Autoridades sanitarias explicaron que se ha detectado una mutación del coronavirus SARS-CoV-2, pero aún no es adecuado de llamarle “una nueva variante mexicana”.

México, 25 feb (EFE).- Una nueva variante del coronavirus SARS-CoV-2 que “podría tener una mayor transmisibilidad” originó el 87.23 por ciento de los casos de COVID-19 estudiados en México en febrero, informó este jueves el director de Investigación Molecular del Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos, José Ernesto Ramírez.

Ramírez admitió en conferencia de prensa que esta mutación, vista en México por primera vez en octubre, “puede tener una mayor transmisibilidad”, aunque aseguró que “no es adecuado de momento llamarle una nueva variante mexicana”.

El linaje descubierto es el B.1.1.222 con una mutación T478K, precisó.

“Podemos hacer una solicitud específica para que nombren de alguna manera a este claro específico, tenga un nombre en particular, pero no es adecuado de momento llamarle una nueva variante mexicana”, insistió.

José Ernesto Ramírez, director de Investigación Molecular del Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos. Foto: SSa.

Lo que sí explicó Ramírez es que el “aumento significativo” en la circulación de esta mutación en el país se parece al que tuvieron en su momento dentro de sus naciones otras variantes relevantes como la de Reino Unido, Brasil o Sudáfrica.

El director de Investigación Molecular del Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE) aseguró que esta mutación “se ha encontrado también en Canadá, en Estados Unidos y en algunos países de Europa y de África”.

“Lo que estamos diciendo es que es lo que más estamos encontrando, con mucho mayor frecuencia, acá. Es un dato que le tenemos que ofrecer a nuestros directivos de epidemiología para que empiecen a hacer sus estrategias”, indicó.

Ramírez dijo que este nuevo linaje mayoritario tiene “un par de mutaciones muy importantes” y que “pueden presentar un impacto” en la salud pública a la vista de cómo ha aumentado su distribución entre la población.

“Seguramente puede tener una mayor transmisibilidad. Por eso sugerimos que se hagan estudios virológicos, epidemiológicos y clínicos. Para ver si tiene o no tiene impacto en salud pública”, precisó.

México reportó este jueves 877 nuevas muertes por la COVID-19 en las últimas 24 horas para acumular un total de 183 mil 692 víctimas fatales, según la Secretaría de Salud.

Además, se registraron 8 mil 642 nuevos casos para un total de 2 millones 069 mil 370 contagios.

Con estas cifras, México ocupa el decimotercer lugar mundial en número de contagios y el tercer puesto con más decesos por la pandemia, detrás de Estados Unidos y Brasil, según la Universidad estadounidense Johns Hopkins.