El diario The Washinton Post publicó este sábado que los equipos de Andrés Manuel López Obrador, Presidente electo de México, y el del Presidente Donald Trump alcanzaron un acuerdo con el que el Gobierno de Estados Unidos podría poner freno a la política conocida como “catch and release” (atrapar y liberar), que permite a quien ha entrado irregularmente en el país, entregarse a las autoridades, solicitar asilo y quedar libre mientras se analiza su solicitud.

Trump ha expresado su deseo de acabar con esta práctica porque, según dice el diario, en muchos casos, una vez que el solicitante se encuentra en el país y sabe que no obtendrá el asilo, desaparece de los cauces oficiales y permanece en el país de forma ilegal.

Washington, Estados Unidos, 24 de noviembre (EFE).– La futura Secretaria de Gobernación de México, Olga Sánchez Cordero, afirmó hoy que el equipo del Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, no llegó a ningún acuerdo con Estados Unidos para que los migrantes que quieran solicitar asilo en este país permanezcan al sur de la frontera, tal como lo señaló hoy el Washington Post.

“No podemos hacer ningún pacto, ningún acuerdo, porque no estamos como Gobierno, pero sí va a haber un espacio de colaboración y cooperación mucho más fluido y mucho más intenso”, aseguró a Efe la ministra tras la inauguración de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara.

De acuerdo con lo informado hoy por el Post, el Gobierno del Presidente estadounidense, Donald Trump, y el equipo de López Obrador, que tomará el poder el próximo 1 de diciembre, llegaron a un acuerdo para que los migrantes que pidan asilo a Estados Unidos permanezcan en el país latinoamericano mientras se procesa su petición.

De esta manera, Washington podría poner coto a la política conocida como “catch and release” (atrapar y liberar), que permite a quien ha entrado irregularmente en el país, entregarse a las autoridades, solicitar asilo y quedar libre mientras se analiza su solicitud.

“Vamos a tener una cooperación, una colaboración como siempre hemos tenido con los norteamericanos”, defendió Sánchez Cordero, quien negó que haya otro tipo de acuerdo más allá de esta “voluntad”.

Remarcó que México es un país “hospitalario” y lo seguirá siendo “siempre”, y que para el país “los migrantes no son criminales, son seres humanos con todos sus derechos”.

Por ello, la idea del Ejecutivo de López Obrador será ofertar a los migrantes “empleo, salud, comida y albergue”.

Actualmente, miles de personas que forman parte de las caravanas de migrantes salidas de Centroamérica permanecen estancadas en la ciudad de Tijuana (noroeste de México), a la espera de solicitar asilo en Estados Unidos.

Este sábado Trump aseguró que no permitirá que nadie entre al país ilegalmente y que para ello estaría dispuesto hasta a cerrar la frontera con México “si en el otro lado no hay control”, lo que fue interpretado como una clara advertencia al país vecino.

SOLALINDE ACUSA A ONG DE ACARREAR MIGRANTES

Alejandro Solalinde Guerra, sacerdote y defensor de los derechos humanos, acusó a la organización Pueblo Sin Fronteras de utilizar a los migrantes centroamericanos y a los mexicanos, incluido a él, para pasar a pollerospersonas armadas y llevar de forma “impactante” e irresponsable a los indocumentados a la frontera de Tijuana, donde no hay solución.

El sacerdote narró a SinEmbargo cómo Pueblo Sin Fronteras se aprovechó del trabajo que él realizada con los migrantes para llevarlos hasta el albergue del estadio Jesús Martínez “Palillo”, en la Magdalena Mixhuca de la Ciudad de México, y sacarlos en la madrugada rumbo a Tijuana.

Solalinde reveló que la organizació no tomó en cuenta a las instituciones mexicanas ni a la sociedad civil para movilizar a los migrantes. Foto: Galo Cañas, Cuartoscuro.

“Aquí hay un actor negativo que es Pueblo Sin Fronteras que se ha dedicado a acarrear gente a través de las caravanas y ellos caravanizaron este éxodo migrante. No debieron haberlo hecho, porque ellos son activistas, algunos son extremistas, pero sobre todo no creo que lo hagan por amor al arte, es lo que yo pienso. En sus caravanas siempre ponen a los niños, a las mujeres por delante y dan obviamente una imagen, como sí la tiene, de una crisis humanitaria, eso no lo dudo, pero que usen también a estas personas para ocultar tanto tráfico de personas, porque van polleros, van grupos que son llevados”, dice.

El padre Solalinde reveló que la organización–que recibe, aclaró, donativos nacionales e internacionales– no tomó en cuenta a las instituciones mexicanas ni a la sociedad civil para movilizar a los migrantes por México.

“Y sí nos usan, sí nos usan, porque ellos son capaces de esperar a que uno haga las cosas y en la madrugada van y se los llevan, es la verdad de las cosas”, dijo y relató lo sucedido a él con un grupo de migrantes de la tercera caravana.

“Voy a poner un ejemplo: yo tomé un grupo que venía de la tercera caravana desde Matías Romero, los registré, los desarmé porque traían armas blancas para defenderse, nos organizamos muy bien. Yo vi cómo le hice, pero pusimos más de 23 camiones para trasladar a las gente, niños mujeres a la Ciudad de México. Nosotros estábamos informándoles sobre la inconveniencia de ir en este momento a la frontera y ellos [Pueblo Sin Fronteras] no nos permitieron terminar con la gente, ya nos estaban boicoteando para que no les diéramos información y en la madrugada se llevaron mil gentes. Ahorita hay como 300 personas que se fueron con ellos en la Casa del Peregrino en La Villa y pregunté en qué condiciones están y porqué llegaron”, dice.

TRUMP Y TIJUANA CONTRA MIGRACIÓN

El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró este domingo que las caravanas de migrantes están “causando crimen y grandes problemas” en México y citó al Alcalde de Tijuana, Juan Manuel Gastélum, quien en días pasados aseguró que la ciudad no está lista para recibir a los centromericanos. Hoy, Trump dijo que Estados Unidos tampoco lo está y les exigió volver a casa.

“El Alcalde de Tijuana, México, acaba de afirmar que ‘la ciudad no está preparada para esta cantidad de migrantes, el atraso podría durar 6 meses’. De la misma manera, Estados Unidos no está preparada para esta invasión, y no lo tolerará. Están causando crimen y grandes problemas en México. ¡Vayan a casa!”, escribió el Presidente de Estados Unidos en su cuenta de Twiter este domingo.

Juan Manuel Gastélum, Alcalde de Tijuana, Baja California, declaró este día una crisis humanitaria en la ciudad fronteriza ante la necesidad de recursos para atender a los miles de integrantes de la caravana migrante centroamericana.

“No voy a comprometer los servicios públicos, no voy a gastarme el dinero de los tijuanenses, no voy a endeudar a Tijuana porque no lo hemos hecho en estos dos años”, dijo el funcionario sobre la situación en la ciudad ante la presencia de las y los migrantes.

Gastélum afirmó que el costo de la atención a las personas migrantes, poco más de 4 mil llegados desde la semana pasada, “asciende a más de 500 mil pesos” .

Solalinde Guerra acusó a Pueblo Sin Fronteras de llevarle a los migrantes a un lugar en donde “no hay solución”. Foto: Foto: Omar Martínez, Cuartoscuro.

La población de la ciudad de Tijuana se ha polarizado durante los últimos días debido a la llegada de la Caravana Migrante. Los habitantes han salido a las calles a protestar por lo que han calificado como una “invasión”, término que Donald Trump ha utilizado para referirse a los migrantes que viajan en la caravana.

La noche del jueves más de 200 migrantes centroamericanos, entre hombres, mujeres y niños, que intentaron infructuosamente llegar a la garita peatonal de El Chaparral pernoctaron en los alrededores del cruce fronterizo bajo un intenso frío y la estricta vigilancia policial. Por la tarde de este viernes regresaron a varios albergues.

En los últimos días, los migrantes, acompañados por distintas autoridades, han asistido a una Feria del Empleo en Tijuana, un comienzo para obtener un trabajo y poder regularizar su situación migratoria en México.

Ayer unos 250 migrantes de los casi 700 que aún estaban en la Ciudad de México reiniciaron su travesía mientras otros grupos se siguen desplazando desde diferentes puntos hacia Tijuana, en el estado noroccidental de Baja California, para un total de alrededor de 9 mil que buscan llegar a Estados Unidos.