A pesar de la derrota, el Atlético mantiene el liderato con dos puntos de ventaja sobre Madrid y Barcelona, este con un partido menos, y el Athletic mantiene la décima plaza con 41 puntos, a ocho de las plazas europeas.

Por Ramón Orosa

Bilbao, 25 abr (EFE).- El Athletic Club se impuso por 2-1 al Atlético de Madrid en San Mamés, con un gol definitivo de Iñígo Martínez en el minuto 86, y apretó aún más una liga en la que el conjunto colchonero sigue cediendo ventaja y en la que el Barcelona puede ser líder el jueves si gana al Granada en el partido que tiene pendiente, mientras que Real Madrid y Sevilla son serios candidatos.

Antes de que el central internacional lograse el 2-1 final, había abierto el marcador Alex Berenguer de cabeza en el minuto 8 y había empatado Stefan Savic, también de cabeza en el 77.

A pesar de la derrota, el Atlético mantiene el liderato con dos puntos de ventaja sobre Madrid y Barcelona, este con un partido menos, y el Athletic mantiene la décima plaza con 41 puntos, a ocho de las plazas europeas.

Simeone repitió el once que ganó al Huesca, con el único cambio obligado de Felipe por Giménez, mientras Marcelino decidió seguir dando confianza a los jóvenes Villalibre, Morcillo y Sancet.

Y el espigado media punta navarro pareció querer agradecérselo mandando en el arranque del choque y montando la contra que terminó en el primer gol.

Sancet profundizó hacia Capa, quien, aunque el balón se le fue largo, logró centrar. No iba a un compañero ese centro, pero Felipe desvió el balón en su intento de tapar y dejó el balón en la cabeza de Berenguer para que el también navarro marcase octavo gol en este campeonato liguero.

Fue el premio al mejor arranque local, al juego de Sancet y al olfato de Berenguer. A quien una decisión precipitada del árbitro impidió buscar el 2-0 en un mano a solo ante Oblak que buscaba en un balón que le llegó tras pelearlo Sancet, que fue objeto de falta pero logró dar continuidad a la pelota.

Reaccionó el Atlético aún sin buen juego, pero forzando córneres y concretando varias llegadas. Las mejores, aunque sin llegar a ser claras ocasiones de gol, un remate de cabeza de Carrasco a centro de Correa y un precioso disparo a la media vuelta del hoy ariete argentino que se le marchó fuera.

Retomó el mando el Athletic, en el juego que no tanto en la posesión, y, con la duda de si Llorente se había ganado la segunda amarilla superada la media hora, Villalibre, Capa y Sancet asediaron la meta visitante.

Los remates de Sancer, de cabeza en el área pequeña, y Capa, muy fuerte desde la frontal, se marcharon fuera, pero en el primero de ellos, el ‘Búfalo’ Villalibre, muy hábil en el cuerpo a cuerpo, obligó a responder a Oblak en el primer palo a la altura de su reconocida solvencia.

La primera parte finalizó con la mala noticia de una lesión de Ander Capa, de los mejores hasta entonces, que no tenía buena pinta.

El segundo tiempo empezó con el Atlético pidiendo penalti en un centro de Correa que de dio claramente en el codo de Nuñez, y tres disparos seguidos de Llorente, Correa y Carrasco que no encontraron portería.

Tampoco atinó entre los tres palos Sancet en el disparo desde la frontal con el que terminó una contra de área a área que sacó Morcillo tras en error de Saúl. Pudo ser el 2-0 como también prometió otro contraataque en el que Villalibre y Morcillo no se entendieron como debía.

El partido no iba por el camino que quería el Atlético y Simeone, a la hora de partido, sacó al campo a los tres recuperados que prefirió no poner de inicio: Lemar, Joao Félix y Luis Suárez.

Martínez le dio la victoria al Athletic en los minutos finales. Foto: EFE

Le quedó demasiado ofensivo y el once y lo equilibró con Torreira para comenzar el asedio sobre el área de Simón.

Fue intenso el ataque pero sin apenas opciones, más allá de un par de acciones de Lemar y Carrasco sin gran peligro.

Es más, la mejor ocasión fue para Unai López a centro de William, pero al centrocampista local le bloquearon el disparo.

Pero el dominio del Atlético era ya abrumador y en uno de los saques de esquina que forzaron los colchoneros Savic empató. Carrasco templó al primer palo y Savic se impuso allí a los ‘bajitos’ Balenziaga y Dani García y el balón que peinó no tuvo oposición porque Simón había salido en falso.

Y cuando parecía que se avecinaba la remontada visitante, lo que llegó fue el segundo gol del Athletic, al que le ayudó mucho la entrada de Williams en el tramo final.

En un córner provocado por el veloz delantero, Ibai colocó el balón en la cabeza de Iñigo Martínez, que remató tan solo como fuerte, para batir a Oblak.

Un tanto que derrumbó al Atlético y apretó al límite una liga que hace no mucho parecía claramente colchonera.