La agresión se habría suscitado luego de que personal de la Secretaría de Defensa Nacional fue asignado a vigilar el poblado de Cuautlancingo, en el lugar se encontró a personas cerca de los ductos, cuando elementos del Ejército se acercaron habrían sido heridos con armas de fuego y atacados por los pobladores con piedras.

Estado de México/Ciudad de México, 25 de enero (A Fondo Edomex/SinEmbargo).– Un enfrentamiento armado se suscitó esta mañana en el poblado de Cuautlancingo, en el municipio de Otumba, Estado de México, luego de que militares que patrullaban la zona sorprendieran a un grupo de gente robando combustible de ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex).

De acuerdo con los primeros reportes, los hechos iniciaron cuando personal de la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena) asignados a vigilar la zona, por donde corren varios ductos de Pemex y que en los últimos años se ha caracterizado por ser un lugar donde se roba combustible, vieron camionetas y varias personas junto a dichos ductos.

Los militare acudieron a Cuautlancingo, pero habrían sido recibidos con balazos; al menos tres integrantes del Ejército estarían heridos.

En el lugar fueron encontradas 15 camionetas formadas que estarían cargando combustible robado. Foto: Tomada de Twitter (@allizesalgado).

Fuentes de la Sedena informaron al diario Reforma que en el lugar fueron encontradas 15 camionetas formadas que estarían cargando combustible robado, un grupo de pobladores protegió a estas personas y lanzó piedras a los militares.

Ante esto, los elementos solicitaron apoyo y en minutos acudieron más unidades junto con elementos de la Policía Federal.

Pobladores de Tlahuelilpan denunciaron con autoridades la existencia de 14 tomas clandestinas. Foto: Imagen tomada de transmisión en vivo

La zona quedó cercada y el paso a cualquier persona fue impedido mientras los elementos intentan dar con los responsables del ataque en un operativo que también requirió la utilización de helicópteros de elementos de la seguridad.

Arturo Jiménez, Comisionado de la Policía Federal (PF), informó la mañana de este viernes que los habitantes de Tlahuelilpan, Hidalgo, denunciaron con las autoridades la existencia de 14 tomas clandestinas en el municipio, por lo que fueron aseguradas con el objetivo de evitar el robo de hidrocarburos.

“Ha sido la propia sociedad, la comunidad quien nos ha informado la existencia de 14 tomas clandestinas que estaban en las inmediaciones de esa población. Ante el riesgo que tiene la propia comunidad, nos llevaron a deshabilitarlas”, aseguró en la conferencia matutina del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

El pasado 18 de enero se registró la explosión de una toma clandestina en Tlahuelilpan, mientras cientos de personas se encontraban a su alrededor intentando llenar bidones y diversos recipientes con gasolina. Los hechos han dejado hasta el momento un total de 109 muertos, algunos perdieron la vida calcinados en el sitio y otros durante su atención médica en hospitales.

El pasado 18 de enero, se registró una explosión presuntamente de una toma clandestina de esta entidad, en la que de acuerdo a los primeros reportes de las autoridades se reportan varios lesionados. Foto: Sedena, Cuartoscuro

MILITARES SE ENFRENTAN A POBLADORES

No es la primera vez que ciudadanos se enfrentan con elementos de la Sedena durante operativos para frenar el robo de combustible, el pasado 13 de enero, un grupo de habitantes de Santa Ana Ahuehuepan, en Tula, Hidalgo, retuvieron a tres militares luego de un enfrentamiento registrado entre los efectivos militares y presuntos huachicoleros, el cual habría dejado como saldo un civil muerto y un herido.

De acuerdo con información publicada por medios nacionales, los soldados fueron entregados a la Policía Militar con la exigencia de que fueran puestos a disposición de las autoridades correspondientes por su presunta responsabilidad en la muerte del civil.

Se trata del primer enfrentamiento, al menos conocido, desde que el Gobierno de la República decidió poner en marcha un ambicioso plan nacional para detener el robo de combustibles a Pemex.

El enfrentamiento al parecer provocó que decenas de pobladores salieran a las calles, algunos incluso armados, para enfrentarse a los militares. Fueron ellos quienes lograron detener a tres efectivos, a quienes amenazan con quemar vivos.

EDOMEX, ZONA DE HUACHICOL

En los últimos 18 años, el número de tomas clandestinas en el Estado de México aumentó 3,990 por ciento, de acuerdo con datos de Pemex. El número de perforaciones incrementó notoriamente durante la administración de Eruviel Ávila Villegas y en el primer año de Gobierno de Alfredo del Mazo Maza.

Bajo la administración de políticos provenientes del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Pemex ha contabilizado 4 mil 218 tomas clandestinas de hidrocarburos en el Estado de México y el último reporte de la petrolera coloca a la entidad en el tercer lugar del país. Además, con Peña Nieto como Presidente, el delito del huachicol se disparó 262 por ciento en todo el país, de acuerdo con cifras de la Empresa Productiva del Estado.

Los datos oficiales indican que en la entidad, a octubre de 2018, se tienen mil 268 tomas clandestinas registradas. Si se analizan por gobierno el de Arturo Montiel Rojas (1999-2005) cerró con 31; en el de Enrique Peña Nieto hubo registro de 228 y con Eruviel Ávila (2011-2017) con 2 mil 691.

El Estado de México ha escalado lugares en la lista de entidades líderes en robo de combustibles junto con Puebla, Veracruz, Tamaulipas y Guanajuato. Por ese territorio cruzan tres ductos y a la par, el número de accidentes por ordeña también ha aumentado.

Los números de Pemex indican que el número de tomas sólo ha ido en aumento año con año. De acuerdo con una solicitud de información, de 2000 a 2006 se registraron solo 31 tomas. En los siguientes años, ya con información desagregada, se pasó de 17 a 68, luego a 976 y finalmente a las mil 268.

-Con información de A Fondo Edomex y Daniela Barragán, SinEmbargo.