Ante la confirmación de las variantes en territorio estadounidense y la creciente preocupación de su sociedad y Gobierno, Moderna anunció que iniciará ensayos de una dosis de refuerzo de su vacuna para “mayor precaución”.

Nueva York, 25 de febrero (EFE).- La farmacéutica Moderna afirmó este miércoles que ha completado la dosis de refuerzo diseñada para la variante de coronavirus que se descubrió inicialmente en Sudáfrica, y que ha enviado el material a las autoridades competentes para iniciar la primera fase de los ensayos clínicos.

En un comunicado remitido a la prensa, Moderna señala que, aunque los datos iniciales apuntan que su vacuna inicial protege contra la variante sudafricana (conocida como B.1.351), ha desarrollado la dosis de refuerzo mRNA-1273.351 para una “mayor precaución”.

Asimismo, la empresa afirma que tiene planes para evaluar tanto los efectos de la dosis de refuerzo, como de una combinación de la dosis de refuerzo con la vacuna original, y una tercera dosis de la vacuna que ya está en el mercado.

Moderna señaló que, siguiendo las normas de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EU (FDA, en inglés), la compañía evaluará la eficacia de la nueva dosis de refuerzo tanto en personas que ya han recibido la vacuna de COVID-19 como en personas que no.

“Moderna está comprometida con llevar a cabo cualquier actualización de nuestra vacuna que sea necesaria para poder controlar esta pandemia”, dijo en el comunicado el consejero delegado de la farmacéutica, Stephane Bancel.

“Esperamos demostrar que la dosis de refuerzo, si es necesario, puede hacerse en dosis menores, lo cual nos facilitaría producir mayor número de dosis para la comunidad global a finales de 2021 y en 2022 si es necesario”, agregó.

La noticia se conoce mientras crece la preocupación de las autoridades estadounidenses frente a la variante sudafricana, que reduce la efectividad de vacunas que ya han sido aprobadas y que siguen desarrollándose.

El principal epidemiólogo de Estados Unidos, Anthony Fauci, ha solicitado repetidamente a los estadounidenses que se vacunen antes de que surjan variantes más peligrosas de la COVID-19.

Junto al anuncio del inicio de nuevos ensayos clínicos, Moderna también informó de nuevas inversiones de capital para aumentar la capacidad global de producción de vacunas a mil 400 millones.

La noticia se conoce mientras crece la preocupación de las autoridades estadounidenses frente a la variante sudafricana, que reduce la efectividad de vacunas que ya han sido aprobadas y que siguen desarrollándose. Foto: Gene J. Puskar, AP

“Por nuestras conversaciones con los gobiernos alrededor del mundo, creemos que seguirá habiendo una demanda significativa de nuestra vacuna de COVID-19 y estamos comprometidos en el incremento de nuestra capacidad de manufactura”, señaló Bancel.