En el amor, el encierro físico despierta los sentidos y los poderes que permiten ver con el tacto, el sexo se vuelve asunto de mirarse dentro.

Es una de las medidas del amor transformar el tacto encerrado en visión.