La viuda de Javier Valdez estuvo esta mañana en la conferencia de prensa del Presidente Andrés Manuel López Obrador. “A mí no me importa de qué organización criminal vino la orden. Está muy claro que lo asesinaron por su trabajo, porque no les gustó lo que se publicó”.

Ciudad de México, 25 de enero (SinEmbargo).– Griselda Triana, la viuda de Javier Valdez, el periodista asesinado en Culiacán, Sinaloa, pidió esta mañana al Presidente de México que no se descarte a nadie en las investigaciones sobre el caso. Exigió a la Fiscalía General que haga su trabajo, que sea rigurosa y exhaustiva. “¿Quién dio la orden de asesinar a Javier?”, preguntó, desde el podio donde Andrés Manuel López Obrador da sus conferencias.

“A mí no me importa de qué organización criminal vino la orden. Está muy claro que lo asesinaron por su trabajo, porque no les gustó lo que se publicó”, dijo.

Javier, un respetado y querido periodista que había advertido sobre los riesgos de su profesión, fue asesinado a los 50 años de edad el 15 de mayo de 2017 en la colonia Jorge Almada de su ciudad natal al dirigirse a RíoDoce, su periódico.

“No se descarta una sola línea de investigación”, dijo la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, quien estuvo junto a la viuda y junto a Andrés Manuel López Obrador.

Premiado en 2011 con el Premio Libertad de Prensa del Comité para la Protección de Periodistas y el Maria Moors Cabot con el equipo del semanario Ríodoce, Valdez fue interceptado y atacado a tiros desde un vehículo cuando caminaba por la calle, el pasado 15 de mayo del 2017. El reportero era un experto en narcotráfico y violencia, corresponsal del periódico La Jornada en Sinaloa y autor de obras como Narcoperiodismo, Levantones, Con una granada en la boca y Huérfanos del narco.

“Le he pedido a la Secretaria de Gobernación que atienda personalmente a la esposa del periodista Javier Valdez, que platique con ella y que tenga seguridad de que vamos a poner todo lo que esté de nuestra parte. Y si desea manifestarse, están abiertas las puertas. La Secretaria tiene que presentarle un informe, no lo podemos hacer público por cuestiones de tipo legal. Y si pasa el tiempo y no hay avances, puede venir aquí a expresarse”, afirmó el Presidente.

“El día de ayer que una compañera de un medio de comunicación le pregunta al Presidente entorno a la información que ustedes ya conocen a cuanto que fueron los hijos de Joaquín Guzmán Loera los que mandaron a asesinar a Javier Valdez. Para mí y para mi familia, es otro golpe muy fuerte. Lo que vengo a pedir y a exigir es que no descarten ninguna línea de investigación en cuanto al autor intelectual del asesino de Javier Valdez. A mí lo que me importa es que la Fiscalía General de la República sea muy exhaustiva y determine quién dio la orden de asesinar a Javier Valdez para que haya justicia. Exigimos verdad y justicia”, dijo Triana, esposa del periodista.

Sánchez Cordero dijo también que estuvo con el Gobernador de Chiapas para revisar los casos de defensores de derechos humanos víctimas de homicidio en las últimas semanas en esa entidad. Sinar Corzo, José Santiago Gómez Álvarez y Noé Jiménez Pablo fueron asesinados en esa entidad; Naciones Unidad, la Unión Europea, organizaciones civiles nacionales y extranjeras y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) exigieron al Estado mexicano investigar.

López Obrador reiteró que protegerán a quienes son víctimas de violación a derechos humanos. “Le he pedido a la Secretaria de Gobernación que atienda personalmente a la esposa del periodista Javier Valdez, que platique con ella y que tenga seguridad de que vamos a poner todo lo que esté de nuestra parte. Y si desea manifestarse, están abiertas las puertas. La Secretaria tiene que presentarle un informe, no lo podemos hacer público por cuestiones de tipo legal. Y si pasa el tiempo y no hay avances, puede venir aquí a expresarse”, afirmó el Presidente.

Reproducción fotográfica de un dibujo realizado por la artista Jane Rosenberg donde aparece Dámaso López Núñez mientras da su testimonio durante el juicio del narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán en el tribunal del Distrito Sur en Brooklyn, Nueva York (EU). Foto: EFE

DÁMASO SE DESLINDA DE ASESINATO DE JAVIER VALDEZ

Dámaso López Núñez, uno de los principales lugartenientes de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, negó el miércoles cualquier responsabilidad en la muerte del periodista mexicano Javier Valdez, de la que había sido acusado, y culpó a los hijos del capo de su asesinato, por la “ética profesional” del reportero.

Durante el interrogatorio de la defensa ante la Corte Federal de Brooklyn (Nueva York), López rechazó las acusaciones que lo relacionaban con la muerte delfundador del periódico Río Doce y aseguró que su deceso respondía a una disputa personal entre López y su hijo, Minilik, y los hijos del “Chapo”, Iván y Alfredo.

López asumió que fueron los hijos del narcotraficante mexicano quienes ordenaron la muerte porque Valdez -“reconocido y prestigioso periodista de Sinaloa“- decidió seguir adelante con la publicación de una entrevista con él, en la que criticaba abiertamente a los vástagos de su jefe, con quienes estaba en guerra.

La entrevista venía a ser una respuesta a un artículo anterior, ordenado por Iván y Alfredo, según López, en el que se criticaba con dureza a Minilik, definiéndolo como “patético, bueno para nada y aspirante a narcotraficante”.

En respuesta, López, que estaba preso en esos momentos, concedió una entrevista al periodista, donde detallaba una emboscada que supuestamente Dámaso había hecho a los hijos del “Chapo” y a Ismael “Mayo” Zambada, colíder del cartel de Sinaloa, que supuestamente terminó herido.

Los hijos del “Chapo” se enteraron de esto y llamaron a la casa editorial para forzar la publicación de una pieza crítica con Dámaso López y su hijo.

Sin embargo, el periodista, siguiendo su “ética profesional”, decidió seguir adelante con la publicación, lo que según el testigo habría supuesto su asesinato.

“Nunca lo conocí personalmente y no tuve nada que ver con su asesinato”, afirmó quien fuera la mano derecha del capo, que también declaró que tanto su hijo como él son “inocentes” de la muerte del reportero, puesto que ambos estaban presos, pero que no vio “quién apretó el gatillo”.

Dámaso López negó haber matado a nadie personalmente, sino que sólo mandó las órdenes de asesinato de algunos de los antiguos sicarios del “Chapo”, como “Barbarino” o “Negro”.

“No es mi costumbre (matar a nadie)”, dijo, aunque sí ordenó matar a algunos adversarios: “eso se dio en algunos casos”.

“He hecho cosas malas”, reconoció, para después continuar con que todo fue por órdenes de su patrón, “El Chapo”, a quien aseguró querer: “Hemos tenido muchos años juntos y en mí ha nacido un afecto muy especial”.

El abogado del “Chapo”, Eduardo Balarezo, también inquirió al testigo acerca de un supuesto soborno de 100 millones de dólares a un político mexicano, en clara referencia al presunto pago que habría recibido del narco el expresidente mexicano Enrique Peña Nieto. López negó conocer el asunto.

El interrogatorio de la defensa continuará la mañana de este jueves, después de que hoy López incriminara a la esposa de su expatrón, Emma Coronel, en la organización de la operación para liberar al capo de la cárcel en 2015.