Roma es un fenómeno mundial. Alfonso Cuarón, con la historía de su nana Libo, puso en los ojos de todos –a través de las pantallas– a las minorías de México. En poco más de seis meses, desde su estreno es la Muestra de Venecia, navegamos con la cinta que fue nota cada día: por su historia, por la voz que dió a los sectores más vulnerables, por la actuación de Yalitza Aparicio, por no ser proyectada en las grandes cadenas de cine, todos sus reconocimientos y los comentarios racistas en contra sus protagonistas.

La película sacudió a México y este domingo hizo historía al alzarse como Mejor Dirección, Mejor Película Extranjera y Mejor Fotografía.

Ciudad de México, 25 de febrero (SinEmbargo).– Roma, de Alfonso Cuarón, no sólo hizo historia al triunfar la noche del domingo en la premiación de los Óscar, sino también llevó al cine nacional a la cúspide de Hollywood y puso en alto, en México y en el mundo, las voces de las minoras maltratadas e ignoradas.

Durante la noche de la gala los mexicanos se llenaron de orgullo al ver desfilar a la película hasta el escenario de la entrega, y no es para menos, Roma mostró el clasismo y racismo latente en el país, la carencia de derechos humanos de las trabajadoras del hogar y la falta de reconocimiento y oportunidades hacia los indígenas.

La cinta llegó en un momento de transición para México, justo en el calor de la llegada de Andrés Manuel López Obrador como Presidente y quien ha reiterado un múltiples ocasiones en su discurso: “Primer los pobres”. Además, Roma fue el primer filme proyectad ante 3 mil personas en el jardín de la antigua residencia presidencial de Los Pinos devenida en Centro Cultural con el nuevo Gobierno.

El largometraje que la noche de ayer obtuvo tres Óscar, narra la vida de una trabajadora del hogar en la década de los 70, y la realidad actual no se aleja del escenario presentado: una mujer considerada como objeto más y la desigualdad de clases tan marcada en México. Para muestra de lo anterior, basta ofrecer datos:

En el país una de cada cinco personas de 18 años y más declaró para la Encuesta Nacional de Discriminación –realizada por en conjunto por el Inegi, Conapred, UNAM, Conacyt y CNDH en 2017– haberse sentido discriminada en ese último año.

Más de la mitad de esta población (53.8 por ciento) percibe la discriminación por su tono de piel, peso o estatura, y forma de vestir o arreglo personal. Las mujeres, los indígenas y trabajadoras del hogar, de acuerdo con la encuesta, están dentro de las comunidades de mexicanos más vulnerables.

Una de cada cinco personas mayores de 18 en México se ha sentido discriminada. Foto: Carlos Somonte vía @alfonsocuaron

Incluso, el 25.8 por ciento de las mujeres mayores de 18 años declararon la negación de al menos un derecho; la comunidad indígena, 29.2 por ciento; y las trabajadoras del hogar, 39.1 por ciento.

Por si fuera poco, más de la mitad de trabajadoras del hogar (57.1 por ciento) opinó que en México se respetan de poco a nada sus derechos; le siguió la población indígena con 49.3 por ciento y 44.0 las mujeres lo piensan igual.

UN PASO EN LOS DERECHOS DE LAS TRABAJADORAS DEL HOGAR

Cleo no habla sólo de un personaje – o de Libo quien está detrás de él–, es la historia de 2.4 millones de trabajadoras del hogar en México. Se destaca de esa cifra, el 99 por ciento no cuentan con un contrato escrito según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) de 2017.

Estas mujeres trabajadoras además sufren de violencia, discriminación y clasismo por parte de sus empleadores. Muchas de ellas son obligadas a no hablar en su lengua o no usar los vestidos típicos de sus tierras. Ahora Roma es un impulso que les ayuda a reivindicar su causa.

Marcelina Bautista, fundadora del Centro de Apoyo y Capacitación para las Empleadas del Hogar (CACEH) cuenta en entrevista con SinEmbargo, que este sector se ha apoyado mucho en la cinta para usarla como una plataforma y así “visibilizar, concientizar y sensibilizar” respecto al trabajo del hogar.

“Hemos estado trabajando, y Cuarón está apoyando desde la perspectiva de Roma y eso representa un valor enorme de avance, ya que aunque hemos estado muchos años luchando por nuestros derechos poca gente nos ha apoyado. Tomadores de decisiones se ha resistido muchísimo por cambiar la leyes, y yo creo que al ver Roma se han tenido que mirar para ver hasta dónde han avanzado y por dónde comenzar para que nosotras tengamos las mismas condiciones que otras personas trabajadoras”, dijo Bautista desde Los Ángeles, California.

Aunque el pasado 7 de diciembre, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) reconoció que el Artículo 13 fracción II es anticonstitucional y discriminatorio, ya que establece que los empleadores y empleadoras no están obligados a dar seguridad social a las trabajadoras del hogar; y hace unos días Alfonso Cuarón junto a Marcelina Bautista celebraron que la decisión se estuviera convirtiendo en una realidad. Pero Marcelina opina que aún falta mucho camino en la materia.

“Estamos todos los días empezamos de nuevo y esta no es la excepción. Comienza un gran trabajo de difusión y un gran trabajo en el que concienticemos a las personas que piensan diferente a que nosotras tengamos los mismos derechos, empezando por los empleadores. Hoy ya no pueden decir que estaban dando la mejor condición o están dándonos casa o comida porque eso es parte de nuestros derechos, hoy tienen que empezar inscribir a las trabajadoras y reportarse como empleadores para que las trabajadoras reciban estos derechos que se están reformando”.

La actriz Yalitza Aparicio; Norma Palacios, Secretaria General Colegiada del Sindicato Nacional de Trabajadores y Trabajadoras del Hogar; Nancy García, actriz; Marcelina Bautista y Alfonso Cuarón desde Los Ángeles. Foto: Cortesía para SinEmbargo

El triunfo de Cuarón durante la gala fue celebrada junto al gremio de trabajadoras del hogar, las mujeres acompañaron en todo momento director, pues la victoria también es la suya.

“El Óscar representa reconocimiento a la labor de las organizaciones que hemos luchado muchos años para la reinvindicación de nuestros derechos. Significa el reconocimiento mismo de las trabajadoras del hogar, y que un cineasta nos lleve al cine y que empiece también a hacer activismo y para visibilizar nuestro sector pues es lo más increíble”, comentó Marcelina Bautista.

“Las recompensas llegan cuando no te lo esperas y especialmente cuando no buscas nada por hacer un trabajo. Nunca pensamos estar aquí, y eso representa una gran emoción el poder estar con alguien que ha volteado a vernos y que posiblemente cambiará muchas de nuestras historias”, culminó.

Marcelina Baustista y Norma Palacios, Secretaria General Colegiada del Sindicato Nacional de Trabajadores y Trabajadoras del Hogar. Foto: Cortesía para SinEmbargo

Cuarón finalizó sus discursos com un: “Muchas gracias a Libo (su niñera cuando era pequeño), muchas gracias a mi familia, muchas gracias México”, dijo en español cuando se subió al escenario para recoger uno de sus Óscar.

MUCHO POR HACER CON LAS COMUNIDADES INDÍGENAS

El 71.9 por ciento de la población indígena en México, conformada por 8.3 millones de personas, vivía en niveles altos de pobreza en 2016, de acuerdo con la medición del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), misma que reportó en un informe de agosto de 2018. De ese total, 3.2 millones de indígenas ni siquiera contaban con la capacidad económica para adquirir la canasta básica, se reportaron en extrema pobreza.

Los estados que concentraron el 64.8 de la población indígena son: Chiapas, Veracruz, Estado de México, Puebla, Yucatán y Oaxaca, este último del cual es originaria Yalitza, quien tiene ascendencia del pueblo mixteco.

La joven de 25 años pidió, en entrevista para SinEmbargo, voltear a ver a estas comunidades siempre tal olvidadas.

“Deberíamos voltear a verlas [a las comunidades indígenas], no solamente hablar o decir, sino realmente actuar porque como dicen: ‘del dicho al hecho hay mucho trecho’ y es mucho de lo que pasa con nosotros. Hablamos y comentamos sobre ellos, pero no hay alguna acción que realicemos realmente para ayudarlos”, dijo la actriz con su voz, que más que nunca, es más fuerte.

El Coneval plantea que estas comunidades se encuentran en desventaja con el resto de la población en el país porque sufren de rezago educativo y no cuentan con servicios de seguridad social, salud y de vivienda.

Además el jueves pasado se dio a conocer que este sector tiene las peores condiciones respecto a la precariedad laboral, pues sólo dos de cada 10 indígenas han sido derechohabientes de la seguridad social, según informó el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Por si fuera poco, esta semana el Instituto Nacional de la Lenguas Indígenas (Inali) informó que podrían desaparecer 31 lenguas indígenas de las 68 que hay en México sino hace algo por conservarlas.

Este domingo, cuando Cuarón subió al escenario por el Óscar a Mejor Dirección dijo: “Tengo que agradecer a la Academia por reconocer a una película que está centrada en una mujer indígena”.