La desaceleración de la economía china ha afectado principalmente al mercado bursátil y el precio de las materias primas como petróleo, minería, metales, aluminio y productos agrícolas entre otros, explicaron analistas.

Alarma-china

Ciudad de México, 25 de enero (SinEmbargo).– La crisis de la economía China ya está pegando a México, y de continuar con un ritmo acelerado –alertaron los especialistas– los mercados podrían desestabilizarse aún más, lo que traería consecuencias graves como precios de petróleo nunca antes vistos, entre otros efectos negativos para el crecimiento de este país.

“En México hay efectos indirectos y es que la percepción de que la desaceleración China es más pronunciada de lo que se preveía anteriormente o que se puede pronunciar más, puede afectar principalmente a los mercados financieros globales y a los mercados de los commodities”, explicó Javier Amador Díaz economista principal de BBVA Bancomer.

Dicho efecto se vio a principios de este mes cuando el pasado 4 de enero, el país asiático tuvo que suspender sus actividades bursátiles al perder poco más del 7 por ciento, hecho que hizo temblar a todas la economías por la fuga de capital financiero.

Datos recientes de CI Banco informaron que “2015 se caracterizó por ser volátil y desigual entre sectores. Se registraron oportunidades de ganancias en varios momentos del año, pero al final devolvieron lo ganado al mantenerse e incluso acentuarse los riesgos que se plantearon a finales de 2014. Los sectores más afectados en los mercados bursátiles fueron el energético, industrial, financieras”.

En este sentido, el analista mencionó que la crisis que enfrenta el gigante asiático ha hecho que todos los activos calificados como de riesgo hayan perdido durante el año como son bolsas de valores o las divisas de mercados emergentes “en general, todo aquel activo que no es percibido libre de riesgo (que son muy pocos) han estado perdiendo valor como consecuencia de esta desaceleración”.

Agregó que el dólar, el yen y el franco suizo “son los únicos que son percibidos como activos en los que se pueden refugiar en un contexto de riesgo, todos los demás activos financieros han estado perdiendo valor en consecuencia de la desaceleración de China”.

Xuedong Liu Sun, catedrático de economía en la Facultad de Estudios Superiores (FES) Aragón, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), consideró que “la economía mexicana es relativamente pequeña, [por lo que] las autoridades mexicanas sí podrían hacer algo políticamente pertinente para disminuir las especulaciones de tipo de cambio, como subastar dólares y ajustar sus tasas de interés. Todo esto podría mitigar esos efectos, pero es un panorama mundial y todo lo está afectando y ningún país tiene escape, es una realidad que tengamos que enfrentar”.

El peso comenzó caer frente a dólar de manera más acelerada en comparación con los años anteriores, hasta el momento se ha experimentado una depreciación del por ciento tras pasar de los 17.70 pesos por uno en bancos que empezó el 4 de enero hasta los 19.10 el jueves 21 de enero.

Asimismo, los analistas coinciden que la desaceleración de China, que registró un crecimiento de 6.9 por ciento anual en 2015 (el más bajo en 25 años), afecta a este país y resto de las economías debido a los niveles de producción y exportación que hoy sostiene cambiaron de ritmo, lo que se ve reflejado actualmente en el precio del petróleo a nivel internacional.

En el caso del precio de la mezcla mexicana, el mínimo histórico desde 2002 ha sido hasta ahora de 18.90 dólares por barril.

Para CI Banco “avanzado este año, esperamos cierta recuperación en el precio. Mejoras en la economía China aliviarán las condiciones de demanda de combustible en el mundo”.

Al respecto, Javier Amador dijo que varios analistas consideran que los precios bajos de petróleo “no han tocado fondo” y comentó que “ algunos consideran que el West Texas podría acercarse a los niveles de los 20 dólares, y si sigue aumentando el exceso de oferta en los mercados del petróleo podría haber caídas muy pronunciadas y si el WTI llega a este nivel, estamos hablando de que la mezcla mexicana se acercaría los 10 dólares”, y aclaró que no es el escenario que prevén en BBVA Bancomer, ya que dichos niveles dependerán los precios internacionales.

Para Liu Sun la caída de los petroprecios ha sido afectada por muchos factores, entre ellos el incremento de las tasas de interés en Estados Unidos y que la consecuencia directa de todos los factores en conjunto “es la disminución del precio del petróleo que ha caído horriblemente de estar en los 100 dólares hasta los 17 dólares como lo vimos en tras décadas que llegó a los 10 dólares”.

EFECTO EN MERCADOS

commodities

Analistas coinciden en que la desaceleración económica china ha afectado principalmente el precio de las materias primas. Imagen: CI Banco.

De acuerdo con CI Banco, “la caída en el precio del petróleo, menor demanda global (sobre todo en China) y condiciones de clima ambiental favorables para la agricultura, provocaron importantes disminuciones en los precios de las principales materias primas (metales y productos agrícola), contribuyendo a una baja en la inflación global. Pero también, afectó fuertemente al sector minero y a los países que dependen de las ventas de estos insumos”.

Amador Díaz explicó que en el caso de los commodities, las grandes afectaciones es han visto sobre todo en el mercado del petróleo que hay una sobre oferta que recae en los preciso del energético, “pero si se percibe que la demanda va a caer hacia delante y caería por un crecimiento más lento de China, pues este exceso de sobre oferta se acentuaría y la caída podría se más pronunciada”.

CI Banco informó que debido al incremento de las tasas de interés en Estados Unidos “para 2016, la dinámica de la actividad económica será limitada, aún afectada por la industria, minería y la construcción, pero será impulsada por el mercado interno y los servicios”, por lo que estimó un crecimiento económico de 2.5 por ciento.

En septiembre pasado, la industria siderúrgica de este país alertó que la sobre producción de acero en China estaba afectando las exportaciones de acero ya que de enero a julio del año pasado China importó 637 toneladas del metal a México.

“China es una amenaza para México debido a su sobreproducción de acero” y explicó que aunque el país asiático difícilmente regresará a los niveles de crecimiento que registró en las últimas décadas “es importante que entendamos lo que está sucediendo para implementar una estrategia como país”, advirtió el año pasado Jorge Guajardo González, ex Embajador de México en China (2007- 2013) .

Por su parte, el banco anunció que la volatilidad económica podría persistir este año “si los datos macroeconómicos en EU y China, así como sus respuestas de política monetaria, fiscal y reguladora siguen decepcionando. A pesar de ello, consideramos que el crecimiento económico mundial será similar al de 2015; modesto y diferenciado entre países y regiones”.

Agregó que “para algunos países esperamos una ligera aceleración (Eurozona, Japón y México), para otros un menor deterioro (Rusia y Brasil), otros fuerte crecimiento (India). La clave estará en qué tanto podrá estabilizar su crecimiento China, y qué tanto aguantará la dinámica económica de EU a la baja demanda mundial y a la mayor fortaleza de su moneda.

Liu Sun amplió que las grandes afectaciones recaen en el comercio de cobres, minerales, hierro “todo esto ya se encuentra con una gran disminución y está afectando las economías de México, Brasil, Argentina, Perú o Chile”, dijo.

“China se está reacomodando y está intentando que una proporción mayor de su dinamismo provenga del consumo de la demanda interna y una proporción provenga de la inversión. Durante los últimos años ha habido una sobre inversión y tiene que haber un ajuste hacia un mayor consumo y una menor inversión y no es una ajuste fácil, ese es el reto que enfrentan ahorita ese país”, agregó por su parte Javier Amador.

Asimismo, CI Banco advirtió que “2016 será un año de cambio en la tendencia de los precios, dónde probablemente sigamos registrando caídas en los primeros meses, mismas que se irán revirtiendo en algún momento del año, lo que contribuirá a una reactivación en la inflación global”.

¿QUÉ PASA EN CHINA?

Los expertos coinciden que la desaceleración que enfrenta el gigante de Asia es una consecuencia de varios factores, entre ellos la sobre oferta en el mercado, así como el incremento de las tasas de interés de Estados Unidos y el reacomodo de sus políticas económicas.

El académico de la FES Aragón explicó que “el modelo de crecimiento económico chino está basado en altos niveles de ahorro y de inversión, que obviamente esto impulsado con altos niveles de exportación van a llevar una falta de crecimiento económico”.

En días pasados la agencia EFE publicó que durante 2015, y amplió que el Producto Interno Bruto (PIB) chino continuó su tendencia a la progresiva ralentización, con incrementos trimestrales del 7 por ciento (primero y segundo), 6.9 por ciento (tercero) y 6.8 por ciento (cuarto), mientras que el consumo contribuyó con un 66.4 por ciento al PIB en 2015, cifra que es 15.4 puntos porcentuales más alta que el año anterior, según los datos del Buró Nacional de Estadísticas (BNE).

Al respecto, el analista de BBVA Bancomer comentó que “en días pasados China anunció que tendrá un crecimiento y va a seguir moderando la actividad, nosotros creemos que va terminar en 6.2 por ciento lo que implica todavía una mayor desaceleración , pero no este miedo de que esa economía va a hacer un ajuste extremadamente brusco […] 2017, 2018 Y 2019 creemos que una media de crecimiento será de 6 por ciento”.

Sin embargo, desde octubre pasado, el Fondo Monetario Internacional (FMI) alertó que “los riesgos a la baja para el crecimiento de los mercados emergentes y las economías en desarrollo han aumentado debido a los riesgos que enfrenta la transición de crecimiento en China, un desequilibrio más prolongado en los mercados de materias primas, una mayor exposición externa de los balances de las empresas y las salidas de flujo”.

“China ha registrado el menor crecimiento de exportaciones desde 2008 hacia la fecha a nivel mundial y ningún país ha podido superar esa crisis, la demanda a nivel mundial está declinando y china ya no puede exportar de la misma manera y esto propicia que china ajuste su modelo y hasta un reajuste en políticas económicas”, dijo el catedrático de economía.

Según datos del Fondo Monetario Internacional (FMI), el país asiático representa el 16.9 por ciento de la economía del mundo, mientras que las exportaciones que realiza conforman cerca del 10 por ciento de lo que importan el resto de los países.

En tanto, el analista en la banca opinó que “mucho de lo que ha pasado en los mercados es que se cree que la caída va a ser mucho más fuerte, entonces si esta desaceleración fuera de 6.9 a 6.2 por ciento, probablemente mejore la percepción en los mercados y quizá tendríamos una segunda mitad del año mucho más favorable en el mercado”.

Para Xuedong Liu Sun, el dragón chino tiene que transitar de un crecimiento económico de alto nivel de alrededor de 10 por ciento a una tasa de crecimiento entre 6 y 7 por ciento “ y eso es lo que ha estado haciendo desde 2013 con su política de normalidad”.

“Tenemos que analizar la situación fríamente, no podemos repetir lo que todo mundo dice de que lo que lo que pasa es por china, se trata de todo un conjunto”, agregó el académico de la UNAM.