Foto: Zeta

De los 613 casos investigados como feminicidios, el 46 por ciento de las mujeres asesinadas murieron por actos brutales que implican el uso excesivo de la fuerza física Foto: Zeta

Por Ismael Ruiz, especial para SinEmbargo

Ciudad de México, 25 de mayo (SinEmbargo/Zeta).– De los 3 mil 892 homicidios de mujeres ocurridos en el país entre 2012 y 2013, tan solo 613 casos fueron investigados por las Procuradurías de Justicia en los estado como feminicidios, es decir, el 15.75 por ciento, de los cuales solo el 1.6 por ciento obtuvieron sentencia, señala el “Estudio de la implementación del tipo penal de feminicidio en México: causas y consecuencias 2012 y 2013”. El estudio fue presentado el día de hoy por Yurina Rodríguez, asesora jurídica del Observatorio Ciudadano Nacional de Feminicidios, y por Laura Gutiérrez López, directora de Mujeres Unidas Olympia de Gouges A.C.

Según los resultados presentados, de los 613 casos investigados como feminicidios, el 46 por ciento de las mujeres asesinadas murieron por actos brutales que implican el uso excesivo de la fuerza física; 16 por ciento fueron asesinadas por arma de fuego y en el 38 por ciento la autoridad desconoce la causa de muerte; también señalaron que en el 80 por ciento de los casos, la autoridad desconoce al agresor, en el 27.7 por ciento se desconoce la edad y en el 65.4 por ciento de los casos se desconoce el lugar en donde ocurrió el homicidio.

También señalaron que en 25.12 de los casos fueron consignados, 24 por ciento estaban en investigación y en 43.55 por ciento de los casos la autoridad no informa sobre el estatus legal de estos. Tan solo el 1.6 por ciento de los 613 casos obtuvieron sentencia, pero de igual forma dijeron que no tenía el dato preciso del tipo de sentencia. De los 613 casos, el 41.08 por ciento son mujeres en edades reproductivas y el 21 por ciento de los homicidios se hallaron en vía pública, es decir, mujeres en pleno desarrollo personal y profesional.

En este sentido, Rodríguez señaló que dicho porcentaje revela  que la autoridad no está investigando realmente los casos o no se están realizando las pesquisas y las acciones necesarias para atender estos homicidios, lo que manda un mensaje de que los delitos pueden cometerse y quedarán impunes.

Añadió que 31 estados, excepto Chihuahua, han tipificado el feminicidio como delito, sin embargo, su implementación no se da manera efectiva ya que en muchos estados el concepto se vuelve inoperante. Agregó que para este estudio, Baja California no figura como entidad con feminicidios  ya que fue hasta marzo de este año que se reformó la ley para la tipificación del delito.

Rodríguez señaló en entrevista a Zeta que de acuerdo al derecho penal, el feminicidio debe ser un delito de carácter autónomo, no debe quedar supeditado a otro tipo de delitos, además es un delito de carácter grave comparable con la desaparición forzada y el secuestro, en el que se privan de varios bienes jurídicos, no solo de la vida, sino también del acceso a la justicia, al derecho a una vida libre de violencia y  a que se respete su integridad física y sexual.

“En ámbito del derecho penal, el feminicidio adquiere características más específicas que los operadores jurídicos y ministerio públicos tienen que acreditar” “Quien prive de la vida a una mujer por razones de género, comete feminicidio”, es decir, si existen signos de violencia sexual –no precisamente violación-, si existen antecedentes de violencia, amenaza y acoso, privación de la liberta independientemente del tiempo, y si existe un estado de indefensión e incomunicación.

Los retos que tiene la procuraduría, tienen que ver con contar con un protocolo de investigación que sea accesible a los operadores jurídicos y que describa como se realiza investigación con perspectiva de género, agregó.   La investigadora señaló que no hay programa estatal de atención a la violencia hacia las mujeres en el estado, no hay presupuesto suficiente y los ministerios públicos carecen de protocolos para las víctimas de violencia, por lo que celebró que se hayan aceptado las recomendaciones del grupo trabajo encargado de realizar el estudio para emitir la alerta. De acuerdo al estudio, los estados que no han investigado feminicidios son Aguascalientes, Baja California, Baja California Sur, Michoacán, Nayarit, Nuevo León, Quintan Roo, San Luis Potosí, Tabasco Tamaulipas, Tlaxcala Yucatán y Zacatecas.

Los cinco estados que menos feminicidios acreditan respecto al número de homicidios de mujeres son Coahuila con 1.7 por ciento, Puebla con 3 por ciento, Durango con 4.1 por ciento, Jalisco con 7.8 por ciento y Guerrero con 9 por ciento. Solo  10 estados están obligados a contar con protocolos de investigación en su marco legal, de los cuales Baja California, Nuevo León y Querétaro no los han elaborado. Por su parte, Laura Gutiérrez señaló que de acuerdo a números de la Procuraduría General de Justicia del Estado, de 2008 a 2013 hubo 231 mujeres asesinadas. Tan solo en Tijuana ocurrieron el 53 por ciento de estos homicidios, en Mexicali el 22 por ciento, en Ensenada el 15 por ciento, en Rosarito el 7 por ciento y en Tecate el 3 por ciento.