The Lost Gods no representa en su totalidad lo maravilloso que es el juego base y, sin duda, no está a la altura del contenido pasado. Se siente una aventura desbalanceada donde los enemigos parece que no te dejan respirar por un minuto y enfrentarás oleadas tras oleadas de ellos, además, los retos o misiones adicionales se vuelven tediosas y nada creativas. 

Ciudad de México, 25 de abril (SinEmbargo).- Inmortals Fenyx Rising nos ha sorprendido desde su lanzamiento y en el camino que ha recorrido con una serie de contenido adicional a lo largo de estos meses, complementando la experiencia y añadiendo nuevos caminos y aventuras a una de las sagas que más nos sorprendió con su estilo de juego e historia. En esta ocasión, el último contenido descargable del juego ya está disponible y lleva por nombre The Lost Gods, al igual que el segundo contenido, nos introduce a un nuevo personaje que conoceremos como “Ash”, un mortal que tratará de convencer a Poseidón y otros dioses de regresar al Panteón, como su nombre lo indica, algunos dioses están perdidos y para esto también se nos introduce una nueva zona que conoceremos como Isla Pirita, la cual nos da nuevas zonas, secretos, enemigos, algunos rompecabezas que resolver y mucho, pero mucho combate, tal vez en exceso.

Se siente una aventura desbalanceada. Foto: Inmortals Fenyx Rising: The Lost Gods

Hay un problema con los contenidos adicionales para los juegos, algunos tardan mucho tiempo en salir y otros parecen muy apresurados, este es el caso con The Lost Gods, el cual no representa en su totalidad lo maravilloso que es el juego base y sin duda, no está a la altura del contenido pasado, Myths of the Eastern Realm, el cual nos daba una nueva zona con mucha mayor opción de exploración con una nueva temática, nos hacía sentir y vivir una experiencia completamente nueva y diferente, sin embargo, con The Lost Gods,  falta la esencia principal que lo hacía un gran juego y parece ausente en cada rincón de este nuevo contenido, no solo por brindarnos una aventura bastante plana, sino por la falta de creatividad e imaginación que se siente en cada reto y el combate excesivo que vivimos momento tras momento, donde si bien, es uno de los puntos más fuertes del juego, la realidad es que cualquier cosa en exceso termina siendo agotadora y esto es lo qué pasa con The Lost Gods. Al llegar al final del recorrido, no te sentirás satisfecho, sino aliviado de que por fin terminó, dejando un muy mal sabor de boca para ser un cierre ni tan digno de una gran serie.

Se siente una aventura desbalanceada donde los enemigos parece que no te dejan respirar por un minuto y enfrentarás oleadas tras oleadas de ellos, además, los retos o misiones adicionales se vuelven tediosas y nada creativas, algo que choca demasiado con la imaginación y el sentido de aventura que tiene el juego en general. Además, una de las adiciones o cambios más grandes que tiene este contenido, está en la cámara del juego y de nuestro personaje, la cual cambia la perspectiva tradicional en tercera persona a una cámara aérea con mayor distancia del personaje, que si se vuelve más atractiva pero en lo general se siente no tan funcional y claro, con la llegada de un nuevo personaje y contenido, también tenemos nuevos poderes y habilidades pero no terminan de rescatar en general toda esta nueva aventura, la cual se siente apresurada para ser lanzada y no tan pensada como los dos contenidos pasados.

Inmortals Fenyx Rising: The Lost Gods definitivamente no es el mejor contenido. Foto: Inmortals Fenyx Rising: The Lost Gods

Inmortals Fenyx Rising: The Lost Gods definitivamente no es el mejor contenido para el juego y aunque cumple su propósito como un complemento adicional, la experiencia completa no deja un gran sabor de boca, sin embargo, es un gran intento dentro de una franquicia nueva que ha sabido colocarse dentro de los juegos más destacables del año pasado y ha sabido llevar un camino post lanzamiento con altas y bajas, donde sin duda deja un futuro prometedor para la franquicia.