Los resultados del estudio en el país con la mayor cantidad de población vacunada del mundo revelan efectos muy positivos en cuanto a reducción de la mortalidad y hospitalizaciones a partir de la primera dosis.

Jerusalén, 25 feb (EFE).- Un estudio de la principal mutua sanitaria israelí difundido hoy y publicado en la revista New England Journal of Medicine (NEJM) mostró una reducción del 72 por ciento en las cifras de mortalidad por COVID-19 entre quienes habían recibido la primera dosis de la vacuna de Pfizer hacía al menos dos semanas.

El estudio, del cual hace 10 días se habían difundido cifras indicando una reducción del 94 por ciento en infecciones sintomáticas entre vacunados con ambas dosis, es uno de los primeros en analizar en profundidad el efecto de la primera dosis de la vacuna.

Según los nuevos resultados, las hospitalizaciones por COVID-19 entre aquellos inoculados con una única dosis se redujeron en un 74 por ciento pasados los 14 días de su administración, mientras que los casos graves fueron un 62 por ciento más bajos.

En cuando a cifras generales de nuevas infecciones, este mismo grupo registró una caída del 46 por ciento en comparación con el grupo de control, mientras que las infecciones sintomáticas por la enfermedad se redujeron en un 57 por ciento.

Por otra parte, los investigadores también presentaron información detallada sobre la efectividad de la vacuna en pacientes que habían recibido ambas dosis hacía al menos una semana.

Además de la cifra ya difundida de la reducción del 94 por ciento en infecciones sintomáticas, los resultados mostraron una caída del 87 por ciento en las hospitalizaciones producto de la enfermedad. La disminución en el número general de nuevas infecciones en este grupo fue del 92 por ciento.

El estudio, que agregó que estos resultados no variaron en pacientes de distintas edades, fue realizado en colaboración con centros académicos y científicos estadounidenses, incluyendo la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard.

La muestra consistió de cerca de 1.2 millones de personas, la mitad de las cuales fueron vacunadas entre el 20 diciembre y el 1 de febrero, mientras que las restantes no habían sido vacunadas al momento de ser estudiadas y funcionaron como grupo de control.