Foto: Cuartoscuro.

Foto: Cuartoscuro.

Por Luis Chaparro

Ciudad de México, 25 de abril (SinEmbargo/ Diario de Juárez).– Arturo Gallegos Castrellón, alias “El Farmero” fue sentenciado ayer a 10 cadenas perpetuas, seis de ellas consecutivas, tras ser encontrado culpable de participar en el asesinato de tres personas relacionadas con el Consulado de Estados Unidos en Juárez.

De acuerdo con la Fiscalía, el ahora sentenciado estaba a cargo de un grupo de asesinos de la pandilla Barrio Azteca, la cual realizaba ejecuciones para “La Línea” –una rama del Cártel de los Carrillo Fuentes– incluyendo las del caso Consulado. Autoridades federales de Estados Unidos les atribuyen 800 muertes.

La juez Kathleen Cardone dio a conocer la condena el viernes por la mañana en la Corte de El Paso, ante la presencia de los familiares de Arthur Redelfs, Lesley Ann Enríquez Redelfs y Jorge Salcido, asesinados el 13 de marzo de 2010 por órdenes de Castrellón.

La sentencia en contra de “El Farmero” le agrega 248 meses en prisión por ‘lavado’ de dinero y el pago de 900 mil dólares como restitución a los familiares por el daño ocasionado, dictó la juez federal.

Reuben Redelfs, hermano del fallecido Arthur, subió al estrado para dirigirse a Castrellón y remarcar su perdón “por el daño que ha causado”.

“Señor Castrellón, quiero decirle que no lo odio, odio sus acciones, pero no a usted. Dios me ha enseñado a perdonar y lo perdono”, dijo Reuben entre el llanto de sus familiares.

En su alocución, enfatizó el hecho de que Arthur y Lesley habían contraído matrimonio recientemente.

“Mi hermano amaba a su esposa y ella a él, y tenían un tesoro, su pequeña hija que iba en el asiento de atrás cuando sus hombres los atacaron y que gracias a Dios salió ilesa”, dijo.

Lesley Ann trabajaba para la sede diplomática, en tanto que su esposo laboraba para el Sheriff de El Paso como custodio del centro de detención; Salcido estaba casado con otra empleada del Consulado. Los tres habían salido de una fiesta infantil antes de ser ejecutados.

Para la Fiscalía de Texas la sentencia a Castrellón representa un “castigo ejemplar” que ayudará a disminuir las actividades de los cárteles en ambos lados de esta frontera, según anotó en un comunicado de prensa tras escuchar la decisión de la juez Cardone.

Robert Pitman, fiscal federal por el Distrito del Oeste de Texas, dijo que este caso demuestra su “compromiso por terminar con los homicidios y el caos que los cárteles han fomentado”.

“No puedo sobreestimar la importancia de esta victoria en nuestros esfuerzos continuos por terminar la depredación de los cárteles que operan a lo largo de la frontera sur”, señaló.

El pasado mes de febrero, Castrellón fue encontrado culpable de ordenar el homicidio de Arthur Redelfs, Leslie Enríquez y Jorge Salcedo, el 31 de marzo de 2010, y de otros diez cargos entre los que se encuentra el tráfico de drogas, tráfico de armas a México, venta de drogas y otros.

El triple homicidio fue el resultado de una equivocación en la identificación de los objetivos que José Antonio Acosta Hernández, alias “El Diego”, ordenó asesinar al Barrio Azteca, según lo expresado durante el juicio en contra de Castrellón.

Tanto los Redelfs como Salcido utilizaban camionetas blancas tipo SUV, y a los sicarios se les había indicado que su objetivo, miembro de un grupo rival, se trasladaba en un vehículo con esas características.

La Fiscalía Federal del Oeste de Texas presentó a 35 testigos, incluyendo a una veintena de ex miembros del Barrio Azteca, testigos protegidos y ex miembros del Cártel de los Carrillo Fuentes, quienes detallaron las responsabilidades de Castrellón dentro de la organización.

Con la sentencia ha culminado una historia de asesinatos, traiciones y política binacional a partir de los testimonios de más de 35 testigos, entre miembros del Barrio Azteca, agentes federales y testigos presenciales.

Castrellón, alias “El Farmero”, “Benny” o “51”, fue detenido en Ciudad Juárez el 28 de noviembre de 2010 por la Policía Federal.

El presunto líder de la pandilla Barrio Azteca de Ciudad Juárez dijo que los agentes lo llevaron a una bodega después de arrestarlo con su esposa.

Según declaró posteriormente, allí lo desnudaron, le dieron descargas eléctricas en los testículos, lo colgaron de los brazos y lo golpearon, mientras que su esposa era torturada y violada en otra habitación.

De acuerdo con una petición presentada en el Tribunal Distrital de Estados Unidos en El Paso, Castrellón y su esposa fueron trasladados a la Ciudad de México al día siguiente, donde fue torturado durante dos días más antes de confesar para el FBI.

Ligado a otras masacres

Gallegos Castrellón fue señalado también como responsable de la muerte de 15 personas en Villas de Salvárcar y durante su declaración ante las autoridades mexicanas señaló que recibieron información de que se trataba de personas de un grupo AA, “pero cuando se percataron de que fue un error, igualmente ordenó que se llevara a cabo la ejecución”.

Confesó además que instruyó la muerte de la esposa de otro detenido, Jesús Ernesto Chávez Castillo, ya que presuntamente había revelado información sobre el grupo de ‘Los Aztecas’, que es como se conoce al Barrio Azteca en territorio mexicano.

El 28 de junio de 2012, Castrellón fue extraditado a los Estados Unidos en relación con los asesinatos de trabajadores del Consulado en Ciudad Juárez en 2010.

De los 36 acusados por el mismo incidente, 33 han sido arrestados. De ellos, 24 se han declarado culpables y uno se suicidó durante su cautiverio.

El Departamento de Justicia señaló que autoridades de los dos países están buscando la aprehensión de los dos fugitivos restantes, Luis Mendez y Eduardo Ravelo, quien se encuentra en la lista de los 10 más buscados del Buró Federal de Investigaciones, FBI.

La justicia siempre se impone: Serrano

El presidente municipal Enrique Serrano Escobar reconoció ayer la labor de la justicia estadounidense al condenar a diez cadenas perpetuas a Gallegos Castrellón.

“Al final, la justicia siempre se impone y en este proceso se está manifestando la representación social”, manifestó el edil en conferencia de prensa.

Expuso que es “muy lamentable lo que vivimos en años anteriores”, pero así, uno de esos casos violentos “llega a su término legal. Aunque es muy lamentable el hecho, por otro lado vemos con satisfacción que la aplicación de la justicia se está dando”.

Serrano Escobar puntualizó que en este lado de la frontera la justicia también se ha aplicado a personas vinculadas con los años de violencia en Juárez.