Rami Malek ganó el Óscar al mejor actor por Bohemian Rhapsody, la película sobre Freddie Mercury, el mítico vocalista de la banda Queen.

Madrid, 25 de febrero (EuropaPress).- Rami Malek, uno de los grandes protagonistas de la 91ª edición de los premios Óscar, tuvo que ser atendido por paramédicos del servicio de emergencias tras sufrir una caída después de haber ganado la estatuilla al Mejor Actor por Bohemian Rhapsody. Afortunadamente, el intérprete no sufrió lesiones graves.

El momento del aparatoso traspiés fue poco después de que Malek diese su discurso de agradecimiento por su victoria interpretando al mítico Freddie Mercury. El accidente no pudo verse durante la retransmisión en directo, debido a que ocurrió durante la pausa publicitaria.

Según informa Los Angeles Times, los paramédicos del servicio de emergencias llegaron rápidamente al Dolby Theatre para tratar al actor, que parecía estar aturdido. El público que estaba cerca de Malek fue en su ayuda, trasladándolo a uno de los asientos de la primera fila. Al solo haber sufrido contusiones leves, el actor se recuperó rápidamente.

Al quedar todo en un susto, el actor siguió con la celebración, como pudo verse después cuando Malek, visiblemente eufórico, abría una botella de champán en la que fiesta posterior en el Governors Ball. Aunque la caída no fue transmitida en directo, sí hubo asistentes que hicieron fotografías del incidente.

Rami Malek cumplió con las quinielas, ganando el Óscar al mejor actor por Bohemian Rhapsody. La película sobre Freddie Mercury, el mítico vocalista de la banda Queen, fue una de las grandes triunfadoras de la noche, llevándose un total de cuatro estatuillas, entre ellas las de mejor montaje o mejor mezcla de sonido.