El banco Goldman Sachs cambió su pronóstico de crecimiento para México de 1.7 a 1.5 por ciento para el país, mientras que para Moody’s, la cancelación del Aeropuerto de Texcoco y un menor crecimiento económico impactarán negativamente en el sector aeroportuario mexicano.

Ciudad de México, 25 de febrero (EFE/SinEmbargo).- La agencia calificadora Moody’s y el banco Goldman Sachs alertaron sobre impactos negativos para la economía mexicana en este 2019.

Para Moody’s, la cancelación del Aeropuerto de Texcoco y un menor crecimiento económico impactarán negativamente en el sector aeroportuario mexicano.

“El sector aeroportuario de México enfrentará desafíos en los próximos tres años derivados de un menor crecimiento económico, la cancelación del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México y las incertidumbres que rodean la estrategia del nuevo Gobierno para atender la demanda de viajes aéreos”, destacó la firma.

En un boletín, destacó que, positivamente, el crecimiento de los ingresos y los sólidos niveles de pasajeros permitirán que los aeropuertos de México mantengan una calidad crediticia “sólida” entre los próximos 12 a 18 meses.

“Como tal, la brecha de salida se amplió durante el 4T2018, y probablemente se ampliará aún más en el 1T2019”, confirmó Alberto Ramos de Goldman Sachs. Foto: Moisés Pablo, Cuartoscuro.

El nuevo informe de Moody’s Investors Service destacó el crecimiento positivo de ingresos e incluso de tráfico. No obstante, “los factores macroeconómicos podrían influir en el crecimiento” del sector, dijo el vicepresidente de Moody’s, Adrian Garza, según recoge el boletín.

“El crecimiento económico se desacelerará en México y Estados Unidos, lo que podría influir en el crecimiento del tráfico aéreo. Además, un entorno de precios del petróleo más alto también podría limitar el crecimiento”, puntualizó.

Moody’s proyecta un crecimiento del producto interno bruto (PIB) de México de 2.2 por ciento en 2019 y de 1.5 por ciento en 2020, menor a su potencial.

En cuanto a tráfico aéreo, este también se podría ver afectado por una disminución del PIB en Estados Unidos, su principal socio comercial.

“Los Estados Unidos son el origen y destino más importante para los viajes internacionales de México. La agencia calificadora espera que el crecimiento del PIB de Estados Unidos disminuya del 2.9 por ciento en 2018 al 2.3 por ciento en 2019 y del 1.5 por ciento en 2020”, agregó.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador anunció el pasado octubre la cancelación del aeropuerto de Texcoco -una obra de 13.300 millones de dólares impulsada por su antecesor, Enrique Peña Nieto- tras una controvertida consulta popular.

Aunque Moody’s alertó de la señal negativa y de “incertidumbre” que supondría para el sector, en esta ocasión consideró que podría “ser positiva” para los aeropuertos “privados competidores en los próximos dos años”.

Puntualizó que el alza en el tráfico de pasajeros y carga será “absorbido en el corto plazo” por otros aeropuerto privados. “Pero podría restringir el tráfico general en los próximos cinco a diez años”, indicó Moody’s.

GOLDMAN SACH RECORTA PIB

El banco estadounidense Goldman Sachs informó el recorte de sus pronósticos para el crecimiento económico de México durante 2019.

Goldman Sachs observó que el panorama para las tasas de interés para México disminuirá en 1.7 por ciento y prevé que la economía nacional crezca un 1.5 por ciento, de acuerdo con información de Reuters.

Las apuestas del banco fueron expuestas en una nota a clientes emitida por el economista de la firma en América Latina, Alberto Ramos, en la que planteó que estas previsiones se alinean con otros países latinoamericanos, como para Brasil que esperan crezca en 2.2 por ciento, 0.4 puntos porcentuales menos que los previstos.

“El impulso de crecimiento de finales de 2018 y principios de 2019 ha sido más débil de lo esperado en varias economías grandes: Argentina, Brasil y México”, suscribió el equipo de Goldman Sachs.

La firma también previó que el Banco de México se está preparando para realizar tres reducciones moderadas en las tasas de interés, esto frente a la mejora en la tasa inflacionaria del último trimestre de 2018.

Ramos también reconoció en su nota que el crecimiento de México se suavizó durante los últimos meses de 2018 y que la tendencia de desaceleración de la economía se intensificó durante los primeros meses de 2019 agravada “en parte por una serie de factores como huelgas laborales e interrupciones en el suministro de combustible en varios estados”.

“Como tal, la brecha de salida se amplió durante el 4T2018, y probablemente se ampliará aún más en el 1T2019″, confirmó el experto.

Algunos de los argumentos del grupo para reducir las expectativas de crecimiento fueron la incertidumbre política, factores ideológicos y demanda externa débil, esto tanto para México como para Brasil, Chile, Argentina y Colombia.

Además, Goldman Sachs observó en el petróleo y el gas “un obstáculo para el sector industrial durante seis años consecutivos”, así como “la dinámica de crecimiento del sector de la construcción [que] también se ha visto afectada negativamente por la contracción de los proyectos de ingeniería civil relacionado con las restricciones presupuestarias federales”.