Los candidatos pro demócratas han logrado al menos 387 asientos de los 452 en juego en unas elecciones con la participación récord del 71.2 por ciento, lo que implica un fuerte respaldo social a los grupos que movilizaron las masivas protestas en Hong Kong desde junio.

Hong Kong, 24 nov (EFE).- Los candidatos del bloque pro demócrata han logrado una amplia victoria en todos los distritos de Hong Kong, y algunas de las figuras prominentes de las protestas como Jimmy Sham o Andrew Chin, ambos víctimas de ataques del bando contrario, se han convertido en concejales de distrito.

Los candidatos pro demócratas han logrado al menos 387 asientos de los 452 en juego en unas elecciones con la participación récord del 71.2 por ciento, lo que implica un fuerte respaldo social a los grupos que movilizaron las masivas protestas en Hong Kong desde junio.

Sham, coordinador del Frente Civil de Derechos Humanos (CHRF), que organizó las mayores manifestaciones de la historia de Hong Kong del pasado junio, fue atacado en dos ocasiones.
Tras conocer su triunfo en el distrito Lek Yuen, en Sha Tin, Sham destacó en declaraciones a los medios que las elecciones locales fueron “un referéndum” que refleja la opinión pública y su resultado es “un triunfo para todo Hong Kong“, no para él.

El pasado agosto dos hombres con la cara cubierta le atacaron con un bate de béisbol y un cuchillo, aunque salió ileso; y en octubre fue brutalmente apaleado por cuatro personas que llevaban martillos y llaves inglesas, que le provocaron heridas en la cabeza y los brazos, por lo que fue hospitalizado.

También Andrew Chiu, de la plataforma Poder para la Democracia, recibió a principios de noviembre un mordisco en la oreja durante una protesta por parte de un hombre que gritaba consignas prochinas.

Al menos 9 candidatos pro demócratas que fueron víctimas de algún tipo de ataque durante los casi seis meses de protestas en las calles, han ganado en las elecciones.

En el bloque prochino, que ha sufrido un duro batacazo al sumar solo 59 asientos a las 9 horas locales, el candidato más odiado por los manifestantes, Junius Ho, no logró revalidar su cargo de concejal, lo que provocó aplausos y vítores entre los votantes demócratas que siguieron el recuento en su distrito.

Según sus detractores, Junius, un abogado alineado con Pekín, tiene vínculos con mafias locales que indiscriminadamente atacaron a gente en las estaciones del metro de zonas turísticas para sembrar el caos durante las protestas.

Junius también fue atacado a principios de noviembre por un supuesto simpatizante que se acercó a él a hacerse una foto y aprovechó para apuñalarle con un arma blanca.

En el bando pro demócrata también ha ganado su escaño Kelvin Lam, quien sustituyó a Joshua Wong, uno de los líderes más visibles del movimiento en favor de la democracia que nació en 2014 con la Revolución de los Paraguas y el único candidato vetado por las autoridades para concurrir a las elecciones.

“El hecho de ser el único candidato descalificado por Pekín, prueba que las elecciones de Hong Kong son manipuladas por el Partido Comunista de China. Pero aunque me censuren en las urnas o me encierren en prisión, eso me anima a seguir luchando en el futuro con más determinación”, declaró este domingo Wong antes de votar.

La holgada mayoría de los demócratas entre los concejales de distrito también es importante porque implica que se pueden asegurar una amplia representación en el comité de 1.200 miembros que elegirá en 2020 al próximo jefe del Ejecutivo de Hong Kong, tradicionalmente dominado por los aliados de Pekín.

En una ciudad de 7.5 millones de habitantes, votaron casi tres millones de los 4.1 que se habían registrado, un millón más que los ciudadanos inscritos para participar en 2015, la mayoría nuevos votantes de entre 18 y 20 años.

Simpatizantes del candidato pro democracia Leung Kwok Hung corean consignas tras su derrota. Foto: Ng Han Guan, AP

Alan Leong Kah Kit, jefe del Partido Cívico, conversa con candidatos a consejeros distritales en un centro comercial en Hong Kong. Foto: Ng Han Guan, AP

La cifra de participación superó con creces la marca del 58 por ciento que se logró en las legislativas de 2016, una muestra de que la sociedad hongkonesa está cada vez más politizada.

El resultado pone en aprietos a la Jefa del Ejecutivo de Hong Kong, Carrie Lam, próxima a Pekín, ya que una holgada mayoría de los ciudadanos respaldó con su voto a los partidos pro democráticos, cuyas demandas incluyen el sufragio universal, el voto directo del Jefe de Gobierno y mayor autonomía para la antigua colonia británica.

Las protestas arrancaron en junio de forma pacífica para pedir la suspensión de una ley de extradición con China -ya anulada- pero se han prolongado durante casi seis meses para sumar más demandas y en las últimas semanas se han vuelto más violentas.

Los ciudadanos de Hong Kong acudieron hoy masivamente a las urnas en unos comicios a consejos de distrito con participación récord, en una jornada electoral sin altercados que tomará el pulso político del movimiento pro-democrático tras casi seis meses de protestas en las calles.

Más de 2.4 millones de personas habían acudido a las urnas a las 18:30 hora local (10:30 GMT), la cifra más alta de unos comicios en la historia de Hong Kong, por encima del récord de los 2.2 millones en las legislativas de 2016, muestra de una sociedad cada vez más politizada.

A cuatro horas del cierre de los centros electorales a las 22:30 horas (14:30 GMT), la participación alcanzaba el 60.36 por ciento, frente al 47 por ciento de las municipales de 2015 y al 58 por ciento de las legislativas de 2016.