“Hemos visto un crecimiento desmedido de los sistemas abusivos de la subcontratación y hoy necesitamos poner fin a esto”, dijo Norma Gabriela López, directora de Incorporación y Recaudación del IMSS.

Aseguró que la subcontratación tendió a simular una relación laboral, dar de alta a las personas trabajadoras con salarios inferiores al mínimo, así como emplear el mecanismo de compensación por pagos que no son auditables para el IMSS.

Ciudad de México, 24 de noviembre (SinEmbargo).- El esquema de subcontratación tiene regulaciones, pero subsisten modelos para la evasión e impago de impuestos, así como para el abuso laboral, por esto se requiere la modificación planteada por el Ejecutivo, expresó Norma Gabriela López, directora de Incorporación y Recaudación del Instituto Mexicanos del Seguro Social (IMSS).

“Hemos visto un crecimiento desmedido de los sistemas abusivos de la subcontratación y hoy necesitamos poner fin a esto”, dijo la funcionaria durante su participación en el Parlamento Abierto sobre el tema del outsourcing, en la Cámara de Diputados.

En el evento, la funcionaria expresó que la regulación existente es insuficiente porque la evasión de responsabilidades deriva en afectaciones a los derechos laborales, debido al nivel de complicación de la actual norma. Los esquemas, dijo, tendieron a simular una relación laboral, dar de alta a las personas trabajadoras con salarios inferiores al mínimo, así como emplear el mecanismo de compensación por pagos que no son auditables para el IMSS (honorarios, pagos asimilables a salarios o tarjetas innominadas).

Otra de las principales afectaciones al sector laboral, continuó López, es la utilización de conceptos que no integran el Salario Base de Cotización que disfrazan el salario de las personas trabajadoras.

Explicó que el grupo de trabajo -integrado por el IMSS, STPS, SAT, Infonavit y la UIF-, encargado de realizar operativos para identificar posibles evasiones en las empresas, concluyó que había subregistros en los salarios del 40 por ciento en promedio y, en algunos casos, esto ascendió hasta el 400 por ciento del salario base.

La investigación concluyó que hubo empresas con un Salario Base de Cotización de 166 pesos que después de los operativos quedaba en 800 pesos, por lo que “es bien sabida” la afectación y el impacto que el outsourcing ilegal deja en las personas trabajadoras.

“La afectación tiene que ver con menores recursos para fondeo de prestaciones para trabajadores, no tener capacidad de invertir en infraestructura médica y también incremento en gastos administrativos dado que se ejercen facultades de fiscalización y cuando llegamos a determinar estos créditos pues nos encontramos ante empresas de papel, empresas que solamente son tenedoras de trabajadores y que suministran estos trabajadores sin tener un capital respaldo que pueda garantizar, claro estoy hablando de empresas de evasión”, expuso a Diputados.