Uno de los dibujos de Valeri Mélnikov fue fotografiado desde la Estación Espacial Internacional en 2017.

Rusia, 24 de noviembre (RT).- Un jubilado de Márkovo, un pequeño pueblo de la provincia de Amur (Lejano Oriente de Rusia), que durante diez inviernos dibujó enormes postales de Año Nuevo en la nieve del congelado río Jomutina murió a finales de octubre por coronavirus, pero sus paisanos han continuado su tradición y han creado una nueva tarjeta para el año venidero que conmemora la figura del artista, informa TASS.

Valeri Mélnikov, quien falleció a los 70 años, era una persona muy conocida en su región. Los periodistas locales escribían con frecuencia sobre sus trabajos y numerosos turistas venían especialmente hasta el lugar para retratarse junto a las heladas postales. En 2017, el dibujo del jubilado fue fotografiado desde la Estación Espacial Internacional.

“¿Qué decir? Hay pocas alegrías en la vida. La gente viene, mira. Dicen: ‘gracias’. Vas: ‘gracias, gracias’. Entonces, entiendo que estoy en el camino correcto”, dijo Mélnikov sobre sus obras hace tres años.

El hombre, que sufría de meningitis y de pérdida de audición, planeaba continuar con la tradición y dibujar una nueva postal a finales de este año. Desafortunadamente, enfermó gravemente de coronavirus y los médicos no lograron salvarle la vida.

El hombre planeaba continuar con la tradición y dibujar una nueva postal a finales de este año. Foto: Especial.

Sin embargo, este invierno no pasará sin una nueva tarjeta de Año Nuevo en el río Jomutina después de que la editora del periódico Amurskaya Pravda, Elena Pávlova, encargara al escultor Alexéi Sídorov crear una postal. Sídorov dibujó junto con dos asistentes un Papá Noel con una pala en sus manos y rostro del propio Mélnikov. Asimismo, escribieron una frase en la nieve dedicando la obra al artista fallecido.

A finales de diciembre, se planea celebrar una fiesta sobre el hielo del Jomutina. “Haremos una fiesta de nuevo y encenderemos cadenas de luces en el río. Esperamos que nuestro artista las vea definitivamente”, dijo Pávlova.

Inspirado por la idea, Alexéi Sídorov tiene ahora la intención de realizar un proyecto similar internacional junto a colegas chinos. El escultor planea dibujar una gran postal en el hielo del río Amur, que delimita gran parte de la frontera entre Rusia y China, debajo de un puente que conecta ambos países.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE RT. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.