Anoche se dio a conocer el Índice de Percepción de la Corrupción de Transparency International. México sale no sólo en el suelo, sino que cayó más. Y hoy, el Semáforo delictivo dio a conocer que 2016 se convirtió en el más violento del sexenio de Enrique Peña Nieto: seis de ocho delitos de alto impacto se incrementaron y 25 entidades no lograron descender el número de homicidios, de acuerdo con el seguimiento que realiza Semáforo Delictivo.

La organización refrió que la estrategia del Gobierno federal para contener la ola de inseguridad es equivocada y los números lo demuestran. Los estados donde más se concentra la violencia son Guerrero, Estado de México, Michoacán, Jalisco Veracruz, Chihuahua, Baja California , Sinaloa y Jalisco. El mercado negro de las drogas, la corrupción y la falta de oportunidades para los jóvenes son las principales causas de la delincuencia.

Dos indicadores importantes, publicados con apenas horas de diferencia, ponen el dedo en la llaga.

Ciudad de México, 25 de enero (SinEmbargo).- El año pasado representó un retroceso para el Gobierno federal el tema de seguridad, seis de ocho delitos de alto impacto se incrementaron y 25 entidades no lograron descender el número de homicidios, de acuerdo con el seguimiento que realiza la organización Semáforo Delictivo.

El director de este proyecto, Santiago Roel, insistió en que el mercado negro de las drogas, la corrupción y la falta de oportunidades para los jóvenes son las principales causas de la violencia.

“El crimen organizado siempre trabaja de la mano con la autoridad, y cuando ésta se colapsa, el crimen empieza a trabajar robos de vehículos, casa, negocio, otros delitos”, dijo.

Las cifras del Semáforo Delictivo llegan justo unas horas después de que el estudio realizado por Transparencia Mexicana y Transparencia Internacional señalara que nuestro país obtuvo una puntuación de 30 en una escala que va de 0 a 100, donde “o” es el país peor evaluado en corrupción y “100” es el mejor en la materia. La calificación de este año es cinco puntos menor que la de la medición anterior, lo que ubica a nuestro país en la posición 123 de 176 países calificados.  (VER INFORMACIÓN ACTUALIZADA SOBRE CORRUPCIÓN AQUÍ)

La violencia era una de las asignaturas, una de las promesas de esta administración. Pero los asesinatos se alzaron por encima del resto de delitos. El 2016 cerró con 20 mil 789 carpetas de investigación por homicidio doloso, un incremento del 22 por ciento en relación a 2015. Teniendo como el peor mes a septiembre, en el que se registraron mil 982 homicidios dolosos.

La organización refrió que la estrategia del Gobierno federal para contener la ola de violencia es equivocada y los números lo demuestran.

Seis de cada 10 homicidios son perpetrados por el crimen organizado, apuntaron con base en datos de Lantia consultores, lo que representa un aumento del 51 por ciento con relación al 2015.

La organización refrió que la estrategia del Gobierno federal para contener la ola de violencia es equivocada y los números lo demuestran. Foto: Juan Luis García, SinEmbargo

Los estados que concentraron el 56 por ciento de los homicidios fueron; Guerrero, 11 por ciento; Estado de México, 10 por ciento; así como Michoacán, Jalisco Veracruz, Chihuahua, Baja California , Sinaloa y Jalisco, con 6 por ciento cada uno.

El director de la organización señaló que el cultivo de amapola en Guerrero y Sinaloa se utiliza para la heroína, lo que ha desencadenado violencia en esos estados. “Muchas de estas drogas se quedan en la frontera [norte], y podríamos tener un problema mayor de consumo en México”, dijo.

Sin embargo, los estados donde más se atenta contra la vida son Colima, Guerrero y Sinaloa, con tasas de homicidios por cada 100 mil habitantes de 84.4, 62.4 y 39.2 de forma correspondiente. Un dato preocupante, estableció la organización, puesto que la tasa nacional fue de 17.4 homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes.

“Si ustedes viven en Colima estarían viendo homicidios continuamente, al menos cinco veces más que en el resto del país”, dijo Roel.

En cuanto a otros delitos el saldo también fue negativo. El secuestro aumentó en un 6 por ciento en comparación al 2015.

El Semáforo detalló que el 76 por ciento de los secuestros se encuentran en nueve estados: Estado de México, 20 por ciento; Tamaulipas, 19 por ciento; Tabasco, 8 por ciento; Guerrero, 5 por ciento; Zacatecas, 4 por ciento; Oaxaca, Ciudad de México y San Luis Potosí con 4 por ciento cada una.

Los estados que concentraron el 56 por ciento de los homicidios fueron; Guerrero, 11 por ciento; Estado de México, 10 por ciento; así como Michoacán, Jalisco Veracruz, Chihuahua, Baja California , Sinaloa y Jalisco, con 6 por ciento cada uno. Foto: Juan Luis García, SinEmbargo

Por su parte, las extorsiones ascendieron a nivel nacional en un 2 por ciento, con base en los datos oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

“Muchas de estas son llamadas telefónicas y se realizan desde los centros penitenciarios”, dijo Roel.

El 78 por ciento de las extorsiones se concentra en nueve entidades: Estado de México con 23 por ciento; Jalisco, 14 por ciento; Nuevo León, 12 por ciento; Ciudad de México, 10 por ciento; Veracruz, 5 por ciento; Tabasco y San Luis Potosí con 4 por ciento cada una; y Baja California y Tamaulipas con 3 por ciento cada una.

Mientras la cifra negra de secuestros oscila entre el 60 y el 80 por ciento; la de extorsiones asciende hasta un 90 por ciento.

“Hay estados como Querétaro [con 248 carpetas de investigación en 2016] donde el robo de vehículo es una preocupación para la autoridad porque conlleva colusión y puede traer otro tipo de delitos”, dijo Roel.

Además, los robos a negocios subieron 8 por ciento a nivel nacional y los robos de auto un 2 por ciento. Mientras que los dos delitos que descendieron fueron robos a casa, un 6 por ciento; y lesiones dolosas un 5 por ciento.

REGULACIÓN DE LAS DROGAS

De acuerdo con la organización, al tomar el control del mercado negro de las drogas se reduciría el 50 por ciento de la violencia y la corrupción de alto impacto.

El director apuntó que México debe tomar una política independiente de los Estados Unidos sobre la regulación de las drogas.

“La regulación no resuelve del todo el problema. Pero una mafia sin dinero es una que el Estado puede combatir”, dijo Roel.

Con un posible aumento de las deportaciones en puerta, el director explicó que es un prejuicio pensar que la gente de escasos recursos se dedica a delinquir. Sin embargo, cuando no suelen presentarse condiciones económicas pueden incrementarse las tasas de robos de vehículo, a personas y negocios.