de precio en las tiendas locales del municipio de Acatzingo y en locales de la central de abasto de Huixcolotla.

*REPRODUCIDO EN SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE LA AUTORA Y DE PERIÓDICO CENTRAL DE PUEBLA