Author image

Francisco Javier Pizarro

24/10/2021 - 12:01 am

Opositores vs. Ley de Ingresos y la Miscelánea Fiscal de 2022

Están fúricos porque con la aprobación de este dictamen se crea un nuevo esquema tributario simplificado para los pequeños contribuyentes.

Discusión de la Miscelánea Fiscal en la Cámara de Diputados.
“El bloque opositor de estas reformas de la Ley de Ingresos y de la Miscelánea Fiscal han llegado al extremo de amenazar al Presidente”. Foto: Rodolfo Angulo, Cuartoscuro

Al inicio de la semana en curso, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó en lo general (260 votos a favor y 218 en contra) la Ley de Ingresos y la Miscelánea Fiscal, que contiene reformas a las leyes del Impuesto sobre la Renta; del Valor Agregado; sobre la Producción y Servicios; sobre automóviles nuevos y del Código Fiscal de la Federación, en lo particular.

Como era de esperar, los legisladores de los partidos opositores a Morena y sus aliados, se manifestaron durante 4 horas en contra de la ley referida, pese a lo cual, no pudieron demostrar que generará “nuevos impuestos” como era en anteriores gobiernos del PRI y del PAN.

Al contrario, lo que les irritó es que la Ley de Ingresos propuesta por el Presidente de la República (AMLO), “no ofrece ningún estímulo fiscal para las empresas, y tampoco contempla aumentar la contratación de la deuda”, lo que según el Diputado Marcelino Castañeda Navarrete, del PRD, “renuncia a la posibilidad de dotar al país de herramientas y recursos para su desarrollo”. Si como no.

El Diputado panista Jorge Romero, por su parte, calificó sin recato alguno, que la Ley de Ingresos propuesta, era “terrorismo fiscal”; cuestionó que se incluya en el Registro Federal de Contribuyentes a los jóvenes de 18 años en adelante; que se baje la deducibilidad de impuestos de las donaciones “altruistas” de ocho mil millones de pesos, que aportan los magnates del sector privado a cinco mil organizaciones civiles, entre ellas la de “Derechos Humanos” de Claudio X. González, que encabeza la ultraderecha “Va por México” y patrocina a los partidos opositores a la 4ta Transformación.

Dejan en claro que, para ellos, la política fiscal “legal”, son los “dudosos donativos” que han creado no en beneficio de los ciudadanos, sino para “evadir sus impuestos y el de las empresas fractureras”, las cuales contratan a jóvenes sin apego alguno a la Ley del Trabajo con pírricos salarios.

Están fúricos porque con la aprobación de este dictamen se crea un nuevo esquema tributario simplificado para los pequeños contribuyentes. La Miscelánea Fiscal que presentó al Congreso de la Unión, contempla un “Régimen simplificado de Confianza” en la Ley del Impuesto Sobre la Renta (SRI), el cual busca indultar el pago de ese impuesto a personas físicas que se dediquen exclusivamente a las actividades agrícolas, ganaderas, silvícolas o pesqueras, siempre y cuando el monto de sus ingresos en el ejercicio fiscal de cualquiera de ellos, no exceda los 300 mil pesos.

En lo que se refiere a la iniciativa de que los jóvenes mayores de 18 años se inscriban al Registro Federal de contribuyentes (RFC), que todos critican, NO significa que tengan que pagar el pago de impuestos y, en consecuencia, no se les aplicará sanción alguna. Desde mi punto de vista, lo que el Presidente de la República quiere es obligar a los magnates del outsourcing que pululan en todo el país, particularmente en la industria maquiladora, a que evadan la Ley Federal del Trabajo tanto en lo que se refiere al pago salarial establecido, como también incorporarlos al de sector salud que la mayoría de los trabajadores carecen.

En cuanto a la limitación de impuestos por donativos, que los neoliberales dicen que “afecta el financiamiento” que otorgan a organizaciones civiles que manipulan, es una falacia. Lo que la reforma al Artículo 151 de la Ley de impuestos sobre la Renta (ISR) propone, es que los magnates como Claudio X. González y Carlos Slim –para poner sólo dos ejemplos— únicamente podrán deducir hasta el 15 por ciento del total de sus ingresos multimillonarios, para que los “deducibles por donativos” ya no estén en una bolsa aparte, sino dentro de la tasa del 15 por ciento referida.

El bloque opositor de estas reformas de la Ley de Ingresos y de la Miscelánea Fiscal han llegado al extremo de amenazar al Presidente. El titular del PRI declaró que, si no se modifica estas reformas, tampoco van a apoyar la reforma de la energía eléctrica.     

José Francisco Yunes, Diputado tricolor, fue más claro: “No podemos respaldar un paquete tributario que lastima al sector exportador y al sector productivo en el ámbito empresario”. (Compañías y empresas fractureras).

Margarita Zavala, esposa de Felipe Calderón, reiteró el martes pasado: “No podemos acompañar cambios que limiten la posibilidad de deducir donativos a la sociedad civil que realizan labores que el Estado no puede hacer” (se refiere evidentemente a Claudio X. González).

La Diputada chihuahuense del PAN, Patricia Terrazas, secretaria de la Comisión de Hacienda, dijo que el Régimen de Confianza referido líneas arriba, “necesita cirugía mayor”. Obvio es que describe no a los campesinos, sino a los terratenientes y compañías trasnacionales. Su compañero panista Carlos Valenzuela, lo refrendó. Agregó “no hay ningún estímulo fiscal para el campo” y que eliminar la “deducibilidad de los donativos a la sociedad civil” es un albazo del Presidente.

La Diputada de Morena, Patricia Armendáriz, sin “querer queriendo”, les hizo saber a los opositores que “No es posible que México tenga una de las recaudaciones más bajas entre los países de la OCDE; por esta razón la Miscelánea Fiscal trata de acotar las prácticas del pasado de los grandes contribuyentes… que donan 200 mil 300 mil pesos para deducirlos de impuestos”.

Si bien la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados aprobó el dictamen de la Ley de Ingresos y Miscelánea Fiscal de 2022, falta aún saber en qué, va a terminar estas “vencidas” del bloque opositor en contra de Morena y sus aliados, en el pleno de San Lázaro.

Veremos y diremos.

Francisco Javier Pizarro
Periodista y columnista. Fue coordinador editorial, subdirector y director del Diario de Chihuahua de 1989 a 2003. Obtuvo el premio Nacional de periodismo 2001 a 2002. Director y conductor del programa Televisivo A Fondo (2003 a 2009), del programa radiofónico Segundo a Segundo (2010 a 2017) y actualmente de la pagina de Reflexiones en Voz Alta en Facebook.
en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas