Mauricio Góngora Escalante es acusado por el desvío de 154 millones de pesos y de llevar a la quiebra al municipio de Solidaridad, que gobernó de 2013 a 2016. Góngora había buscado gobernar el saqueado estado de Quintana Roo, de donde es Roberto Borge, también preso.

La cantidad que presuntamente desvió, habría sido usado por el ex Presidente Municipal del municipio de Solidaridad para su campaña a la gubernatura del estado. Góngora fue postulado por Manlio Fabio Beltrones, entonces dirigente del PRI, para contender por la gubernatura de Quintana Roo, en 2016.

Beltrones también ha sido señalado en el juicio que se sigue contra el ex Gobernador priista César Duarte.

Ciudad de México, 25 de enero (SinEmbargo).- Elementos de la Fiscalía Anticorrupción de Quintana Roo, en conjunto con elementos Ministeriales capitalinos, detuvieron al ex candidato priista Mauricio Góngora Escalante en las inmediaciones de una tienda de autoservicio, en la Ciudad de México. Se le acusa de corrupción.

El ex candidato a la Gubernatura de Quintana Roo por el Partido de la Revolución Institucional (PRI) estaba acompañado de su esposa al momento de su arresto.

De acuerdo con la Fiscalía General de Quintana Roo Góngora Escalante, es certificado médicamente en la capital del país para ser trasladado a Quintana Roo, estado que lo requirió.

En el video de su detención, que circula por las redes sociales, se puede ver al priista vestido con un chaleco y portando una gorra; además luce con barba y lentes, mientras camina escoltado por varios elementos de la Fiscalía. Su aspecto es el de un prófugo de la justicia y contrasta con la imagen arreglada de apenas poco tiempo atrás, cuando andaba en campaña.

A Góngora Escalante se le imputa por el presunto desvío de 154 millones de pesos y quebranto financiero del Gobierno municipal de Solidaridad por 594 millones de pesos, donde fue Alcalde del 2013 al 2016.

La cantidad habría sido usada por el ex Presidente Municipal para su campaña a la gubernatura del estado. Góngora fue postulado por Manlio Fabio Beltrones, entonces dirigente del PRI, para contender por la gubernatura de Quintana Roo, en 2016.

Góngora nació en Yucatán y entre los cargos que ha ocupado en el Gobierno de Solidaridad, cabecera municipal de Playa del Carmen, fue como Tesorero y Secretario de Hacienda.

COMO FICHAS DE DOMINÓ

Los priistas han protagonizado cinco años de corrupción. Uno tras otro, los casos de altos políticos del partido del Presidente mexicano han venido cayendo.

El pasado 8 de enero se dio a conocer que el ex dirigente nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones, tramitó un amparo contra una posible orden de aprehensión por la investigación sobre el desvío de recursos públicos de Chihuahua para impulsar las campañas estatales en 2016.

Esto se desencadenó desde diciembre, cuando el ex secretario general adjunto PRI, Alejandro Gutiérrez Gutiérrez, fue arrestado por la Fiscalía de Chihuahua acusado de trangulación de recursos públicos para beneficiar a su partido.

El influyente rotativo The New York Times publicó que Gutiérrez era un “aliado” del Presidente Enrique Peña Nieto. Citó documentos a los que tuvo amplio acceso en los que se vincula a Manlio Fabio Beltrones como la cabeza de un amplio plan para saquear el dinero público y destinarlo a campañas del PRI.

A principios de enero, el Gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado –quien inició una marcha desde Ciudad Juárez a la capital mexicana– denunció que el Gobierno federal ha frenado los recursos a la entidad porque se investiga la corrupción que involucra a miembros de su partido.

César Duarte Jáquez, ex Gobernador de Chihuahua, huyó a Estados Unidos pero el Gobierno de México no ha pedido su extradición hasta ahora, aunque lo ha prometido. El ex Gobernador solicitó residencia permanente allá. Se cree que vive en Texas y Nuevo México.

En México, los más grandes casos de corrupción no son investigados por la Procuraduría General de la República (PGR). Eugenio Hernández, ex Gobernador del PRI, fue detenido por autoridades de Tamaulipas, mientras que uno de los más escandalosos casos de corrupción, el de César Duarte en Chihuahua, lo conduce la autoridad de esa entidad.

El ex Gobernador Javier Duarte de Ochoa fue detenido en Guatemala por la Interpol. El ex mandatario Roberto Borge cayó en manos de las autoridades de Panamá. El ex Gobernador tamaulipeco Tomás Yarrington fue detenido en Italia. Todos llegaron al poder gracias al PRI. Todos están acusados por corrupción, desvío de recursos públicos y/o nexos con el crimen organizado.

México es el único país que no ha detenido a nadie por el escándalo de Odebrecht, que manchó a 20 países de corrupción. Emilio Lozoya, un hombre cercano al Presidente, no ha sido detenido y los actores políticos de oposición dudan que se le arreste, a pesar de que fue señalado directamente por recibir millones de dólares de esa empresa brasileña para la campaña del PRI.